Centroderecha en América Latina, crisis y reacomodamientos

Centroderecha en América Latina, crisis y reacomodamientos. Panorama político en América Latina está experimentando cambios significativos, con un repliegue de la centroderecha.

Centroderecha América Latina

Con la reciente victoria de Gabriel Boric en las elecciones presidenciales de Chile y los reveses del partido peronista gobernante de Alberto Fernández en las elecciones de mitad de período en Argentina. Pedro Abramovay, director del Programa América Latina y director regional para América Latina y el Caribe de Open Society Foundations, conversó con el periodista brasileño Afonso Benites sobre el impacto de esas elecciones, la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua y la menguante influencia del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

– Las elecciones de 2021 están comenzando a cambiar el mapa político en Argentina, Honduras y Chile, mientras vemos crecientes tensiones en Nicaragua. ¿Cómo valora el resultado de estas carreras?

– Los contextos son bastante diferentes. En Nicaragua,estamos viendo un desmantelamiento de la democracia. Ya ni siquiera se puede llamar democracia. Se ataca a la prensa, se encarcela a los opositores, se manipulan las instituciones electorales. Lo que estamos viendo en Chile, en Brasil, y probablemente veremos en las elecciones de Colombia en 2022 es que la posición de un país sobre Nicaragua pasará a formar parte de la agenda electoral en América Latina. La izquierda necesita tomar una postura más firme y condenar lo que está sucediendo allí. Una izquierda democrática no puede perder el tiempo defendiendo dictaduras.

– ¿Y Chile y Argentina?

– Muchos de los análisis solo han mirado a la izquierda en Chile y Argentina: la derrota en la carrera argentina y la sorprendente victoria en la primera ronda en Chile después de la Asamblea Constituyente, con una amplia victoria para las fuerzas progresistas. Es común escuchar a los analistas decir que la izquierda está en una encrucijada. Pero, en esencia, la verdadera crisis actual es de centro derecha. Es la centro derecha la que se está quedando sin espacio electoral en América Latina. Hemos visto el surgimiento de una extrema derecha con tanta fuerza que está cambiando el debate, provocando que la izquierda se reorganice.

– ¿El centro derecha se está debilitando cada vez más?

– El ascenso de la extrema derecha en América Latina ha puesto a la centro derecha bajo control. Incluso cuando los partidos de centro derecha ganan elecciones, como en Ecuador, vemos que se está produciendo una radicalización. El presidente declaró el estado de defensa (una forma más ligera de estado de emergencia). Es incorrecto decir que existe una polarización entre la extrema izquierda y la extrema derecha. Claramente, la de Chile no es una izquierda radical, sino una izquierda renovada. A la derecha, sí, hay un cambio claro, con un proceso de radicalización. El cálculo del centro derecha tiene que ser: ¿nuestro compromiso con la democracia o con la derrota de la izquierda?

– ¿Qué representa la elección de Gabriel Boric como presidente de Chile?

– Chile nos da una lección democrática. Es diferente de otras victorias logradas por la izquierda a principios de la década de 2000. Desde 2011, ha habido movimientos en Chile que han decidido cambiar la sociedad a través de la política y no la antipolítica. Es algo similar a lo que sucedió durante la Guerra Fría, cuando la izquierda llegó al poder por medios democráticos, pero luego fue derrocada por un golpe.

– Boric es una figura nueva. ¿Cuánto pesa esto sobre su mandato, que comienza sin mayoría parlamentaria?

– Es joven, pero no nuevo. Ha estado en el Parlamento desde 2013. Si se hubiera convertido en presidente en ese entonces, sería diferente. Pero ha estado en política durante 10 años, desde los movimientos de 2011. No tener mayoría en el Congreso es una oportunidad de transformación a través del diálogo, no de la fuerza.

– ¿Cuál es el impacto de las elecciones regionales en Brasil?

– El fantasma de Jair Bolsonaro acecha. Ser comparado con Bolsonaro es muy negativo. Bolsonaro puede cumplir un papel en este debate, como lo hace Nicaragua. La izquierda latinoamericana puede decirle a los votantes: «No quieren que su país se convierta en lo que Brasil se ha convertido».

– Bolsonaro a menudo interfiere en elecciones en otros países. ¿Cuánto interfiere esto con el gobierno?

– Brasil pierde mucho. La política exterior en Brasil es ahora tan ideológica como siempre. La mala recepción de Bolsonaro en Europa demuestra que se le ve como algo negativo. Esta mirada que mezcla su ideología política con su rol de jefe de Estado tiene costos en términos de intercambio y capacidad para incidir en la agenda global.

– ¿Es esta una de las razones por las que Brasil ya no se considera un actor internacional importante?

– El papel que Brasil podría jugar en el mundo está en el debate climático. Eso es lo que podría ofrecer al mundo, con la Amazonía y la capacidad que le da para proponer un modelo de desarrollo que pueda generar empleo y pueda acabar con la pobreza extrema en la región, dejando el bosque en pie. Necesitaríamos ofrecer credibilidad en la preservación de los bosques. Estamos muy acostumbrados a mirar la credibilidad solo en el ámbito financiero, pero hoy va más allá. Hoy, Brasil no tiene credibilidad internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.