Chile aprende de fondo de conservación ambiental de México

Chile aprende de fondo de conservación ambiental de México. Chile tiene capacidad para establecer un fondo nacional que pueda canalizar el dinero del sector privado a proyectos ambientales.

Chile fondo conservación ambiental

El país posee la capacidad operativa y financiera para establecer un fondo nacional de conservación que pueda canalizar el dinero del sector privado a proyectos de conservación. O incluso pagar estudios para proyectos de inversión que podrían afectar el medio ambiente.

Esta es la opinión de Lorenzo Rosenzweig, quien fue jefe del fondo mexicano de conservación de la naturaleza FMCN durante 25 años, antes de renunciar finalmente el 1 de enero.

«Durante mucho tiempo, la economía ha visto la conservación del medio ambiente como un lujo o un extra. Ahora vemos que toda la actividad humana tiene lugar dentro de los ecosistemas y que dependemos absolutamente de la funcionalidad de los ecosistemas», dijo Rosenzweig.

En 25 años, el fondo ha movilizado US $ 168mn y ha participado en más de 2.000 proyectos, además de establecer 52 áreas protegidas que cubren casi 400 mil hectáreas.

El fondo se financia a través de donaciones del sector privado. Luego invierte en empresas que se consideran ambientalmente responsables, que usan energías renovables o no dañan el medio ambiente.

«El año pasado tuvimos un retorno del 14% de esas inversiones. Parte de eso va a nuestros proyectos», dijo. Estos proyectos incluyen el establecimiento de áreas ambientalmente protegidas, programas de financiamiento para fortalecer las organizaciones locales de conservación, mecanismos de compensación para los agricultores y programas de protección del agua.

En cuanto al caso de Chile, Rosenzweig dijo que el país tiene la capacidad de establecer un fondo similar, pero que en el contexto de los actuales disturbios sociales, el factor de comunicación sería clave.

«Esa idea de un fondo nacional debe venderse no solo como otra institución o más burocracia, sino como un protector», afirmó, y agregó que Chile debería asumir la idea de la conservación del medio ambiente como un motor de crecimiento económico.