Chile, cómo defender el archipiélago de Humboldt

Chile, cómo defender el archipiélago de Humboldt. Uno de los ecosistemas con mayor biodiversidad del mundo está en Chile, en el archipiélago de Humboldt  con 80% de los pingüinos de tal variedad.

Chile archipiélago Humboldt

La Higuera es una región que pertenece al archipiélago de Humboldt en Chile, donde reside alrededor del 80% de los pingüinos de Humboldt del mundo. Antes de que se pavimentara el camino calcáreo del desierto hacia La Higuera, investigadores científicos y estudiantes ya realizaban caminatas para documentar la biodiversidad de la zona en 2008.

Los productores de carbón también estaban mirando el oasis en el desierto. La Higuera se encuentra en la “Zona 4” de Chile, una franja del país destinada a la minería desde la década de 1960.

Durante los siguientes 15 años, se alinearían otros desarrolladores, en particular la empresa minera Andes Iron, que presentó su plan de 2.500 millones de dólares, el proyecto minero del puerto Dominga, en 2013.

Un grupo de nueve pescadores y lugareños que viven en La Higuera, a los que se unirían Rheinen y sus colegas, incluidos expertos legales y políticos de Oceana, se propusieron proteger el archipiélago de Humboldt, convirtiendo las amenazas que enfrentan sus pueblos costeros en una conversación que se escucha en todo Chile: “¡No A Dominga!”

Cuando Gabriel Molina, de 48 años, comenzó a ser pionero en el esfuerzo por proteger el archipiélago de Humboldt, no tenía tantas canas.

Vallenar

Molina creció en Vallenar, una ciudad en la región de Atacama en Chile, al norte del archipiélago de Humboldt. A Molina, un excelente nadador a los cuatro años, le encantaba bucear para experimentar la maravilla de nadar entre peces y socializar con mantarrayas y delfines. Y sintió una profunda conexión con el agua misma.

Los lugareños no son los únicos que sienten cierta magia en estas aguas. Los científicos descubrieron que el archipiélago de Humboldt es el sitio de un «afloramiento», donde las corrientes oceánicas empujan agua fría y rica en nutrientes desde las profundidades del océano hacia la superficie.

La Corriente de Humboldt, como se la llama, anima uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Las frías aguas hacen posible que los pingüinos de Humboldt vivan en el ecuador durante todo el año. Las abundantes fuentes de alimento atraen a los delfines mulares y a las ballenas azules cerca de la costa. Los científicos y fotógrafos de Oceana documentaron el fenómeno de cerca, recopilando evidencia a través de cuatro expediciones para proteger la abundante vida marina del Archipiélago.

Pingüinos

Los investigadores han argumentado que el archipiélago necesita una mayor protección, especialmente teniendo en cuenta que los pingüinos de Humboldt tienden a viajar, alimentándose hasta a 90 kilómetros de distancia de su colonia. Los pingüinos también son sensibles a la presencia humana: los científicos descubrieron que incluso el paso de una persona a distancia acelera significativamente su frecuencia cardíaca.

La contaminación industrial amenaza con convertir esta famosa fuente de biodiversidad en la llamada zona de sacrificio. El proyecto Dominga prometía minas en expansión que excavarían el desierto, una planta desalinizadora que podría filtrar salmuera tóxica a aguas cercanas a la costa y un puerto comercial que impulsaría la actividad de barcos industriales. Una vez que llega un proyecto minero, le siguen otros, dice la Dra. Liesbeth van der Meer, vicepresidenta senior de Oceana para Chile. “Y no sólo se sacrifica el lugar”, dice, “sino también la gente”.

A medida que surgieron estas amenazas, la gente de Punta de Choros y otros pueblos de La Higuera comenzaron a organizarse. Rechazaron con éxito la primera propuesta minera de carbón en 2010. Nueve de ellos, entre ellos Molina, el también pescador Rodrigo Flores y la empresaria turística Rosa Rojas, fundaron el Movimiento en Defensa del Medio Ambiente (MODEMA). Su objetivo: crear un área marina protegida (AMP) para proteger definitivamente su hogar de futuras amenazas.

La iniciativa para proteger el Archipiélago “no vino de fuera, sino de los pescadores y de quienes se dedican al turismo, a los campings, a los centros de buceo, a los restaurantes”, subraya Tamara Gaymer, actual presidenta de MODEMA. “Todas las personas que viven aquí se dieron cuenta de que era muy importante proteger esta zona, porque de ello dependen sus trabajos”.

One Reply to “Chile, cómo defender el archipiélago de Humboldt”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *