Bellas Artes, ¿el ex barrio de Boric y Karamanos?

Bellas Artes, ¿el ex barrio de Boric y Karamanos? El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, y su pareja, Irina Karamanos, buscan casa para habitar desde el 11 de marzo de 2022.

Boric Karamanos casa

En Chile no hay residencia oficial de presidentes. La última vez que uno ocupó el Palacio de La Moneda como residencia fue a mediados del siglo XX, durante la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958).

Desde entonces, cada vez que un político llega a la cumbre del poder, sigue viviendo en la casa de toda la vida (como sucedió con Patricio Aylwin en 1990 o Eduardo Frei en 1994) o se cambia a una alquilada, que el cuerpo de Carabineros selecciona según los requisitos de seguridad (como sucedió con Michelle Bachelet en 2006, quien pasó de su departamento, comprado por su familia a principios de la década de 1970, en Las Condes, a una casa en la misma zona).

Es una de las peculiaridades del presidencialismo chileno, marcado por una cierta austeridad, que se vuelve a evidenciar de cara al cambio de gobierno.

El presidente electo Gabriel Boric, de 35 años, proviene de Punta Arenas, en el extremo sur de Chile, donde vivía con sus padres y hermanos. Actualmente, como diputado, vive con su novia en un departamento en el centro de la capital, en el turístico barrio de Bellas Artes.

Pero aún se desconoce su residencia a partir del 11 de marzo, cuando asume el cargo, aunque su círculo incluso ha explorado la posibilidad de residir en La Moneda.

Yungay

“A mediados del siglo XX vivir en el centro no era muy agradable. El aire estaba contaminado, había pocos jardines y pocas plazas. Casco histórico muy antiguo, poco residencial”, explica Miguel Laborde, especialista en historia urbana y arquitectónica de Santiago.

Y hasta se permite darle un consejo a Boric: ubique su nueva residencia en el tradicional barrio de Yungay, en el mismo centro de Santiago, pero más hacia el oeste. “Fue el primer barrio que se creó en la República, diseñado por el primer arquitecto oficial del gobierno, José Vicente Larraín. Siempre fue el barrio acogedor, para provincianos e inmigrantes. Y hoy tiene buena salud y educación pública, además de casas de buen tamaño”, dice Laborde.

La próxima casa Boric sigue siendo un misterio. Su compañera, Irina Karamanos –32 años, líder feminista del Frente Amplio, con quien convive el futuro presidente–, dijo que aún no han empezado a buscar casa. Pero dio ciertas definiciones: “Sin duda es una conversación relevante. Nos importa que haya transparencia y cuidado con respecto a cuál será el gasto, qué tan cerca estará de La Moneda, que podamos mantener una circulación lo más normal posible y no trasladarnos a sectores muy acomodados de la ciudad”.

“Queremos que se cumplan los protocolos, sin exagerar de ninguna manera las condiciones o las comodidades del hogar”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *