Bachelet, ONU analiza «crímenes de lesa humanidad» en China

Bachelet, ONU analiza «crímenes de lesa humanidad» en China. Alta comisionada Michelle Bachelet estuvo bajo intensa presión de China para no publicar informe sobre crímenes de lesa humanidad en Xinjiang.

Bachelet China crímenes lesa humanidad

El esperado informe de la ONU sobre la región china de Xinjiang, publicado in extremis el miércoles, analiza posibles «crímenes de lesa humanidad» y señala «pruebas creíbles» de tortura y violencia sexual en la prisión.

El alcance de la detención arbitraria y discriminatoria de miembros de uigures y otros grupos predominantemente musulmanes […] puede constituir crímenes internacionales, especialmente crímenes de lesa humanidad, dice el informe en sus conclusiones.

La expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, en su último día al frente de la Alta Comisión tras un mandato de cuatro años, cumplió su promesa al dejar que el documento se publique poco antes de la medianoche en Ginebra.

Si no parece contener revelaciones frente a lo que ya se sabía sobre la situación en Xinjiang, este documento añade el sello de la ONU a las acusaciones vertidas desde hace mucho tiempo contra las autoridades chinas.

Su publicación había sido objeto de una intensa presión por parte de quienes la implementaron, en particular de los Estados Unidos y de las principales ONG de derechos humanos. derechos humanos- y, por el contrario, evitar que vea la luz del día desde Beijing, que ve el informe como una farsa orquestada por Occidente, dirigida por Washington.

En él, la ONU instó a la comunidad internacional a actuar con urgencia ante las denuncias de tortura y violencia sexual en la región china de Xinjiang que la organización considera creíbles.

“Las denuncias de patrones de tortura o malos tratos, incluido el tratamiento médico forzado y las malas condiciones carcelarias, son creíbles, al igual que las denuncias individuales de violencia sexual y de género.

Extracto

Mejor tarde que nunca. Será un momento decisivo, dijo a la AFP Sophie Richardson, directora de la ONG Human Rights Watch para China, antes de la publicación del documento. Ella sintió que esto mostraría que ningún estado está por encima de la ley.

Más que el contenido, es la existencia y la publicación lo que importa a sus ojos porque obligará al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a tomar el caso.

Por otro lado, China siguió repitiendo todas las cosas malas que pensaba del documento. En la sede de la ONU en Nueva York, el embajador chino, Zhang Jun, reiteró el miércoles que se opone firmemente al informe.

El llamado problema de Xinjiang es una mentira totalmente fabricada y políticamente motivada que está frenando el desarrollo de China, dijo, acusando a Bachelet de entrometerse en los asuntos internos de China.

Por su parte, Bachelet, acusada de ser demasiado indulgente con Beijing, respondió que comprometerse con las autoridades chinas, como lo hizo notablemente durante un controvertido viaje a China en mayo, no significa que no cierre los ojos.

Una búsqueda rápida en el texto de la ONU no arroja la palabra genocidio.

Una acusación, por otro lado, presentada contra Beijing por el gobierno estadounidense. En enero, la Asamblea Nacional francesa, siguiendo los pasos de la representación del Reino Unido, los Países Bajos y Canadá, también había calificado de genocidio el trato de China a los uigures.

Violencia extrema

Xinjiang y otras provincias de China han sido golpeadas durante varias décadas, y en particular de 2009 a 2014, por ataques atribuidos a islamistas o separatistas uigures.

Durante varios años, la región ha sido objeto de una intensa vigilancia: cámaras omnipresentes, puertas de seguridad en los edificios, fuerzas armadas muy visibles en las calles, restricciones en la emisión de pasaportes.

Estudios occidentales, basados ​​en interpretaciones de documentos oficiales, testimonios de presuntas víctimas y extrapolaciones estadísticas, acusan a Pekín de haber internado en campos a al menos un millón de personas, predominantemente uigures, para realizar esterilizaciones y abortos forzados, o para imponer trabajos forzados.

China niega estas acusaciones.

Beijing presenta además los campamentos como centros de formación profesional diseñados para mantener a los residentes alejados del extremismo religioso, y que ahora estarían cerrados ya que todos los estudiantes habrían completado su formación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *