Catalina Gaete Bentz, la mujer del pisco en Chile

Catalina Gaete Bentz, la mujer del pisco en Chile. La empresaria de Chile lanzó Catan Pisco en 2018, que se convirtió en la primera marca estadounidense de pisco en los EE. UU.

Catalina Gaete Bentz Chile

Catalina Gaete-Bentz lanzó Catan Pisco en 2018 convirtiéndola en la primera marca estadounidense de pisco en los EE. UU., y se convirtió en la primera empresa de pisco propiedad de una mujer en la historia de Chile.

El licor está hecho con 100 por ciento de uvas y solo se puede hacer legalmente en Perú y Chile, por lo que su hazaña es mucho más impresionante. El sitio web describe al pisco como “si el vodka y el tequila tuvieran un bebé” y la compañía también dedica el uno por ciento de las compras de cada botella a combatir la escasez de agua en Chile.

Es con su pisco premium, destilado 100 por ciento de uvas Pedro Ximénez cosechadas de un viñedo orgánico y de Comercio Justo en Ovalle, que Bentz enfatiza la importancia del licor para la economía chilena, tal como lo hizo el tequila para México.

“El mundo ya conoce los vinos de Chile, pero lo que no saben es hasta dónde pueden llegar sus uvas y que el aguardiente del sur se llama pisco, destilado directamente de las uvas”, dice Bentz, con espíritu de pionera.

«No recuerdo un momento en que no bebiéramos pisco», dice Bentz, quien se mudó con su familia en 1987 a la edad de tres años, desde Santiago de Chile hasta Long Beach, California. Hoy, llama a Chicago su hogar, pero aún recuerda haber frecuentado una pequeña comunidad chilena en Los Ángeles durante su infancia para saborear platos populares chilenos como las empanadas y el pastel de choclos.

Si bien la popularidad del pisco ganó fuerza gradualmente durante la última década, a medida que marcas como Capel, BarSol, Pisco Portón y Pisco Control aparecían en restaurantes y menús de cócteles artesanales en todo el país, Bentz reconoció la razón de la brecha persistente en el mercado.

Es que estos piscos no se producían exclusivamente para los Estados Unidos y la mayoría de los consumidores estadounidenses no estaban familiarizados con el espíritu.

Botella

Bentz decidió producir un pisco claro, en una botella de vidrio esmerilado; «Quiero que la gente piense que es vodka», comparte Bentz, quien revela que esa es exactamente la reacción que recibió. Una vez que tiene su atención, Bentz deja que el espíritu hable por sí mismo.

“El pisco tiene un sabor realmente único; no sabe a vodka porque es 100 por ciento uvas, tiene un cuerpo completo pero también se mezcla bien”. Por eso, Bentz convence de que el pisco es una bebida espirituosa para todos. “Es para los bebedores de whisky porque puedes beberlo a sorbos. Es para bebedores de vodka porque puedes mezclarlo. Es para bebedores de tequila porque es refrescante en una margarita”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *