Chile, el país con presidente millennial y nuevo modo de izquierda

Chile, el país con presidente millennial y nuevo modo de izquierda. Para la revista Time, Gabriel Boric es «el presidente millennial de Chile es un nuevo tipo de líder de izquierda».

Chile presidente millennial

Por Ciara Nugent

Gabriel Boric se sube a la parte trasera del gigantesco todoterreno negro que espera fuera de su casa. Es una fría mañana de mediados de agosto —invierno en Santiago— y el presidente chileno está envuelto en un abrigo gris un poco largo que lo hace parecer aún más joven que sus 36 años.

A medida que el automóvil avanza por las calles de la ciudad, con las ventanillas bajadas, los peatones lo ven camino al trabajo y sueltan gritos o un afectuoso “¡Presi!”. Boric se ríe y saluda con la mano, pero luego inclina la cabeza para mirar nerviosamente las portadas de los periódicos de Chile.

Hay mucho por lo que estar nervioso. Desde que asumió el cargo en marzo, el líder más joven de la historia de Chile ha estado guiando a su país a través de un momento de incertidumbre histórica. Durante décadas, Chile fue promocionado como la historia de éxito económico de América Latina, con un modelo de gobierno pequeño y favorable a los negocios que genera riqueza relativa y estabilidad política para sus 19 millones de habitantes.

Esa narrativa, sin embargo, ocultó una ira latente durante mucho tiempo entre muchos chilenos comunes que, con poco apoyo del gobierno y costosos servicios privados, luchan para llegar a fin de mes. En 2019, estalló la ira: un pequeño aumento en la tarifa del metro desencadenó protestas masivas y desordenadas de meses de duración por la desigualdad.

Entonces los políticos acordaron reemplazar la constitución de Chile, un documento de la era de la dictadura que sustenta su sistema económico impulsado por el mercado.

Boric post convulsión

Boric, el líder más izquierdista de Chile en medio siglo, debe su presidencia a esa convulsión. Fue elegido en diciembre de 2021, prometiendo liderar la transición de Chile hacia el país más justo que reclaman los manifestantes.

Cinco meses después de su mandato, es el momento crucial: en un referéndum el 4 de septiembre, los chilenos votarán si aprueban una nueva constitución que ofrece amplias reformas progresistas, desde un nuevo sistema de salud hasta controles más estrictos en la industria minera.

Los partidarios, incluido Boric, dicen que haría de Chile un país más democrático y garantizaría la igualdad para los grupos marginados; los opositores dicen que destruiría la economía.

Y así, el presidente millennial se encuentra guiando a su país a través de una especie de crisis de la mediana edad. “Es mucha responsabilidad, sin duda”, dice Boric después de llegar a su luminosa y desordenada oficina en La Moneda, el palacio presidencial de Chile. “Pero me despierto todas las mañanas emocionado de seguir trabajando en esto”.

Izquierda innovadora

El ascenso de Boric es parte de un giro regional hacia la izquierda. Después de una década de dominación de la derecha, los izquierdistas ganaron recientemente el poder en cinco de las seis economías más grandes de América Latina, muchas de ellas en plataformas para luchar contra la desigualdad. El más grande, Brasil, puede unirse a ellos después de las elecciones de octubre.

Pero Boric también es algo nuevo. Una generación anterior de izquierdistas latinoamericanos, incluidos muchos que aún están activos en la actualidad, a menudo han hecho sacrificios preocupantes, sin tener en cuenta el medio ambiente, la democracia o los derechos humanos, en busca de una sociedad socialista.

Boric dice que esos temas son una parte central de su ideología progresista. Y aunque se hizo famoso en Chile cuando tenía 20 años como un líder estudiantil radical de pelo despeinado, el Boric de hoy no es un agitador, incluso si algunos quieren que lo sea.

“Creo que como sociedad deberíamos aspirar a formas de organización que vayan más allá del capitalismo, pero no es como si yo pudiera decir, ‘el capitalismo termina hoy’”, dice Boric, golpeando la mesa con los nudillos, en una breve imitación de más figuras militantes.

En persona, Boric es cálido y se ríe rápidamente, pero no está relajado. Hay una intensidad zumbando debajo de la superficie. En el transcurso de varias horas con TIME en La Moneda, a veces lleva papel y bolígrafo para tomar notas, escuchando con el ceño fruncido. Cuando escucha críticas, arruga la cara como si masticara un problema matemático difícil. A veces está de acuerdo.

“Tienes que seguir dudando de ti mismo, y escuchando a los demás, o te olvidarás de por qué estás aquí”, dice, en una catarata rápida de español chileno. “A veces eso significa ir un poco más despacio. Siempre digo: vamos despacio porque vamos lejos”.

Plebiscito

Hasta qué punto depende de la votación del 4 de septiembre. Algunos chilenos tienen una sensación cada vez mayor de que Boric está dejando que su país se descarrile: la inflación está en su punto más alto en 28 años, el valor del peso en su punto más bajo y los delitos violentos están aumentando. El índice de aprobación de Boric es del 38% y las encuestas ahora sugieren que la mayoría de los votantes planean rechazar la nueva constitución , un duro golpe para su agenda. Pase lo que pase, el mundo está mirando al joven presidente.

“Si Boric tiene éxito, creo que tendrá una tremenda influencia más allá de las fronteras de Chile”, dice Brian Winter , editor en jefe de Americas Quarterly. “Mostrará que es posible un nuevo tipo de líder de izquierda”.

Boric creció en Punta Arenas, una ciudad de aproximadamente 116.000 habitantes en el remoto sur de la Patagonia, donde el viento sopla con tanta fuerza que las calles tienen barandas para evitar que la gente se caiga. Boric, el mayor de tres hijos, era más estudioso que sus hermanos, y de niño pasaba horas leyendo novelas que su padre, un ingeniero chileno de ascendencia croata, traía a casa de los viajes de trabajo, de ahí la pronunciación Bor-itch. Las historias de aventuras eran sus favoritas: cuentos de piratas encantadores y niños que luchaban contra monstruos.

Pero cuando tenía 12 años se encontró con una historia fantástica que no tenía sentido para él. Era 1998 y Augusto Pinochet, el dictador que gobernó Chile durante 17 años, acababa de ser detenido en Londres. Boric vio a un grupo de mujeres protestando en las noticias: decían que Pinochet había hecho desaparecer a sus familiares. ¿Cómo podía hacer desaparecer a alguien, se preguntó Boric, si no era un mago?

Cambió novelas por libros de historia para encontrar la respuesta: en 1973, las fuerzas armadas de Chile, dirigidas por Pinochet, derrocaron violentamente al presidente marxista democráticamente elegido del país, Salvador Allende, e instalaron un régimen de derecha en su lugar. Pinochet recibió la ayuda de la Administración Nixon, que se propuso detener la propagación de la ideología de izquierda durante la Guerra Fría. Cuando terminó la dictadura de Chile en 1990, había torturado y encarcelado a casi 30.000 opositores y ejecutado a 2.279. Nunca se encontrarían otras 1.162 víctimas.

Aprender sobre Pinochet despertó el interés político de Boric en su adolescencia. Pronto descubrió otras formas en las que el oscuro pasado de Chile aún se cernía sobre su presente. Pinochet, con la ayuda de un grupo de economistas estadounidenses de derecha, había convertido a su país en un laboratorio para el neoliberalismo, una filosofía que ve el capitalismo de libre mercado como la solución a todos los problemas de la sociedad. (Décadas más tarde, durante su campaña electoral, Boric prometió que “si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”). Pinochet redujo el papel del Estado chileno, favoreciendo a la empresa privada en la provisión de educación, salud, pensiones e incluso agua.

Capitalismo próspero

Desde entonces, el sistema chileno ha sacado a millones de la pobreza. De 2000 a 2017, la proporción de chilenos que viven con menos de $5,50 al día cayó del 30 % al 6,4 %, según el Banco Mundial . “Eso fue importante. Pero al mismo tiempo estábamos construyendo una sociedad realmente desigual”, dice Boric. El costo de vida se ha disparado y los servicios existen en un sistema de dos niveles, donde solo aquellos con dinero pueden acceder a la calidad.

Por ejemplo, 6 de cada 10 estudiantes chilenos pagan para asistir a la escuela secundaria; Boric y sus hermanos estaban entre ellos. “Cuando conocí la historia entendí que los privilegios que uno tiene en una sociedad tan desigual como la chilena se sustentan en que los demás no los tienen. Me hizo enojar mucho”.

Expresó su enojo como lo hacen muchos adolescentes: vestía pantalones sucios y una camisa de leñador, y se dejó crecer “el poco vello facial que pude”, dice. Se metió en la música punk y rock: Pearl Jam, Metallica, Tool, Los Prisioneros de Chile y Charly García de Argentina. (Todavía escucha música «casi constantemente» y dice que el rock domina sus listas de reproducción, a pesar de la reputación que ganó como «Swiftie» cuando tuiteó su apoyo a Taylor Swift, después de conocer a su base de fans chilenos) Durante las comidas, Boric debatía sobre política con su padre centrista y compartía poemas «mediocres» que había escrito.

Boric también encontró formas de actuar según sus sentimientos. En 2000, a los 14 años, ayudó a relanzar el sindicato de estudiantes de secundaria de Punta Arenas, en un momento en que Chile vivía una revitalización del movimiento estudiantil. Una fuerza política que alguna vez fue potente , había sido reprimida por Pinochet antes de desaparecer en la década de 1990 en un período de relativa apatía política. La generación de Boric lo trajo de vuelta rugiendo. A los 20 años, mientras estudiaba derecho en la Universidad de Chile en Santiago, se sumó a meses de marchas y tomas de edificios por parte de escolares y universitarios, exigiendo un sistema educativo más justo.

Estudiantina

Boric se hizo famoso en 2011, cuando tenía 25 años. Ese año, durante otra movilización masiva de cientos de miles de estudiantes, fue elegido líder de la federación nacional de sindicatos estudiantiles de Chile. Después de su victoria, un emocionado Boric dijo a los periodistas que los jóvenes estaban cansados ​​​​del «gobierno y la clase política, que quieren comercializar todos los aspectos de nuestras vidas». Se avecinaba un movimiento, dijo, “que transformaría no solo la educación, sino todo el país”.

Ese movimiento tuvo algunas victorias en los años siguientes. En 2013, cuatro figuras destacadas del movimiento estudiantil, incluido Boric, ganaron escaños en el Congreso, que entonces estaba integrado por 158 legisladores. Pero el cambio fue frustrantemente lento, incluso bajo la presidencia de centroizquierda Michelle Bachelet.(2014 a 2018).

Eso se debe en parte a la rígida constitución de Chile, escrita bajo Pinochet en 1980. Aunque no respalda explícitamente el neoliberalismo, actúa como una especie de camisa de fuerza ideológica al hacer que muchos cambios legislativos dependan de la aprobación de un tribunal constitucional y una gran mayoría en el Congreso. Esos son difíciles de conseguir, gracias a un sistema electoral diseñado para producir puntos muertos. En 1979, el redactor de la constitución dijo que su objetivo era “restringir a quien sea que gobierne” para que “si nuestros adversarios llegan al poder, se verán obligados a tomar medidas no muy diferentes a las que nos gustaría”.

Durante mucho tiempo pareció que nada podía abrirse paso a través de ese estancamiento. Luego, de octubre a diciembre de 2019, aproximadamente 3 millones de chilenos, un 16% de la población , salieron a las calles , liderados por estudiantes y otros jóvenes. Las protestas fueron a veces violentas; Los centros de las ciudades fueron destrozados e incendiados, y la policía respondió brutalmente. Alrededor de 30 personas murieron y cientos fueron encarceladas por el gobierno del derechista presidente Sebastián Piñera. El período se conoce ahora como la explosión social.

Piñera

Boric, entonces en su segundo mandato como congresista, se unió a algunas de las protestas y compartió muchas de las preocupaciones de los organizadores. Pero ya no era el activista de sus 20 años. “No podíamos ser simplemente agitadores”, dice. “Teníamos que ofrecer una alternativa, algo para canalizar el conflicto en alguna dirección”.

Ese pensamiento llevó a Boric, en noviembre de 2019, a abanderar un acuerdo con Piñera y otros políticos para realizar un referéndum sobre si lanzar o no un proyecto para reemplazar la constitución de la era de Pinochet. Fue controvertido: los políticos de izquierda rechazaron en gran medida el acuerdo, temiendo que un proceso constitucional liderado por Piñera, un multimillonario de 72 años, estaría diseñado para evitar un cambio real y representar una traición a los manifestantes encarcelados.

En diciembre de 2019, un grupo de jóvenes manifestantes agredió a Boric y le vaciaron latas de cerveza sobre la cabeza mientras estaba sentado en la banca de un parque en Santiago. “Nos vendiste”, gritaron, se ve en un video del incidente, Boric permanece inmóvil. “Estaba reflexionando en ese momento”, recuerda. “Me estaban acusando de algo que no creía haber hecho. Y todavía no lo hago. Pero fue difícil, y no fue la única vez”.

Sin embargo, para muchos, la voluntad de Boric de trabajar con rivales políticos lo legitimó como un líder viable. Chile celebró ese primer referéndum en octubre de 2020, con el 78% de los votantes optando por reemplazar la constitución. Luego llegó el momento de reemplazar también a Piñera, en las elecciones presidenciales previstas para 2021.

En un resultado sorpresivo en julio de 2021, una coalición electoral de izquierda eligió a Boric como su candidato, en lugar de a un político del Partido Comunista que se había opuesto al acuerdo. En diciembre, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, Boric obtuvo el 56% de los votos , una ventaja de 12 puntos porcentuales sobre José Antonio Kast, un legislador de extrema derecha vinculado al régimen de Pinochet.

Stephania Escobar, una vendedora de artesanías en un mercado central de Santiago de unos 50 años, estuvo entre los que votaron por Boric. “Es una gran tarea colectiva que tenemos entre manos. Pero él es como un puente”, dice, “un puente hacia los cambios que queremos hacer”.

Estilo presidencial

Cuando se les pide que describan a su nuevo presidente, muchos chilenos que hablan con TIME usan la palabra cercano porque el estilo político de Boric es menos formal que el de la mayoría. Habla abiertamente, por ejemplo, sobre su lucha contra el trastorno obsesivo-compulsivo, que lo llevó a ingresar en una clínica psiquiátrica en 2018, y que aún se manifiesta en pequeños gestos que hace en eventos públicos. Habla con franqueza con TIME sobre el aumento de peso durante su campaña, lo que lo impulsó a comenzar a boxear por las mañanas antes del trabajo.

Boric también vive físicamente más cerca de los chilenos comunes. El país no tiene una residencia presidencial oficial, y los líderes anteriores, en su mayoría elegidos entre los 60 y los 70 años, han favorecido los barrios elegantes del norte de Santiago.

Después de su elección, Boric y su pareja Irina Karamanos, una activista feminista de 32 años con la que comenzó a salir en 2019, se mudaron a una casa modesta en Yungay, un barrio céntrico. Sus vecinos son familias y estudiantes que viven en edificios subdivididos y deteriorados, y los índices de criminalidad son altos.

El equipo del presidente se queja de que él insiste en caminar para comprar pan cerca, lo que provoca un pequeño dolor de cabeza de seguridad. Boric también ha intentado que su oficina sea más accesible. Reabrió una plaza pública en las afueras de La Moneda que anteriormente estaba acordonada, y habla con multitudes reunidas allí la mayoría de los días.

Parte de esto puede sentirse un poco artificial. Pero Tomás Boric, de 29 años, el hermano menor del presidente, dice que la imagen realista refleja lo que vio crecer. “La mayoría de la gente me hablaba como a un niño, pero Gabriel nunca lo hacía”, dice. “Él me escuchó. Me dio su tiempo. Él hace eso por todos”.

Momento histórico

Boric ahora se encuentra al frente de un audaz experimento social. Durante décadas, la gran brecha entre ricos y pobres de América Latina, una de las más grandes del mundo, ha atrofiado las economías y fomentado la disrupción: cambios rápidos de derecha a izquierda, guerras de guerrillas, hombres fuertes, golpes de estado y corrupción. En Chile, muchos esperan que la reescritura de la constitución pueda abordar la desigualdad de una manera democrática única, y tal vez sirva como ejemplo para otras naciones.

“Me siento tan afortunada de haber nacido en este momento”, dice Ericka Ñanco. Elegida al Congreso en noviembre a los 29 años para representar a la región sur de la Araucanía, es una de las integrantes más jóvenes de la coalición de Boric. “En otras épocas, los sueños de los jóvenes fueron aplastados. Ahora tenemos la oportunidad de cambiar las cosas”.

La nueva constitución fue redactada por una asamblea de 155 representantes, elegidos en una elección especial en mayo de 2021: 77 son mujeres y 17 son de las comunidades indígenas de Chile, proporcional a su participación del 13% de la población. Los defensores de la nueva constitución dicen que imagina un país mejor, uno que equilibre el desarrollo económico con los derechos de los trabajadores, la protección del medio ambiente y la igualdad de género.

Enfatiza particularmente los derechos de los grupos marginados, incluida la autonomía de los pueblos indígenas, que ni siquiera fueron reconocidos en la constitución de Pinochet, sobre sus propias culturas, tierras e instituciones. El documento exige cambios drásticos en las estructuras políticas de Chile, así como nuevos sistemas nacionales de salud y educación (se mantendrían los operadores privados, pero con más supervisión).

Temor reformista

Winter of Americas Quarterly dice que “la esperanza es que Chile pueda alcanzar el estatus de país desarrollado en los próximos 10 o 20 años”, si puede reducir la desigualdad, una de las principales barreras para el desarrollo. “Creo que eso está muy sobre la mesa. Pero el temor es que Chile pierda lo que lo convirtió en una historia de éxito imperfecto en los últimos 30 años”. Es decir, podría cambiar su economía estable impulsada por el mercado por el caos estancado y propenso a la inflación de su vecina Argentina , perjudicando tanto a los chilenos pobres como a los ricos.

Para Kenneth Bunker, un encuestador chileno, la nueva constitución tiene demasiados defectos para aceptarla. Él lo ve como una mezcolanza de las diversas prioridades de los 155 miembros de la asamblea. “Regula tanto en exceso que habrá muchas peleas para promulgarlo”.

También existen preocupaciones específicas: un plan para abolir el Senado, por ejemplo, dejaría muchas leyes sujetas a la aprobación de una sola cámara, lo que socavaría la cultura política chilena basada en el consenso. Los conservadores también están preocupados por la amplitud del gasto propuesto: The Economist calificó el documento como “una lista de deseos de izquierda fiscalmente irresponsable”.

Algunos en Chile argumentan que el documento no refleja con precisión los deseos de la población en general porque la participación en las elecciones para la asamblea constituyente fue solo del 43%. Más de la mitad de los representantes elegidos procedían de bloques de izquierda o de centroizquierda. Muchos otros eran independientes de tendencia progresista, mientras que menos de un tercio procedían de la derecha, según medios chilenos.

Boric acepta que algunas partes del texto necesitan más claridad antes de que se conviertan en la ley del país. “Siempre hay cosas que se pueden mejorar, y estamos teniendo ese debate”, dice. “Pero es un gran paso adelante para Chile”. Está instando a los votantes a aprobarlo, prometiendo que el Congreso reformará el documento una vez que se apruebe.

No está claro si eso sucederá. Junto con el debate legítimo, los opositores a la nueva constitución han montado una poderosa campaña de desinformación en las redes sociales y en folletos impresos. Entre las afirmaciones falsas que circulan están que el borrador aboliría la fuerza policial de Chile, prohibiría la venta de agua embotellada, permitiría el aborto en cualquier etapa del embarazo y proscribiría la propiedad privada.

Dado que el texto real tiene 170 páginas de lenguaje académico, muchos votantes confían en que otros lo interpreten por ellos. Los opositores más acérrimos afirman que adoptarlo sería el primer paso de Chile para convertirse en la nueva Venezuela, cuya economía socialista se ha derrumbado en la última década, y que Boric los está guiando con entusiasmo por ese camino.

Derechos Humanos

Puede ser cierto que el Partido Comunista de Chile constituye una quinta parte de la coalición de Boric en la cámara baja del Congreso. Pero el propio presidente pertenece al Partido de Convergencia Social, más de centroizquierda, y sus aspiraciones se acercan más a la socialdemocracia al estilo europeo. “No veo un Estado controlando todo como en los socialismos del siglo XX, que fracasaron”, dice. “Tenemos que hacernos cargo de ese fracaso”.

Profundamente marcado por la memoria del régimen de Pinochet, Boric habla abiertamente sobre las violaciones de la democracia y los derechos humanos, ya sea que provengan de la derecha o de la izquierda. Ha criticado a los líderes de extrema izquierda en Cuba , Venezuela y Nicaragua que han abrazado el autoritarismo, una ruptura con los izquierdistas más antiguos de la región, que tienden a guardar silencio sobre los abusos de su propio lado.

Esa actitud frustra a Boric, dice con un suspiro. “No me puedo indignar cuando se violan derechos en Palestina pero no en Nicaragua, porque cuando la defensa de los derechos humanos es parcial, pierde legitimidad. En Chile vamos a hacer las cosas de otra manera”.

Al caminar por los extravagantes muebles tapizados y los pasillos de techos altos de La Moneda, un edificio colonial parecido a un museo donde los presidentes han trabajado desde el siglo XIX, Boric puede parecer un poco fuera de lugar. Podría ser un barista hípster, con su barba a la moda y tatuajes que se asoman de su camisa, o tal vez un profesor joven, un tipo estudioso que desgrana listas de lecturas sugeridas a pedido.

Muchos chilenos parecen felices de tener un presidente joven. Pero Boric también está luchando contra la percepción de que él y su equipo, que incluye a varios exestudiantes activistas, no tienen experiencia. Algunos episodios se sienten como fallas menores: al repensar el papel de Primera Dama, la novia de Boric renombró brevemente su oficina como «Gabinete de Irina Karamanos», lo que llevó a afirmar que estaba personalizando la institución. Algunos se sienten ridículos: los medios de derecha atacaron a Boric por dejarse la bragueta bajada en una reunión oficial. («Ahora siempre estoy preocupado cuando salgo del auto», dice).

Pero Boric también ha hecho algunos cambios de sentido serios. En abril, cediendo a la presión de su izquierda, propuso permitir que los chilenos retiraran dinero de sus fondos de pensiones, a pesar de haber expresado temores de que tales medidas empeoraran la inflación. (El plan fue rechazado por el Congreso). “Parece trazar una línea en la arena. Y luego sucede algo y tiene que seguir a otros”, dice Bunker.

Inseguridad

El tropiezo más serio hasta ahora ha sido en la seguridad. Como diputado, Boric condenó la decisión de Piñera de desplegar militares en la Araucanía , donde pequeños grupos separatistas de la comunidad indígena mapuche mantienen un violento conflicto con empresas forestales. Las fuerzas de seguridad han asesinado a varios mapuches en casos de alto perfil. Pero en abril, Boric remilitarizó las carreteras de la región. El aparente cambio de actitud dejó la impresión de que el equipo de Boric no sabe lo que hace, según Salvador Millaleo, un abogado mapuche. “No se prepararon lo suficiente”, dice. “Subestimaron tanto la importancia como la complejidad de este tema”.

Boric dice que su gobierno «puede haber sido un poco testarudo» en su enfoque inicial del conflicto. “Sigo convencido de que el estado de emergencia no es la solución”, dice. Pero, agrega, “soy el presidente de todos los chilenos. Así que a veces tengo que hacer cosas que no me gustan”. Hace una pausa y, hablando lentamente, no está de acuerdo con que sus cambios de sentido indiquen una falla de liderazgo. “Cambiar de posición no es una debilidad, siempre que sea coherente con tus principios. Estoy más preocupado por las personas que nunca pueden cambiar de opinión”.

Sin embargo, Boric espera que los chilenos no hayan cambiado de opinión acerca de reescribir la constitución. Si los votantes aprueban el nuevo borrador el 4 de septiembre, la transformación nacional que Boric quiere comenzará en serio: el Congreso se embarcará en un proyecto de varios años para redactar una nueva legislación. Si lo rechazan, como sugieren las encuestas, Boric dice que el enorme mandato del referéndum de octubre de 2020 aún se aplicará: Chile comenzaría nuevamente desde cero, convocando elecciones para una nueva asamblea constituyente para redactar un nuevo borrador. Si eso sucede, partes de su agenda pueden quedar en el limbo.

Pero Boric dice que todavía hay mucho que puede hacer por Chile mientras tanto. Su gobierno ha impulsado un aumento del salario mínimo del 17% y recientemente anunció un proyecto de ley para reducir la semana laboral de 45 a 40 horas. En julio, dieron a conocer una importante reforma fiscal para aumentar los gravámenes a las empresas mineras, de ganancias de capital y de altos ingresos. Y después de que el Congreso aprobara una ley climática en marzo, el Ministro de Medio Ambiente de Boric, un científico del clima, comenzó a redactar el plan de Chile para alcanzar emisiones netas cero para 2050.

América Latina

Boric también tiene amplia discreción sobre la política exterior. Dice que quiere reenfocar las relaciones regionales lejos de las alianzas ideológicas del siglo XX, hacia la cooperación en la acción climática. Un objetivo clave es unir a América Latina «bajo una sola voz» para presionar a los países más ricos para que reduzcan sus emisiones más rápido.

Eso podría incluir “condicionar las exportaciones de materias primas o energía limpia a cambios en el comportamiento de consumo en los países más desarrollados”, dice. (Chile posee importantes reservas de cobre y litio, esenciales para tecnologías renovables como los autos eléctricos ). Quiere asistir a la conferencia climática de la ONU de octubre en Egipto para comenzar esas discusiones, dice. “Todo el mundo tiene una responsabilidad, pero algunos son más responsables que otros. Y tenemos que exigirles que cumplan con los suyos”.

Cuando Boric se preparaba para su retrato presidencial en el período previo a su toma de posesión en marzo, él y su equipo observaron los de todos sus predecesores. Cada uno parece encajar en su época: libertadores coloniales del siglo XIX con sus uniformes militares; barones de la tierra de principios del siglo XX con corbatas de lazo refinadas. Luego Allende en 1970 , repantigado en una silla: sin saber qué pasaría con su gobierno tres años después. A continuación, Pinochet, otro militar, severo y seguro de su dominio sobre Chile. Finalmente, los estadistas y estadistas de traje elegante de la era neoliberal.

Boric estaba seguro de una cosa: no usaría corbata. Durante mucho tiempo los había evitado, causando una pequeña sensación en la prensa chilena. El código de vestimenta para los líderes ha cambiado a lo largo de los siglos, dice, de «reyes franceses con tacones altos y medias» a «Barack Obama sentado encima de su escritorio». Está bastante seguro de que en 20 años, más presidentes habrán rechazado la eliminatoria. “Soy parte de una transición aquí”.

Terminó con una foto en la que se ve un poco rígido, de pie frente al Océano Pacífico. Es imposible saber qué significados teleológicos extraerá la gente de él en unas pocas décadas. ¿Es este el presidente derrotado por referéndum a los pocos meses de haber iniciado su mandato? ¿El que hizo estallar la economía de Chile y perdió el control de su seguridad? ¿O el que transformó su país y creó un nuevo modelo de izquierda latinoamericana? Sobre esto, Boric está menos dispuesto a hacer predicciones. “No puedes preocuparte por cómo se desarrollará la historia”, dice. “Si lo haces, te marearás”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.