img#wpstats{display:none}

Chile, crisis del agua lleva 13 años y contando

Chile, crisis del agua lleva 13 años y contando. Uno de los países más vulnerables ante el empeoramiento del calentamiento global es Chile, evidente por la crisis de agua histórica.

Chile crisis agua

Cada año, durante más de una década, las precipitaciones en Chile han estado por debajo del promedio en las zonas centrales del país. Las altas temperaturas récord y las olas de calor más frecuentes han exacerbado aún más la situación, lo que ha llevado a lo que los expertos llaman una megasequía.

Pero la crisis del agua en Chile no es nada nuevo. De hecho, comenzó hace más de una década y los científicos atribuyen alrededor del 25 % de su gravedad al cambio climático inducido por el hombre.

A finales de 2021, que pasó a la historia por ser el cuarto año más seco registrado, más de la mitad de los 19 millones de habitantes de Chile vivían en zonas que sufrían “grave escasez de agua”.

La sequía récord del país ha entrado oficialmente en su decimotercer año y la citación solo empeora. En abril de 2022, el gobierno anunció un plan de racionamiento de agua sin precedentes para la capital Santiago, hogar de casi 6 millones de personas. Los expertos predicen que la disponibilidad de agua en la ciudad caerá un 40% para 2070.

A unos 50 kilómetros al sur de la capital se encontraba alguna vez la Laguna de Aculeo. El lago solía ser uno de los principales destinos turísticos del país y una fuente muy importante de servicios ambientales, sociales y económicos para las comunidades locales, hasta que se secó por completo en 2018 como resultado del cambio climático, la venta de derechos de agua, así como como crecimiento demográfico.

Mientras tanto, las comunidades rurales en las áreas central y norte de Chile dependen de las entregas de camiones cisterna de emergencia como su única forma de acceder al agua potable.

Reducción

La disponibilidad de agua en Chile se ha reducido entre un 10 % y un 37 % en los últimos 30 años, y se estima que seguirá cayendo en picado en las próximas décadas a medida que empeoren los efectos del cambio climático, y se espera que la disponibilidad en el norte y el centro de Chile se reduzca a la mitad para 2060.

  • Cambio Climático

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), de todos los países sudamericanos, Chile experimentó, con mucho, el peor aumento en la severidad de la sequía entre 2010 y 2019.

Los expertos dicen que el cambio climático inducido por el hombre es el culpable de al menos el 25% de la severidad de la sequía. En la última década, el ya árido país ha experimentado un importante aumento de las temperaturas así como una drástica reducción de las precipitaciones. En la capital, las precipitaciones cayeron significativamente en los últimos años. Según el Servicio Meteorológico de Chile, en el primer semestre de 2021, Santiago experimentó solo 88 milímetros de lluvia, una drástica disminución de los 180 mm del año anterior y una cantidad promedio de 252 mm.

El aumento de las temperaturas también ha provocado el retroceso de los glaciares. Los glaciares andinos, cuyo agua derretida alimentó ríos y lagos debajo y proporcionó recursos vitales para las comunidades en y alrededor de la cordillera durante cientos de años, se han reducido en un 98% este siglo. Esta pérdida masiva de hielo representa una amenaza para el suministro de agua y la agricultura en Chile y la vecina Bolivia, pero inevitablemente también tiene repercusiones globales.

13 años de sequía implacable han transformado por completo al país, secando embalses que hasta hace unas décadas eran la principal fuente de agua del país. los

  • Privatización del agua

Pero el cambio climático no es el único factor culpable de la escasez de agua en el país. Chile tiene uno de los sistemas de asignación de agua más privatizados del mundo y su constitución dice específicamente que los derechos de agua se tratan como propiedad privada.

La privatización del agua en Chile comenzó en 1981 bajo el General Pinochet, quien redujo significativamente la supervisión estatal mientras fortalecía los derechos de agua privados y adoptaba un sistema de asignación basado en el mercado. Incluso después de la caída política de Pinochet en 1990, el sistema permanece intacto. En 1998, el país aprobó una ley que permite a las empresas internacionales adquirir las empresas de servicios públicos de agua de la nación, favoreciendo la monopolización del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© Copyright News of the World