Biden en América Latina, la gran oportunidad climática

Biden en América Latina, la gran oportunidad climática. El presidente Joe Biden no debe perder la oportunidad de impulsar acciones climáticas urgentes para ayudar a América Latina a reconstruirse después de la pandemia.

Biden América Latina

Las relaciones entre Estados Unidos y gran parte de América Latina se están recuperando después de tocar fondo durante el gobierno del expresidente Donald Trump.

Dada la escala del colapso económico de América Latina en 2020 (la contracción del 7,4 por ciento del PIB fue la peor de todas las regiones), la mayoría de sus líderes nacionales no se centraron mucho en el cambio climático.

Argentina, México y Perú aún tienen que destinar dólares en el gasto de recuperación para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la contaminación del aire, según el Proyecto de Recuperación Económica de la Universidad de Oxford.

En cambio, se han destinado grandes sumas a las industrias de combustibles fósiles de la región.

Hoy, mientras América Latina avanza hacia la recuperación, es vital que los gobiernos de la región alineen sus estrategias de reconstrucción con sus compromisos bajo el acuerdo climático de París de 2015 . Estados Unidos podría ayudar a que eso suceda.

Calentamiento global

Para limitar el calentamiento global de este siglo por debajo de 1,5 grados Celsius en relación con los niveles preindustriales, los países latinoamericanos, junto con el resto del mundo, deben reducir a la mitad las emisiones de GEI para 2030 y lograr emisiones netas cero para 2050.

Las amplias fuentes de energía renovable de la región, junto con la electrificación del transporte, podrían reemplazar en gran medida la dependencia de los combustibles fósiles, que representaron la mayor parte de las emisiones de GEI de América Latina en 2018.

Tal transición reduciría la contaminación del aire y atraería la inversión necesaria para ayudar a revertir el aumento del desempleo y la pobreza durante el año pasado.

El sector de energías renovables de América Latina ya está creciendo rápidamente y acelerar la transición verde impulsaría la recuperación económica.

Los economistas dicen que para 2030, la región podría atraer USD $ 432 mil millones en inversiones en energía renovable, excluida la energía hidroeléctrica, y así ahorrar miles de millones en importaciones de petróleo y gas y gastos de atención médica relacionados con el aire contaminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *