Chile, comunidad mapuche contra las hidroeléctricas

Chile, comunidad mapuche contra las hidroeléctricas. Grupo indígena mapuche más grande de Chile teme perder sitios sagrados y tradiciones a causa de las plantas hidroeléctricas.

Chile mapuche hidroeléctricas

La niebla surgió repentinamente del río Truful Truful mientras fluía debajo del volcán Llaima cubierto de nieve, y Victor Curin sonrió ante el rocío de agua salpicado de sol.

Curin, líder de una de las comunidades indígenas a orillas del río en los Andes chilenos, lo tomó como una señal de que el ngen de la cascada, su dueño y espíritu protector, aprobó su visita y oración esa mañana de mediados de julio.

«La naturaleza siempre te dice algo, siempre responde», dijo Curin, un guardaparques en el Parque Nacional Conguillio, en la cabecera del río.

“El ser humano se siente superior al espacio al que va, pero para nosotros los mapuche, yo pertenezco a la tierra, la tierra no me pertenece”.

En la cosmovisión de los Mapuche, el grupo indígena más grande de Chile y más del 10 por ciento de su población, un río prístino es el hogar de una fuerza espiritual para reverenciar, no un recurso natural para explotar.

Eso ha llevado a muchos mapuche en el sur de Chile, rico en agua, a luchar contra las plantas hidroeléctricas y otros proyectos que ven como una profanación de la naturaleza y que privan a las comunidades indígenas de las energías esenciales que evitan que se enfermen.

«Al ser parte de la naturaleza, no podemos destruir una parte de nosotros mismos», dijo Lientur Ayenao, un machi o sanador y guía espiritual que extrae agua del Truful Truful para sus ceremonias.

Batalla violenta

Unos 321 kilómetros al sur, otra machi, Millaray Huichalaf, ha liderado una batalla a veces violenta contra las plantas hidroeléctricas en el río Pilmaiquen, que fluye a través de ondulados pastos desde un lago al pie de los Andes.

Después de su resistencia y consultas culturales con las comunidades indígenas, una empresa de energía congeló los planes para una planta junto a un sitio sagrado junto al río y dijo que devolvería la propiedad de la tierra a los mapuche.

Pero la construcción continuó en otra planta, por lo que la lucha no había terminado, al igual que en Truful Truful, donde se estaba revisando una planta propuesta.

«Al mismo tiempo que luchamos por el río, estamos en proceso de recuperación territorial y reconstrucción espiritual», dijo Huichalaf, mientras una tormenta golpeaba su cabaña de madera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.