Chile, absuelven a obispo Bernardo Bastres Florence de Punta Arenas

Chile, absuelven a obispo Bernardo Bastres Florence de Punta Arenas. Corte Suprema de Justicia de Chile confirmó la absolución del obispo emérito Bernardo Bastres Florence, de la diócesis de Punta Arenas.

Chile obispo Bernardo Bastres Florence

Bernardo Bastres Florence fue procesado, acusado de encubrir el presunto secuestro de Ricardo Harex González, desaparecido en 2001 a los 17 años.

Junto con Monseñor Bastres, fueron investigados dos sacerdotes y cuatro miembros de la policía, y todos recibieron prisión preventiva.

Harex, quien ahora tendría 38 años, desapareció la noche del 19 de octubre de 2001 en Punta Arenas cuando regresaba de una fiesta de cumpleaños.

En ese momento, varios testigos aseguraron haber visto en el lugar al sacerdote salesiano Rimsky Rojas Andrade, quien era director del colegio San José donde estudiaba el joven, y a quien la prensa local describió como alguien que levantaba regularmente a los estudiantes borrachos. por la noche para “cuidarlos”.

En testimonios recogidos por la prensa de Chile, Rojas es acusado de hostigar y abusar sexualmente de otros estudiantes. El sacerdote salesiano se suicidó en 2011 en medio de la investigación.

Hasta la fecha, Harex no ha sido encontrado ni nadie ha sido condenado por su desaparición.

La investigación se dirigió entonces al actual obispo emérito y otros sacerdotes, acusándolos de ser cómplices de la doble vida de Rojas y la desaparición de Harex.

La Corte de Apelaciones de Punta Arenas admitió los dos recursos en defensa del obispo y uno de los sacerdotes, anulando la acusación.

Los jueces determinaron entonces que no había pruebas suficientes para fundamentar el delito subyacente, el secuestro del joven, ni la participación del imputado.

Apelación

Sin embargo, los abogados de la familia Harex apelaron a la Corte Suprema para que revocara la decisión de esa corte.

Luego de revisar la apelación, la segunda sala de la Corte Suprema de Justicia resolvió el 7 de noviembre rechazar la apelación y confirmó la absolución del obispo emérito de Punta Arenas.

Tras la decisión de la Corte Suprema, el obispo Bastres emitió un comunicado en el que, en primer lugar, recordó a la familia de Ricardo Harex. “Han pasado un calvario”, dijo, y lamentó que la investigación realizada por las autoridades despertó esperanzas pero al final no se determinó “el crimen ni los posibles responsables”.

Cuando supo que iba a ser procesado, recordó monseñor Bastres, quedó “desconcertado” porque, dijo, “lo percibí como el ‘golpe de gracia’ que me ‘acabó’ en los medios, dando rienda suelta a todo tipo de juicios y especulaciones.”

En los 27 días que no pudo ejercer públicamente el ministerio sacerdotal después de iniciado el juicio, el prelado dijo que pidió a Dios “que aclare las cosas, para que conociendo la verdad se haga justicia”.

Monseñor Bastres también expresó su dolor por los demás sacerdotes, que “han tenido que llevar una carga que no se ajustaba a la verdad” y “soportan críticas e incomprensiones”.

El prelado también lamentó el sufrimiento del actual obispo, Óscar Hernán Blanco, y de los fieles de la diócesis, “que no merecían semejante afrenta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *