Bachelet, primera visita de jefe de derechos humanos de ONU a Bangladesh

Bachelet, primera visita de jefe de derechos humanos de ONU a Bangladesh. Jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, visitará campamentos de rohingya en Bangladesh.

Bachelet Bangladesh

Michelle Bachelet realizará la primera visita de un jefe de derechos humanos de la ONU a Bangladesh. Sucederá la próxima semana. El periplo abarca los extensos campos de refugiados que albergan a casi un millón de rohingyas.

La oficina de Bachelet anunció el viernes que el viaje del próximo domingo al miércoles fue por invitación del gobierno de Dhaka.

Será uno de los últimos actos de la expresidenta de Chile como alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos antes de que expire su mandato de cuatro años a fin de mes.

Durante su visita a la capital Dhaka, la jefa de derechos humanos de la ONU tiene previsto reunirse con la primera ministra Sheikh Hasina y otros ministros.

“La alta comisionada también viajará a Cox’s Bazar, donde podrá visitar campamentos que albergan a refugiados rohingya de Myanmar y reunirse con refugiados, funcionarios y organizaciones no gubernamentales”, dijo su oficina en un comunicado.

La visita se produce antes del quinto aniversario este mes del éxodo rohingya hacia el extremo sureste de la vecina Bangladesh.

Los campamentos albergan a casi un millón de refugiados rohingya que huyeron de una ofensiva militar en Myanmar.

Cientos de miles de rohingya abandonaron el estado de Rakhine en agosto de 2017 después de la represión, que la ONU está investigando por cargos de genocidio.

Refugiados

Las autoridades de Bangladesh se han vuelto cada vez más impacientes por acoger a los refugiados mientras critican al resto del mundo por no brindar más asistencia.

Bangladesh prohíbe a los 920.000 refugiados rohingya, en su mayoría musulmanes, abandonar los campamentos rodeados de alambre de púas.

Los rohingya son odiados por muchos en la mayoría budista de Myanmar, quienes los ven como inmigrantes ilegales y se refieren a ellos como «bengalíes».

Se han negado a regresar hasta que se les garantice la seguridad y la igualdad de derechos, lo que Myanmar se ha negado a prometer, por lo que permanecen atrapados en chozas de bambú y lona sin trabajo, malas condiciones sanitarias y poca educación.

Bachelet “debería pedir públicamente el fin inmediato de los abusos graves, incluidas las ejecuciones extrajudiciales, la tortura y las desapariciones forzadas”, dijeron en un comunicado nueve organizaciones de derechos humanos, incluida Human Rights Watch.

Abusos graves

“Esta es una oportunidad clave para que el alto comisionado pida que se detenga el mayor descenso hacia el autoritarismo del gobierno de Bangladesh al cesar el acoso y las represalias contra los críticos.

“Bachelet debe presionar al gobierno para que garantice la plena rendición de cuentas por los graves abusos a los derechos humanos que persisten en el país”.

Tiene previsto reunirse con la Comisión Nacional de Derechos Humanos en Bangladesh.

El tribunal supremo de la ONU dictaminó el mes pasado que puede seguir adelante un caso histórico que acusa a Myanmar, gobernada por militares, de genocidio contra los rohingya.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya desestimó todas las objeciones de Myanmar al caso.

Sin embargo, podría tomar años para audiencias completas y un juicio final en el caso.

La Corte Penal Internacional también ha iniciado una investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *