Chile, aumentan cruces de migrantes antes de votación presidencial

Chile, aumentan cruces de migrantes antes de votación presidencial. Migrantes tratan de cruzar ilegalmente la frontera de Bolivia hacia Chile, apurados por los inciertos resultados de la elección presidencial.

Chile migrantes elección presidencial

Un sol despiadado quemó a los migrantes mientras caminaban por uno de los lugares más secos del mundo, tratando de cruzar ilegalmente la frontera de Bolivia a Chile por temor a que pronto se cierre.

En los últimos meses se ha vuelto común ver a los migrantes caminar penosamente por el desierto de Atacama, pero el flujo parece haber aumentado en los últimos días antes de la segunda vuelta presidencial de Chile el domingo.

Los migrantes temen que si gana el candidato de extrema derecha José Antonio Kast cerrará la frontera como prometió durante su campaña.

Kast ha dicho que ordenará la construcción de una zanja para evitar que los migrantes crucen desde Bolivia.

La inmigración ha sido un tema recurrente en la campaña presidencial de Chile, ya que el país ve un flujo creciente de migrantes, principalmente de Venezuela, pero también de países como Haití y Colombia. Es un tema divisivo y recientemente hubo un caso ampliamente publicitado de chilenos que atacaron a migrantes venezolanos en Iquique, cerca de la frontera con Bolivia y Perú.

Frontera

La Organización Internacional de las Naciones Unidas para las Migraciones estima que hay casi 1,7 millones de inmigrantes en Chile. Solo este año, las autoridades chilenas han registrado más de 25.000 personas que llegan por el desierto de Atacama, un aumento significativo en comparación con las 16.500 de todo 2020.

“Tenemos familiares aquí en Chile que nos dijeron que teníamos que irnos antes del 19 de diciembre, porque si el que ganó la primera ronda (Kast) gana nuevamente, cerrará todas las fronteras”, dijo Rayber Rodríguez, un venezolano que viajaba con su esposa e hija.

Tatiana Castro, una colombiana que también cruzó a Chile por el desierto, lo expresó sin rodeos. «Tuvimos que cruzar ahora mismo por temor a que nos enviaran de regreso».

Dijo que la gente “no sabe lo difícil que es, que tenemos que atravesar muchos países y muchas fronteras donde es difícil para nosotros, tenemos que aguantar el hambre… el frío”.

La frontera ha sido custodiada durante meses por la policía y el ejército, aunque los migrantes cruzan por diferentes caminos en el desierto a plena vista. La zona fronteriza estuvo vacía hasta hace unos años. Ahora parece el área de tránsito de una terminal de trenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *