Boric en Chile, el viejo problema de la nueva izquierda

Boric en Chile, el viejo problema de la nueva izquierda. El candidato de izquierda Gabriel Boric, en análisis de Robert Funk, peca en Chile de representar a políticos que parecen más revolucionarios de lo que son.

Boric Chile nueva izquierda

Por Robert Funk (*)

En medio de la retórica electoral, es común escuchar a opositores acusar al candidato presidencial chileno Gabriel Boric de ser «controlado por los comunistas». Algunos dicen que, si bien les gusta Boric personalmente, «el problema son los que lo rodean».

Estos comentarios hablan de una antipatía profundamente arraigada hacia el Partido Comunista en Chile, lo que permite a los oponentes etiquetar a Boric como de extrema izquierda y la elección como una batalla entre dos extremos.

Lo curioso de esta dinámica es que intenta adherirse a políticas y actitudes bóricas que claramente no son las suyas. Como representante de un nuevo tipo de izquierda en Chile, Boric ha criticado durante mucho tiempo al centro-izquierda que gobernó el país durante gran parte de las últimas tres décadas, acusándolo de ser demasiado tímido y «neoliberal «.

Pero al mismo tiempo, también ha estado dispuesto a cuestionar lo que a menudo se presenta como la actitud implícita de superioridad moral de su generación.

«De hecho, hay una opinión en mi generación», dijo en 2017 , «que la historia comenzó en 2011 … el Frente Amplio debe tener cuidado de mantener la política en el ámbito de lo político y no de lo moral».

Partido Comunista

Como resultado, Boric se ha opuesto con frecuencia a posiciones que apoya el Partido Comunista (o viceversa), desde su oposición a los regímenes venezolano, cubano y nicaragüense, hasta su apoyo al acuerdo multipartidista de noviembre de 2019 que puso en marcha el actual régimen constitucional de Chile. proceso.

La narrativa de los dos extremos se basa en la visión de que mientras José Antonio Kast se coloca en la extrema derecha, Boric representa la extrema izquierda.

Ciertamente, hay una parte de la retórica y el comportamiento de Boric que parece respaldar esta afirmación: sus orígenes políticos como líder estudiantil estaban en un grupo llamado Izquierda Autónoma, que basado en el marxismo y el gramcismo, desarrolló un enfoque hacia la acción y la organización políticas.

Eso lo colocó bien a la izquierda de los sectores socialistas tradicionales de Chile. Boric dejó este grupo en 2016, creando la coalición Frente Amplio que buscaba un enfoque más pragmático para ganar poder, incluida la construcción de coaliciones.

Protestas

Aún así, en julio del año pasado, Boric se propuso visitar a un grupo de manifestantes, encarcelados, injustamente según Boric, después de las protestas de octubre de 2019. De igual forma, en 2018, aunque insistió en que “no podemos aceptar el asesinato o la violencia contra quienes piensan diferente a nosotros, ni por venganza”, durante un viaje a París Boric visitó a uno de los asesinos del exsenador Jaime Guzmán.

Estos gestos, junto con el puño en alto y el llamado de “camaradas” a sus seguidores, dejan claro que Boric busca ubicarse firmemente en la comunidad epistémica de una izquierda romántica y revolucionaria.

Plataforma electoral

Y, sin embargo, una mirada a la plataforma electoral de Boric muestra que hay pocas cosas que parezcan tan radicales. Sin duda, hay todos los guiños esperados que uno podría encontrar en cualquier agenda progresista: un énfasis en el feminismo, una economía verde, el reconocimiento de grupos de la comunidad LGBT a los pueblos indígenas.

Pero también hay regulación, no nacionalización; responsabilidad fiscal, no despilfarro; un compromiso con la independencia del Banco Central. Propone reducir la semana laboral de 44 a 40 horas, prácticamente el estándar en toda Europa Occidental.

Las propuestas más extravagantes – la ampliación de los sistemas públicos de salud y pensiones, la reconstrucción de una red ferroviaria nacional – pueden ser económicamente inviables a corto plazo, pero difícilmente parecen revolucionarias. Lo que sí buscan es cambiar la naturaleza del modelo de desarrollo chileno, de uno neoliberal a uno socialdemócrata. De hecho, «Boric el revolucionario» no ha dudado en identificarse como socialdemócrata.

Estas contradicciones ilustran lo difícil que es vincular a la nueva izquierda en un espectro ideológico tradicional. Si bien alguna vez pudo haber parecido radical infundir feminismo y ambientalismo en todos los aspectos de una plataforma política, para una nueva generación que enfrenta amenazas existenciales diferentes a las de sus padres, tales enfoques parecen tener sentido común.

Debate viejo

Por otro lado, el debate es tan antiguo como el propio socialismo. Desde las divisiones internas durante la fallida presidencia de Salvador Allende, a los eternos debates entre bolcheviques y mencheviques en la Rusia prerrevolucionaria, a la Crítica de Marx del programa de Gotha, que ataca a los socialdemócratas alemanes del siglo XIX por ser demasiado tímidos, la cuestión de hasta qué punto y qué rápido ha sido uno duradero a la izquierda.

Las protestas de Chile de 2019 fueron en gran medida el resultado de expectativas no satisfechas para una clase media emergente cuyos sacrificios pasados ​​no han dado sus frutos como esperaban. En el período previo a la segunda vuelta, tanto Kast como Boric han intentado hablar con esta mayoría decepcionada.

Kast ha enfatizado el orden y la seguridad, la justicia social bórica. Al hacerlo, ambos candidatos han tratado de abordar las esperanzas frustradas ofreciendo aún más esperanzas, una propuesta arriesgada, que podría explicar por qué Boric ahora ha optado por enfatizar la gradualidad. Su nuevo enfoque es tanto un reconocimiento de las realidades políticas actuales como un eco de debates pasados. También es un presagio del tipo de tensiones que enfrentará un posible gobierno bórico.

(*) Profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chile y socio de Andes Risk Group, una firma de consultoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.