Chile, bebés robados en dictadura encuentran sus familias

Chile, bebés robados en dictadura encuentran sus familias. Así es  como los bebés robados de Chile en la dictadura están encontrando a sus familias biológicas después de décadas. ADN, vital.

Chile bebés robados dictadura

Miles de personas en  Chile fueron bebés robados por la dictadura y adoptados ilegalmente bajo ese imperio del horror de Pinochet. Ahora ellos confían en la tecnología para rastrear a sus familias biológicas.

Los chilenos secuestrados cuando eran bebés a fines del siglo pasado ahora buscan formas de contactar a sus familias biológicas. Las pruebas de ADN no son suficientes, por lo que una organización llamada Nos Buscamos está recopilando datos oficiales y genéticos para unir a los adoptados y sus familias biológicas.

Viví Haggren regresaba de un viaje de pesca cerca de su ciudad natal en Estocolmo cuando escuchó un reportaje radial sobre niños adoptados ilegalmente en Chile. Mientras escuchaba, una corazonada que había albergado durante décadas se volvió imposible de ignorar. “De repente, pensé, era el momento”, dijo.

Haggren sabía que fue adoptada en Chile, sus padres adoptivos suecos le habían dicho cuando era niña. Pero eso había sido en 1973, el año en que Augusto Pinochet dio un golpe de estado en Chile. Sus padres creían que la vaguedad del papeleo se debía a la inestabilidad política del país en ese momento. La única información que proporcionó la agencia de adopción sueca fue que había sido “abandonada” en un hospital y que su madre biológica la había llamado Luisa.

Nos Buscamos

Después de algunas investigaciones, Haggren se encontró con Nos Buscamos, una pequeña ONG con sede en Santiago que se especializa en conectar a bebés chilenos adoptados ilegalmente y sus familias biológicas.

Según la organización, desde que se fundó en 2014, ha reunido a 400 familias, sacando a la luz cinco décadas de verdades a medias y encubrimientos por parte de agencias de adopción y exfuncionarios gubernamentales que dificultaron que los adoptados como Haggren rastrearan su ascendencia.

Décadas después de que fueran adoptados, tecnologías nuevas y de más fácil acceso están abriendo la posibilidad de que estos adoptados finalmente encuentren a sus familias, en búsquedas que abarcan continentes y atraviesan idiomas. En el centro de esta búsqueda de los adoptados secuestrados en Chile no se encuentra un gigante de las pruebas genéticas, como 23andMe, sino Nos Buscamos.

ADN pruebas

La organización aprovecha el software de base de datos personalizado, las redes sociales y la inteligencia artificial para complementar lo que las pruebas de ADN por sí solas a menudo no pueden lograr: la reunificación de familias perdidas hace mucho tiempo.

La naturaleza de cómo estos niños chilenos fueron secuestrados y entregados en adopción es lo que hace que la misión de Nos Buscamos sea tan única. En el transcurso de las décadas de 1970 y 1980, decenas de miles de chilenos fueron adoptados de manera irregular o ilegal a través de esquemas de tráfico de niños, que Pinochet facilitó en un esfuerzo por reducir drásticamente las tasas de pobreza enviando bebés de familias pobres al extranjero.

Investigaciones posteriores sobre esta práctica revelaron redes de tráfico a nivel nacional que incluían abogados, trabajadores sociales, parteras, médicos e intermediarios que buscaban a mujeres embarazadas vulnerables, a menudo de comunidades indígenas. Un juez chileno que investiga estas adopciones estimó que el número de casos ilegales o irregulares podría llegar a los 20.000; Nos Buscamos cree que el total en realidad podría estar más cerca de 50.000.

Hace unos años, el gobierno chileno lanzó una iniciativa para tomar muestras de ADN de las familias que intentaban rastrear a sus hijos, pero la desechó rápidamente cuando llegó el Covid-19. Nos Buscamos y otra organización sin fines de lucro llamada Hijos y Madres del Silencio son las únicas organizaciones en Chile que realizan búsquedas activas para encontrar coincidencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *