Brasil, iglesias cristianas evangélicas ganan más terreno

Brasil, iglesias cristianas evangélicas ganan más terreno. Iglesias cristianas evangélicas ganan terreno en mayoría católica de Brasil, modificando hasta las estrategias de la política.

Brasil iglesias evangélicas

Brasil es el país católico más grande del mundo. Pero las iglesias cristianas evangélicas están apareciendo por todas partes, incluso en la selva, y ahora alrededor de un tercio de la población de Brasil es evangélica.

Las noches de los martes son concurridas en la Asamblea de Dios Vitória em Cristo, en Penha, Zona Norte de Río. Justo en la apertura del Servicio de la Santa Cena, el pastor Danilo Albrile dejó en claro que, durante el período de campaña, ese no sería un mensaje baladí.

“Protege a nuestro presidente Jair Bolsonaro y a toda su familia, Señor Dios, y a las familias que han sido blanco de ataques. El enemigo, con sutileza, ha atacado a las familias y está queriendo deconstruir lo que creemos con ideas progresistas”, dijo.

El tono del culto, que luego contaría con la presencia del pastor Silas Malafaia, el principal aliado de Bolsonaro entre los evangélicos, ejemplifica las dificultades que tienen el expresidente Lula (PT) y candidatos apoyados por él para reunir más votos en el grupo religioso.

El PT y los nombres de su alianza que se postulan para los gobiernos de seis estados muestran desempeños inferiores entre los evangélicos, en comparación con el panorama general, según datos del Ipec: la lista incluye São Paulo, Minas Gerais y Río, los tres colegios electorales más grandes del país.

Políticos favorecidos

En medio de críticas a la izquierda y al comunismo, Malafaia subió al púlpito y, como advertencia, dijo que los pastores están siendo perseguidos en todo el mundo por defender a la familia y estar en contra del aborto. Al final de la ceremonia, los voluntarios aprovecharon la casa llena para distribuir folletos, incluso dentro de la iglesia, con los números de Bolsonaro; el gobernador Cláudio Castro, el senador Romário, el diputado federal Sóstenes Cavalcante y el diputado estatal Samuel Malafaia, todos del PL. La ley electoral prohíbe la solicitud de votos dentro de los templos y prevé una multa, que puede variar de R$ 2.000 a R$ 8.000.

“Esta práctica constituye propaganda irregular”, dice la investigadora Anna Carolina Alencar, miembro de la Academia Brasileña de Derecho Electoral y Político (Abradep).

En la Iglesia Universal del Reino de Dios, en Del Castilho, Zona Norte de Río, la comunicación se hacía de forma más sofisticada. Mientras el obispo Jadson Santos hablaba sobre el regreso de Jesús y las formas en que el «diablo está actuando» contra la «familia tradicional», en la pantalla se mostraba un video sobre el «destino de los jóvenes influenciados por el diablo».

Lula

Los extractos mostraban a hombres y mujeres bailando en clubes nocturnos, bebiendo alcohol, fumando y participando en manifestaciones a favor de Lula.

Además, textos publicados en el diario Folha Universal elogian a Bolsonaro, citado como el «líder de las encuestas» -las intenciones de voto, de hecho, sitúan a Lula por delante- y enumeran «directrices esenciales» para Brasil, rechazando proyectos vinculados a la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *