Chile devuelve cóndores rescatados a la cordillera

Chile devuelve cóndores rescatados a la cordillera. Dos cóndores en Chile, Pumalín y Liquine fueron rehabilitados durante 14 meses tras ser encontrados al borde de la muerte en la cordillera.

Chile cóndores cordillera

Pumalín y Liquine, dos cóndores juveniles rescatados de una muerte segura, han sido devueltos a la naturaleza en un impulso muy necesario para una especie en extinción emblemática de los Andes en Chile.

Tras 14 meses de rehabilitación, la pareja de carroñeros fue liberada la semana pasada en el Parque Nacional Patagónico, en el extremo sur de Chile, donde cada individuo cuenta para una especie catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como «vulnerable» a la extinción.

Desde una gran jaula encaramada en el borde de un acantilado con vista al valle patagónico, la pareja extendió sus enormes alas, se acercó a la cornisa y dio el salto de la libertad, alejándose graciosamente.

«Hoy hemos sido testigos de un hito», dijo Christian Saucedo, de la Fundación Rewilding Chile. «Es un proceso muy complejo pero significa devolver a animales que de otro modo estarían condenadas a vivir en cautiverio», dijo.

Según la UICN, el cóndor andino, un tipo de buitre carroñero, es una especie en declive, con menos de 7000 en estado salvaje.

Proyecto Manku

Dominic Duran, director ejecutivo del Proyecto Manku para la conservación del cóndor, dijo que «la mayor amenaza son los cebos tóxicos colocados por humanos para envenenar pumas o perros salvajes que comen su ganado».

Cuando los cóndores se alimentan de estos cadáveres, hasta 30 a la vez, se envenenan a su vez.

Los primeros en comer, agregó, suelen ser los machos y hembras reproductores, y «cuando los cóndores mueren con cebos tóxicos, todos los individuos reproductivos en la parte superior de la cadena mueren».

Otras amenazas son la caza por parte de los humanos, la intoxicación por vertederos mal administrados y la disminución del número de animales salvajes que componen su dieta.

La fundación que rescató a Pumalín y Liquine es un legado del filántropo estadounidense Douglas Tompkins, quien en 1990 donó 8.000 kilómetros cuadrados de tierra a Chile y Argentina para su conservación.

El Parque Nacional Patagonia que ahora se encuentra allí alberga aproximadamente el 70 por ciento de los cóndores andinos de Chile, la población más grande de América del Sur.

Pumalin, un macho, fue encontrado hace más de un año incapaz de volar después de quedar atrapado en una fuerte tormenta, y Liquine, una hembra, fue rescatada luchando por sobrevivir en la naturaleza después de un intento anterior de rehabilitarla.

Ahora volverán a «aprender los códigos de la sociedad del cóndor», dijo Saucedo.

El progreso de la pareja será monitoreado con transmisores de radio implantados en sus alas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *