Cerro 18 en Lo Barnechea, asentamientos reflejan el «otro» Chile

Cerro 18 en Lo Barnechea, asentamientos reflejan el «otro» Chile. En el Cerro 18, en municipio de Lo Barnechea, al oriente de Santiago de Chile, 300 familias viven en cinco asentamientos irregulares.

Cerro 18 Lo Barnechea

Los asentamientos conformados por miles de carpas se multiplicaron en Chile por el fracaso de las políticas habitacionales y los subsidios oficiales al sector, agravados por el aumento de la pobreza, la pandemia del covid-19 y la afluencia masiva de inmigrantes.

“Hace tres años estábamos a punto de ser desalojados y cuando mis hijos se iban a la escuela nunca sabían si nuestra casita estaría allí cuando volvían Una mañana íbamos a la escuela y venían los carabineros. Muchas veces tuve que irme a casa temprano del trabajo. Muy caótico, difícil y angustioso”, dijo Melanni Salas.

Salas, de 33 años, preside Senda 23, uno de los cinco campamentos que reúnen a 300 familias que ocuparon terrenos públicos en Cerro 18, en el municipio de Lo Barnechea. Han estado construyendo casas de madera y otros materiales a su alcance, que poco a poco están tratando de mejorar.

La amenaza de desalojo cesó al inicio de la pandemia de covid, pero la sombra aún se cierne sobre sus cabezas porque el municipio “nos construyó una fosa séptica y nos dio regalos para Navidad, pero no ha dicho nada sobre vivienda”, dijo.

La activista comunitaria vivió anteriormente durante 19 años como una “allegada”, nombre que se le da en Chile a personas o familias que comparten casa con parientes o amigos, en condiciones de hacinamiento. En 2016 ocupó el terreno donde ella y su esposo Jorge construyeron la precaria vivienda donde ahora vive con sus tres hijos de 15, 13 y cinco años.

Sin servicios

“Esto solía ser un basurero y ahora está limpio y hay casas”, dijo Salas. “La mía se moja un poco por dentro cuando llueve porque es de madera y por el fuerte viento. Pero tengo agua potable, luz y alcantarillado gracias a mi suegra que vive más arriba. La familia vecina no tiene agua ni alcantarillado. Son una pareja con tres hijos y uno de ellos, Colomba, nació hace una semana”.

Ella explica que sus vecinos “usan el baño en la casa de su hermano que vive cerca, pero durante el embarazo ella regresó a la casa de su madre”.

Fundación Techo

“Cada día más de 10 familias vienen a vivir a un asentamiento”, dice Fundación Techo Chile, una organización social dedicada a luchar contra la exclusión habitacional en las ciudades sudamericanas.

El problema también se ve a lo largo de las avenidas y en los parques donde cientos de hombres y mujeres montan carpas para dormir, cocinar, lavarse y convivir a la vista de los transeúntes que se han acostumbrado al escenario.

En los últimos dos años, el número de familias que viven en 969 de estos campamentos y casi no tienen acceso a servicios de agua, energía y saneamiento ha aumentado a 81.643, según una encuesta de la Fundación Techo Chile.

Estos barrios marginales se encuentran principalmente en Santiago y Valparaíso.

Son el hogar de 57.384 niños menores de 14 años y unos 25.000 inmigrantes, en su mayoría colombianos, venezolanos y haitianos. “Hoy viven allí familias que hace seis meses o dos años eran ‘allegados’ viviendo en condiciones de hacinamiento, informales, precarias o abusivas. Eso es lo que se entiende por déficit habitacional”, dijo a IPS el director ejecutivo de Fundación Techo Chile, Sebastián Bowen.

“Las 81.000 familias que viven en asentamientos son la parte más visible del problema, pero el déficit habitacional, que cubre a todas las familias que no tienen acceso a una vivienda digna, supera las 600.000”, dijo.

El Estado brinda cada año unas 20.000 soluciones de vivienda social, cifra muy insuficiente para cubrir la necesidad actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *