Chile, cuál es el cambio que busca el país todavía no cubierto

Chile, cuál es el cambio que busca el país todavía no cubierto. Andrés Velasco reflexiona sobre el verdadero cambio que reclama Chile a propósito del rechazo al cambio de Constitución en el país.

Chile cambio país

Por Andrés Velasco

A finales de 2019, más de un millón de chilenos salieron a las calles en protesta pacífica mientras una minoría violenta incendiaba comercios y estaciones de metro. La sabiduría convencional sostenía que los disturbios se debían a los altos precios, los bajos salarios y la creciente desigualdad de ingresos.

Para muchos, esa interpretación se confirmó en diciembre pasado cuando un candidato de extrema izquierda de 35 años, Gabriel Boric, ganó la presidencia por un margen saludable, reemplazando al conservador Sebastián Piñera.

Pero la historia de la agitación política de Chile en los últimos años es mucho más compleja, como se reveló a principios de este mes cuando una abrumadora mayoría de chilenos votó a favor de rechazar una nueva constitución redactada por una asamblea constitucional de tendencia izquierdista y respaldada por Boric.

La constitución actual de Chile fue redactada en 1980, durante la dictadura del general Augusto Pinochet. A pesar de que ha sido enmendado más de 70 veces desde entonces, sigue siendo impopular: en 2020, casi el 80 por ciento de los votantes votaron a favor de reescribirlo.

La nueva carta, que supuestamente aseguraría la igualdad de género, garantizaría los derechos de los pueblos indígenas, fortalecería la protección ambiental y abordaría la desigualdad de ingresos, fue defendida por celebridades de Hollywood y por un grupo de intelectuales que incluía a los economistas Thomas Piketty y Mariana Mazzucato, quienes la aplaudieron en una carta abierta como un “producto visionario” que “establecería un nuevo estándar global”.

Rechazo

Los chilenos no estuvieron de acuerdo: el 86 por ciento de los votantes elegibles se presentaron y, por un margen de casi dos a uno, rechazaron la visión de la convención de un nuevo Chile. El “no” prevaleció en cada una de las 16 regiones de Chile y en 338 de los 346 municipios del país.

Fue un golpe demoledor para Boric, que había unido el éxito de su gobierno al de la constitución propuesta. Inmediatamente después de la votación, su índice de aprobación cayó al 33 por ciento, una cifra insignificante para una administración que asumió el cargo hace apenas seis meses.

Los disturbios de 2019 fueron provocados en parte por un aumento de 30 pesos en las tarifas de los autobuses. Los manifestantes corearon: “No son 30 pesos, son 30 años”, en alusión a las tres décadas durante las cuales gobiernos mayoritariamente de centroizquierda mantuvieron al país en un curso de reformas graduales. Los observadores locales e internacionales tomaron eso como un rechazo total de los ciudadanos al experimento chileno con el capitalismo democrático. Pero como demuestra el resultado del referéndum, esa interpretación era incorrecta.

Establishment

Los jóvenes estaban enojados por lo que veían como una escasez de oportunidades económicas, y muchos sintieron que el establisment político chileno se había cerrado y osificado. Los problemas sociales y culturales también estaban en juego: los adultos jóvenes de familias de clase trabajadora ahora llegaban a la universidad pero enfrentaban discriminación y techos de cristal en el mercado laboral. Pero en última instancia, los chilenos querían arreglar el capitalismo, no derrocarlo.

La constitución propuesta era potencialmente desastrosa y los votantes tenían razón al rechazarla. Este resultado es una buena noticia para Chile e incluso podría ser una buena noticia para el gobierno de Boric, si el presidente llega a aceptar un mensaje clave que estaban enviando los votantes: quieren una nueva constitución, pero no quieren repetir los errores del proceso fallido. que produjo el que él respaldó.

Chile, como gran parte de América Latina, es de hecho muy desigual. En 2020, su coeficiente de Gini, la medida de disparidad de ingresos preferida por los economistas, fue de 44,9 sobre 100, más alto que el de la mayoría de los pares de ingresos medios altos del país.

Sin embargo, hasta la pandemia, el coeficiente de Gini de Chile había estado cayendo: según el Banco Mundial, era de 46,6 en 2017, 49,0 en 2009 y un sorprendente 57,2 cuando el país volvió a la democracia en 1990. Por lo tanto, la creciente desigualdad de ingresos no podía ser el motor del creciente descontento ciudadano en 2019.

Más capitalismo

Otra explicación plausible pero errónea es que las protestas comenzaron porque los chilenos estaban hartos de la intrusión de los mercados y la búsqueda de ganancias en todos los rincones de la vida cotidiana. Las encuestas mostraron un descontento generalizado con las empresas privadas que brindan servicios públicos que van desde agua, electricidad y carreteras de peaje hasta seguros de salud y administración de fondos de pensiones.

