Cárteles latinoamericanos de cocaína, violencia en Europa

Cárteles latinoamericanos de cocaína, violencia en Europa. Los cárteles latinoamericanos de la cocaína están llevando la violencia a Europa por disputas de terreno en negocio millonario.

Cárteles latinoamericanos cocaína

«Setenta euros por uno, 120 por dos», dijo el traficante de cocaína cuando una joven abrió su puerta en una elegante casa de París. Los cárteles latinoamericanos han llegado a todos los rincones de Europa.

«Soy como todos los repartidores que van a toda velocidad por París para dejar sushi y comestibles», sonrió. «Recibo pedidos y los entrego», confesó el dealer.

Conseguir cocaína en muchas de las grandes ciudades de Europa ahora es tan fácil como pedir una pizza.

Aproximadamente veinte minutos después de realizar su pedido por WhatsApp o Signal, un distribuidor puede estar en su puerta.

«Los consumidores prefieren subir a una plataforma y que un tipo que parece un repartidor de Deliveroo les entregue las drogas», dijo la comisionada de policía Virginie Lahaye, jefa de la brigada antidrogas de París. «Es mucho más fácil que tener que ir a un lugar sombrío en los suburbios».

Unos 3,5 millones de europeos consumieron cocaína en 2021, según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), cuatro veces más que hace 20 años.

El continente ha sido golpeado por un «tsunami» de cocaína, dijo el jefe de la policía federal belga, Eric Snoeck, con 240 toneladas incautadas en 2021, según Europol, casi cinco veces más que hace una década.

Mercado lucrativo

Europa se ha convertido en uno de los mercados más lucrativos para los grandes cárteles de la droga, que no han dudado en utilizar la corrupción y la violencia extrema que tan bien les ha servido en Sudamérica.

«Secuestros, torturas y golpes: hay tanto dinero en juego que las organizaciones criminales han traído los métodos de los cárteles a nuestras costas», dijo Stephanie Cherbonnier, de la oficina francesa antidrogas.

Los grandes puertos del norte de Europa, como Amberes y Róterdam, se han visto tan afectados por la violencia del narcotráfico que la democracia misma se ha visto amenazada, con pandillas que incluso se atreven a conspirar para secuestrar al ministro de Justicia de Bélgica.

Con tiroteos en las calles de Amberes, el país pronto podría «ser considerado un narcoestado», advirtió el fiscal jefe de Bruselas, Johan Delmulle.

La cocaína que inunda Europa inicia su viaje en las altas mesetas montañosas de Bolivia, Colombia y Perú, donde se cultivan las hojas de coca de las que se extrae la droga.

Colombia

En el Catatumbo, en el noreste de Colombia, José del Carmen Abril depende de la coca para alimentar a sus ocho hijos.

«La coca ha reemplazado al gobierno que nunca estuvo muy presente aquí», dijo el hombre de 53 años. «Nos ha ayudado a construir escuelas, centros de salud, caminos y casas».

En un país donde muchos no ganan más de 6,5 euros al día, un cocalero puede ganar cinco veces más.

Pero a Del Carmen Abril le irrita que lo llamen «narco», y dice que los agricultores como él «ni siquiera ganan el salario mínimo».

A pesar de los miles de millones gastados durante décadas por Washington y Bogotá en su «guerra contra las drogas», los campesinos continúan cultivando cada vez más coca, con cosechas que aumentaron un 14 por ciento en 2021 a un máximo histórico de 1400 toneladas, según las Naciones Unidas.

En el Catatumbo la pasta se vende a $370 el kilo. Una vez mezclado con un cóctel de ácidos y solventes se convierte en «coca cola», con un valor de más de 1.000 dólares el kilo.

Mexicanos

Colombia suministra dos tercios de la cocaína del mundo. Pero la caída de los cárteles de Cali y Medellín en la década de 1990, y el acuerdo de paz firmado en 2016 con las guerrillas marxistas de las FARC, pusieron patas arriba el comercio.

Una vez meros intermediarios, los cárteles mexicanos han tomado desde entonces el control casi total del mercado, desde financiar la producción hasta supervisar el contrabando de cocaína.

Los cárteles de Sinaloa y Jalisco se concentraron en un principio en su mercado «natural», Estados Unidos, antes de cambiar su enfoque a Europa, donde el consumo de cocaína se ha disparado.

Europol estima que el mercado europeo de la cocaína vale ahora entre 7.600 y 10.500 millones de euros a pie de calle.

«El mercado estadounidense está saturado y el coque se vende en Europa a precios entre un 50 y un 100 por ciento más altos», dijo el jefe de la unidad de inteligencia de la aduana francesa, Florian Colas. «Otra ventaja para los traficantes son las penas de prisión menos disuasorias y las múltiples opciones logísticas».

La mayor parte de la cocaína que cruza el Atlántico se transporta en contenedores, escondida en cargamentos perfectamente legales de plátanos, azúcar o conservas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *