Buses eléctricos de China, aumenta demanda en América Latina

1 min read

Buses eléctricos de China, aumenta demanda en América Latina. Las ciudades de América Latina están modernizando y limpiando sus redes de transporte con autobuses eléctricos chinos, algunos más rápidas que otras.

Buses eléctricos América Latina

Si 2019 fue un año decisivo para los autobuses eléctricos chinos en América Latina, en 2020 se convirtieron en la corriente principal.

Los países latinoamericanos están avanzando hacia un transporte público más limpio en sus ciudades más pobladas. En el proceso, han superado las barreras de entrada existentes para el despliegue generalizado de la tecnología, impulsada globalmente por China, incluidas la escasez de modelos de financiación nacional, puntos de recarga y personal capacitado.

Los fabricantes de autobuses eléctricos chinos se destacan como los principales proveedores de la región. Adalberto Maluf, presidente de la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos y director de marketing del fabricante chino BYD, dijo: “BYD vendió 1045 autobuses el año pasado en América Latina. Esto muestra que el mercado está creciendo. No es del tamaño del europeo o de los Estados Unidos, pero ya está muy cerca».

En total, América Latina tiene 1229 autobuses eléctricos en funcionamiento en 10 países, incluidos 563 autobuses ordinarios, 624 trolebuses y 41 autobuses electrónicos midi, según el nuevo proyecto E-Bus Radar liderado por el Laboratorio de Movilidad Sostenible de la Universidad Federal de Río. de janeiro

Chile: la mayoría de chinos fuera de China

Con 410 autobuses actualmente en funcionamiento, Santiago tiene la flota eléctrica más grande de América Latina y la más grande de cualquier ciudad fuera de China. Transantiago, el sistema de transporte rápido de autobuses (BRT) de Santiago, que transporta alrededor del 60% de la población de la capital chilena, administra la flota. BYD (285) y otros fabricantes chinos Yutong (100) y King Long (25) suministraron los vehículos.

Los primeros 100 autobuses llegaron en diciembre de 2018, comprados directamente por el gobierno nacional como parte de su estrategia de electromovilidad, cuyo objetivo es tener solo autobuses eléctricos para 2050. Pero esto causó problemas, según Franco Basso, profesor de la Universidad Católica de Valparaíso.

“No hubo un proceso de licitación, lo que habría reducido los costos de la compra. Luego, el gobierno tuvo que compensar sus mayores gastos y aumentó las tarifas de los autobuses, lo que en parte provocó conflictos sociales en Chile ”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Brazil
Brazil
Caribe Mexico
GANAS DE MENDOZA
HOTELGUARANI
HOTELGUARANI