Sin embargo, esas mismas encuestas también mostraron enojo por la calidad de los servicios proporcionados por el estado, ya sea en hospitales o centros de acogida. Más de la mitad de los padres han elegido durante mucho tiempo enviar a sus hijos a escuelas privadas financiadas con cupones, incluso cuando se trata de pagar una tarifa. Nada de esto sugiere una nación con una aversión integrada a los mercados.

Entonces, ¿por qué tantos chilenos salieron a las calles en octubre de 2019?

Las tendencias en educación proporcionan parte de la respuesta. Hace una generación, pocos niños de clase trabajadora asistían a la universidad. Hoy, siete de cada 10 estudiantes de educación superior provienen de familias en las que nadie había ido antes a la universidad. Esta es una gran noticia, pero con ella viene un corolario inesperado.

La creciente oferta de profesionales ha reducido sus salarios relativos, lo que hace más equitativa la distribución del ingreso pero frustra las esperanzas de quienes creían que un título universitario garantizaría un estilo de vida confortable. Agregue a eso una montaña de deuda estudiantil y la discriminación que sufren los recién graduados en una sociedad donde las ofertas de trabajo a menudo dependen de tener el apellido o las conexiones «correctas».

Pensiones

Las pensiones fueron otro motivo de enfado. El sistema privatizado de cuentas individuales de Chile recibe elogios en Wall Street, pero ha proporcionado ingresos de jubilación frustrantemente bajos a la generación del baby boom del país. Durante la última década, fueron comunes las manifestaciones callejeras que pedían un cambio en el sistema.

Pero como mostró una encuesta tras otra, lo último que quieren los chilenos es que el gobierno les quite sus ahorros y los use para financiar un sistema estatal que, dado el rápido envejecimiento de la población de Chile, también pagaría pensiones bajas una vez que se cumplieran los requisitos iniciales. se acabaron los fondos. De hecho, la petición más popular a la convención constitucional, que reunió más de 100.000 firmas, exigió que la nueva carta prohíba cualquier confiscación de ahorros privados para la jubilación.

Como Carlos Peña, filósofo político y el columnista más influyente de Chile, dijo a El País el año pasado: “No es cierto que los chilenos quieran cambiar radicalmente de rumbo y empezar de nuevo”.

La mayoría de los manifestantes tocaban la puerta de la democracia chilena para que se les permitiera entrar, no para derribar todo el edificio. Los 78 hombres y 77 mujeres elegidos en mayo de 2021 para redactar la nueva constitución nunca lo entendieron. Es por eso que escribieron el tipo de texto equivocado, de la manera equivocada.

Proceso constituyente

El proceso constituyente engendró mucha esperanza, y los miembros de la convención constituyente —jóvenes, social y étnicamente diversos, con pocas conexiones con el establecimiento político tradicional del país— inicialmente parecían encarnar esa esperanza. Pero lo cierto es que la convención nunca fue muy representativa del electorado chileno. Porque las elecciones de mayo se realizaron mientras la pandemia todavía estaba furiosa, los votantes mayores se quedaron en casa y los votantes más jóvenes tenían una influencia descomunal.

El sistema electoral utilizado para elegir a los delegados dio a los independientes una ventaja sobre los candidatos de los partidos. También creó 17 escaños reservados para miembros de minorías indígenas, cifra que no era proporcional al número real de votos emitidos para ocupar esos escaños. El resultado general fue un cuerpo que estaba muy a la izquierda del Congreso Nacional de Chile, elegido solo unos meses después.

El comportamiento de muchos delegados osciló entre lo inesperado y lo vergonzoso. En la ceremonia inaugural, un grupo de ellos abucheó a quienes cantaban el himno nacional, que consideraban un símbolo de opresión, para sorpresa de la mayoría de los chilenos.

A lo largo de la convención, se exhibió con frecuencia la bandera del pueblo mapuche, pero no el escudo nacional de Chile. Se reveló que el líder de la facción más radical de la convención, cuya historia de lucha personal contra el cáncer había conmovido a los votantes, nunca había padecido la enfermedad.

Cuando los miembros del Partido Socialista votaron en contra de las disposiciones ambientales que habrían detenido la inversión privada, los “convencionistas ecológicos” los persiguieron por los pasillos, llamándolos traidores. Como era de esperar, en junio, casi el 60 por ciento de los votantes decían a los encuestadores que tenían poca o ninguna confianza en la convención.

