Chile, evangelistas rechazan proyecto de nueva Constitución

Chile, evangelistas rechazan proyecto de nueva Constitución. Los evangelistas afirmaron que la nueva Constitución “más que unir dividirá al pueblo de Chile y debilitará la democracia”.

Chile evangelistas nueva Constitución

La Plataforma Evangélica Nacional (PLENA), integrada por varios grupos de pastores y líderes evangelistas chilenos, ha emitido un contundente pronunciamiento sobre la propuesta de una nueva Constitución en Chile.

Dicen que, como ya han expresado muchos otros ciudadanos, desean mejorar aspectos relevantes en Chile “como jubilación, salud, educación, seguridad, descentralización, justicia social, mejor distribución de la riqueza, equidad, mayores oportunidades, protección del medio ambiente, entre otros. otros temas que han estado pendientes durante tantos años”.

También valoran los esfuerzos realizados por la Convención Constituyente y ven positivamente la visibilización de temas como la regionalización y el estado social de derecho.

Sin embargo, PLENA cree que la propuesta ha sido utilizada por grupos minoritarios para introducir ideologías extremas que no representan a la mayoría; y que “dividirá en lugar de unir al pueblo de Chile, debilitará la democracia y las instituciones necesarias para gobernar una nación en paz”.

Por eso rechazan todo el proyecto de Constitución actual, que “se enfoca en el Estado, más que en las personas”. Esto producirá “inestabilidad y mayor pobreza” como ha ocurrido en los países vecinos, creen.

“Si se abre un nuevo camino, creemos que debe hacerse con el aporte de expertos. Oramos para que Dios cuide a nuestra nación de las actividades y expresiones antiteístas y discriminatorias que algunos grupos minoritarios quieren imponer a través de esta Constitución”, escribe la plataforma evangélica.

Privilegios

Advierten que reconocer 11 naciones dentro de una nación “aumenta la división en lugar de la unidad” y discrimina positivamente a los indígenas, que representan solo el 12% del país, “otorgándoles privilegios sobre el resto de los chilenos”.

Además, no reconoce a los evangélicos a pesar de que son una “gran minoría”, que representa el 16,6% de la población según el censo oficial de 2012.

“Todas nuestras propuestas presentadas a través de iniciativas populares fueron rechazadas”. Una de las propuestas del PLENA fue reconocer la labor social de las congregaciones evangélicas en todo el país, “una labor que en su mayoría se realiza sin pedir dinero al Estado”.

En materia indígena, por ejemplo, el proyecto propone una “justicia diferenciada” que privilegia a los pueblos originarios sobre el resto de chilenos, asegurándoles tierras a diferencia del resto de chilenos.

El proyecto de Constitución también otorga mucho poder al Parlamento, elimina el Senado y transforma el poder judicial, poniendo en riesgo el estado democrático de derecho, dicen los críticos. No hay garantías de un buen modelo económico que asegure los recursos para cumplir con los derechos sociales prometidos, agregan.

Otro aspecto negativo es que “da a la naturaleza y a los animales sintientes los mismos derechos que al ser humano, pero no reconoce el derecho del ser humano o del feto, que carece de todo derecho”, dice el grupo evangélico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.