Canciller de Paraguay renuncia luego de acuerdo con Brasil

Canciller de Paraguay renuncia luego de acuerdo con Brasil. Con otros tres más funcionarios renunciaron en medio de un creciente escándalo sobre la firma de un acuerdo energético con Brasil.

Canciller Paraguay

Las renuncias masivas han sido un golpe para el presidente Mario Abdo, quien ha forjado lazos estrechos con Brasil, la economía número uno de Sudamérica.

El escándalo fue provocado por un acuerdo de energía relacionado con la planta hidroeléctrica gigante de Itaipú que se extiende a ambos lados de los países Funcionarios y legisladores dijeron que sería muy perjudicial para Paraguay y le costaría al estado alrededor de $ 200 millones.

El acuerdo se firmó en mayo, pero solo se hizo público la semana pasada.

Paraguay y Brasil son socios en Itaipú, la planta hidroeléctrica más grande del mundo.

“El presidente acaba de recibir las renuncias. Tomó la decisión de aceptar estas renuncias y durante la semana comunicará quién reemplazará a estas personas», dijo el asesor presidencial Hernán Huttemann.

El ministro de Relaciones Exteriores, Luis Castiglioni, había anunciado horas antes de su renuncia que Paraguay le pediría a Brasil que suspenda el acuerdo, que estableció un cronograma para la compra de energía de la central hidroeléctrica hasta 2022.

Los otros tres que renunciaron el lunes son Alcides Jiménez, quien había asumido el cargo de jefe de la compañía eléctrica estatal ANDE hace unos días; Hugo Saguier, embajador de Paraguay en Brasil; y José Alderete, el director paraguayo de Itaipú.

El anterior jefe de ANDE, Pedro Ferreira, un colaborador cercano del presidente de Paraguay, renunció la semana pasada después de negarse a firmar el documento para el acuerdo porque dijo que aumentaría los costos para la entidad estatal en más de $ 200 millones.

Los legisladores de la oposición habían dicho que el acuerdo iba en contra de la soberanía del país.

El Congreso exigió el lunes una explicación del gobierno, mientras que los funcionarios de ANDE se manifestaron frente al edificio legislativo con carteles que decían: «No tendrán paz mientras violen la constitución».

El gobierno de Abdo, que mantiene una estrecha relación con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo que la decisión se tomó a través de canales diplomáticos después del fracaso de las negociaciones entre los técnicos estatales de energía.

Caribe Mexico