Confusión

La mayoría de los delegados constitucionales entendieron mal la naturaleza de sus trabajos. Una constitución es un conjunto de reglas para la conducción de la política, no un programa partidista para gobernar. Sin embargo, la convención produjo un documento de 162 páginas que detallaba la política en áreas que van desde la salud, la educación y la vivienda hasta la recolección de frutas, el manejo de las “semillas tradicionales” y el “patrimonio culinario y gastronómico” del país.

El gobierno iba a tener un papel importante en la mayoría, sino en todas, de estas áreas. En 1980, Pinochet y sus abogados cargaron a Chile con una constitución de derecha. En 2022, la convención intentó cargar a Chile con una constitución de izquierda. Diferentes personas, diferente década, mismo error.

Debido a que la mayoría de los delegados tenían poco interés en los arcanos del diseño institucional, la arquitectura política que produjeron fue el aspecto más deficiente del texto. El sistema electoral, las reglas de suma importancia para elegir a los miembros del Congreso, solo se mencionó una vez.

Los partidos políticos fueron mencionados apenas cuatro veces, tres de ellas para precisar quiénes no podían pertenecer a ellos. Se limitaría el poder de veto de la presidencia y se debilitaría severamente su derecho exclusivo de iniciar legislación que involucre gastos o impuestos (que ha dado a Chile el desempeño fiscal más sólido de América Latina). Para empeorar las cosas, la extrema izquierda de la convención trató de abolir el Senado, y cuando no obtuvo suficientes votos para lograrlo, recortó severamente sus poderes y lo rebautizó como Cámara de Regiones.

En tal sistema político, ineficaz y propenso a la parálisis, los derechos fundamentales contenidos en el texto habrían quedado —como tantas veces en la historia latinoamericana— en un catálogo de promesas incumplidas. Fue la receta perfecta para la frustración y desilusión de los votantes con la democracia.

Agenda

También hubo una desconexión fundamental entre la agenda de la mayoría de los delegados y las preocupaciones de los votantes de clase media. Centrados en fortalecer las protecciones ambientales, los congresistas garantizaron la “gestión comunitaria del hábitat” y establecieron organizaciones gubernamentales para garantizar “los derechos de la naturaleza”.

Pero en un país que es 90 por ciento urbano y sufre una escasez crónica de viviendas, no aclararon si los residentes podrían ser dueños de sus unidades construidas por el gobierno. Y, a pesar del feroz debate sobre las pensiones, el texto era confuso sobre si los ahorros para la vejez serían heredables.

A los padres de los millones de estudiantes chilenos que asisten a escuelas privadas financiadas con cupones les preocupaba que el nuevo sistema nacional de educación propuesto por el proyecto de constitución no siguiera financiando dichas escuelas. E innumerables agricultores que dependen del acceso al agua se indignaron al enterarse de que sus derechos de agua permanentes y negociables se convertirían en meras «autorizaciones» para usar el agua que podrían rescindirse y no podrían comercializarse. Como era de esperar, los padres de los distritos de clase media y los agricultores votaron en masa para votar «no» a la constitución propuesta.

Inseguridad

En cuestiones de delincuencia y seguridad, los delegados de extrema izquierda y los votantes de la corriente principal también estaban muy separados. A diferencia de algunos de sus vecinos, Chile no tiene tasas de homicidios altísimas, pero la delincuencia y la percepción de inseguridad van en aumento. No hay duda de que las fuerzas policiales fueron brutales y de mano dura en sus intentos de controlar los disturbios a fines de 2019.

Pero los votantes que buscaban una respuesta constructiva no la encontraron en el grafiti generalizado con el acrónimo en inglés ACAB («all cops are cabrones”) o en el emblema de los alborotadores, visible en camisetas y banderas: un perro negro llamado Matapacos.

La convención también pasó sus primeras semanas tratando de presionar al Congreso de Chile para que otorgara una amnistía general a las personas que no solo habían incendiado propiedades públicas y privadas en 2019, sino que en algunos casos también habían matado a las personas atrapadas en el interior.

Las víctimas de la violencia en Chile, a menudo pobres y vulnerables, no quedaron impresionadas. En los municipios cuyos hogares se encuentran en el quinto inferior de la escala de ingresos de Chile, el 75 por ciento de los votantes rechazó la constitución propuesta. En los municipios con hogares en el quinto superior, la cifra comparable fue solo del 60 por ciento.

Derechos indígenas

La constitución propuesta habría consagrado los derechos indígenas, un motivo de celebración. Pero, como siempre, el diablo estaba en los detalles. Desde la llegada de los europeos a mediados del siglo XVI a lo que hoy es Chile, la discriminación contra los indígenas ha sido endémica.

Cualquier nuevo acuerdo constitucional para Chile debería tener una fuerte declaración de derechos para las minorías étnicas, que representan el 12 por ciento de la población. El borrador de la convención podría haber logrado eso, pero la política de identidad se interpuso en el camino.

Los delegados se enfrentaron sobre si la etiqueta «plurinacional» o «multicultural» describe mejor a Chile, un debate que fue incomprensible para la gran mayoría de los ciudadanos. Cuando salió el texto final, la palabra “nación” se usó para referirse a Chile solo dos veces, y 41 veces para referirse a pueblos y grupos indígenas.

La propuesta también creó un número no especificado de “autonomías territoriales indígenas” dotadas de “autonomía política, administrativa y financiera”. Se suponía que esta constitución proporcionaría a Chile un estado más musculoso, pero era difícil creer que con el país dividido en muchas unidades diminutas, cada una tendría la capacidad y los recursos para brindar los servicios públicos mejorados que los ciudadanos clamaban.

En la Araucanía, la casa solariega del pueblo mapuche, casi tres de cada cuatro votantes se pronunciaron en contra del texto propuesto. En muchos pueblos con grandes poblaciones indígenas en todo el sur de Chile, el 80 por ciento o más lo rechazó. No fue el resultado que esperaban las celebridades de Hollywood o los intelectuales progresistas en el extranjero.

Churchill

Parafraseando a Winston Churchill, este no es el principio del fin de una nueva constitución chilena, sino solo el final del principio. Los partidos en el Congreso ahora están negociando febrilmente hacia dónde irá el proceso a partir de aquí. Lo que está claro es que Chile sí tendrá una nueva constitución. Todos los partidos excepto los republicanos de extrema derecha están de acuerdo en esto por una sencilla razón: los votantes quieren un nuevo texto. Una encuesta publicada tres días después del referéndum mostró que apenas el nueve por ciento de los chilenos desea apegarse a la carta magna actual.

Un nuevo texto incluirá protección para grupos tradicionalmente marginados. Chile legalizó el matrimonio homosexual hace un año y ningún político está haciendo campaña para cambiar eso. Varios gabinetes y, ahora, la asamblea de la convención han sido mitad hombres y mitad mujeres; es una apuesta segura que cualquier sistema electoral futuro replicará ese logro. La igualdad de derechos para los pueblos indígenas también será parte de cualquier constitución futura. No se requería ratificar el texto propuesto de la convención para preservar estos logros.

Es probable que surja una nueva convención, pero bajo reglas muy diferentes. Los políticos de todas las tendencias ahora son reacios a emplear un sistema electoral para elegir delegados que favorezca a los independientes, como lo hizo Chile hace dos años, por temor a dar lugar a una convención llena de activistas de un solo tema incapaces de negociar. Los partidos políticos pueden estar pasados ​​de moda, pero son necesarios para lograr acuerdos de amplia base. Hacer valer los derechos fundamentales y, por lo tanto, subrayar los valores que una sociedad aprecia, es una función crucial de las constituciones.

Pero si jurar garantizar una docena de derechos es una buena idea, de eso no se sigue que jurar garantizar 240 de ellos sea 20 veces mejor. Las declaraciones de llamada son importantes, pero más importante aún es el diseño minucioso de las reglas del juego político para que los derechos sean efectivamente garantizados. Los países que buscan impulsar el cambio redactando nuevas constituciones harían bien en prestar atención a esa lección.

Boric

La aplastante votación en contra del borrador propuesto fue un golpe y una oportunidad para el presidente Boric. Le dio la excusa perfecta para reorganizar su gabinete, nombrando a dos políticos experimentados de centro-izquierda en puestos ministeriales clave. Desde que se quedó corto en la primera ronda de las elecciones presidenciales a fines de 2021 y se desplazó hacia el centro, Boric ha mostrado los instintos políticos de un socialdemócrata.

El problema es que los socios principales de su coalición —el Partido Comunista y su propio Frente Amplio— no comparten esos instintos, mientras que los socios menores —el Partido Socialista y una variedad de otros grupos moderados de izquierda— sí lo hacen. Es demasiado pronto para concluir que Boric se despojará de los elementos más radicales de su administración y se moverá decisivamente hacia el medio. Pero cuando se trata de escribir una nueva constitución,

Los muy difamados políticos de Chile mostraron visión y talento en noviembre de 2019 cuando encontraron una salida a los violentos disturbios callejeros: canalizar la energía lejos del lanzamiento de piedras y el incendio de trenes y hacia el debate constitucional fue un acto de ingenio político. El primer intento de escribir una nueva constitución fracasó, pero, en un segundo intento, los chilenos lo harán bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *