Chile, ¿juega con el caos constitucional?

Chile, ¿juega con el caos constitucional? La generación de estudiantes y manifestantes de Chile juega con el caos constitucional. Opinión de Daniel Raisbeck.

Chile caos constitucional

Por Daniel Raisbeck (*)

El legado de Augusto Pinochet no ha envejecido bien en la era de la cultura de la cancelación (y por una buena razón). Sin embargo, es justo decir que la constitución actual de Chile, a favor del libre mercado, redactada en 1980 durante su régimen, ha servido bien al país, trayendo un éxito económico asombroso para los estándares latinoamericanos e incluso globales.

Pero en un referéndum de octubre de 2020, el 78 por ciento de los votantes chilenos optaron por deshacerse de la constitución por completo, una damnatio memoriae por decreto popular inequívoco.

Aparentemente, a los votantes les importó poco que, durante años, Chile haya tenido uno de los PIB per cápita más altos de la región. Como señala el escritor chileno Axel Kaiser, el país ha liderado América Latina en términos de acceso a la educación universitaria y reducción de la pobreza. La pobreza, de hecho, disminuyó del 45 por ciento en 1982 a solo el 8 por ciento en 2014, según la Comisión de Productividad Nacional de Chile.

El país (que es el principal exportador mundial de cobre y fue el segundo mayor productor de litio en 2020) también redujo la desigualdad y lideróla Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en movilidad social en 2018. Nada mal para una nación cuya economía entre 1950 y 1970 fue, según un estudio de país de la Biblioteca del Congreso, «la más pobre entre los países grandes y medianos de América Latina».

Progreso

El progreso de Chile no se debe solo a la constitución original de Pinochet de 1980, que a menudo fue enmendada bajo los gobiernos de centroizquierda elegidos democráticamente, más a fondo por el ex presidente Ricardo Lagos, quien ocupó el cargo de 2000 a 2006. Algunos críticos incluso se refieren al arreglo actual como la «Constitución de Lagos».

La pregunta ahora, sin embargo, es si los chilenos aprobarán o rechazarán un nuevo proyecto constitucional en otro referéndum, que se realizará el 4 de septiembre.

Curiosamente, el referéndum constitucional de este año puede ser consecuencia de las elecciones de diciembre de 2011 para la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), que desencadenaron un movimiento estudiantil contra la » desigualdad inaceptable » y otras causas y finalmente tomaron el gobierno nacional.

Por lo general, la votación para presidente del cuerpo estudiantil de una universidad pública sudamericana es un procedimiento oscuro y somnífero que involucra la iconografía del Che Guevara, consignas anticapitalistas y humo de cigarrillo sin filtro. Pero la elección FECH de ese año, que se decidió con menos de 8.000 votos, apareció en la prensa mundial.

Camila Vallejo

La BBC consultó a analistas políticos y especialistas en marketing para diseccionar sus resultados. El New York Times lamentó la estrecha derrota de la titular, Camila Vallejo, una estudiante de geografía de 23 años y miembro del Partido Comunista, a quien el titular describió como «la revolucionaria más glamorosa del mundo».

Durante los siete meses anteriores, las protestas estudiantiles , las más grandes desde el final de la era de Pinochet, habían causado estragos en todo Chile. Vallejo y otros líderes estudiantiles exigieron matrícula gratuita, la prohibición de las ganancias en la educación privada y el fin de la elección de escuela, que es una característica principal del sistema chileno.

Sebastián Piñera, el entonces recién elegido presidente de centroderecha, cedió a la presión y comenzó conversaciones sobre la reforma educativa con la oposición, Concertación (una alianza de partidos de izquierda que había gobernado el país desde 1990 hasta 2010). La dirección de la FECH, sin embargo, insistió en que los diputados socialdemócratas en el parlamento no tenían derecho a representar a los estudiantes.

FECH

Cuando llegó la publicitada elección de la FECH, Vallejo perdió ante Gabriel Boric, un estudiante de derecho e intransigente que afirmó que su rival sí estaba negociando con políticos. Se convirtió en una figura nacional y usó su plataforma para ganar un escaño en el Congreso en 2013, al igual que Vallejo y otros dos líderes estudiantiles: Giorgio Jackson de la élite de Chile, la Pontificia Universidad Católica privada, y Karol Cariola, entonces secretaria general de la Juventud Comunista de Chile.

«Las revoluciones», reflexionó una vez el filósofo Nicolás Gómez Dávila , «son incubadoras perfectas para los burócratas». En Chile, los saboteadores novatos de 2011 ahora gobiernan el país: Cariola está a punto de convertirse en el presidente de la Cámara de Diputados. Vallejo y Jackson son ministros del gabinete: Jackson es el secretario general y Vallejo actúa como el equivalente al jefe de gabinete. Boric, de 36 años, se convirtió en presidente en funciones de Chile en marzo pasado. Podría decirse que la elección FECH de 2011 fue la más importante en la historia reciente del país.

¿Cómo estos descontentos mojigatos y de segundo año terminaron a cargo de la economía más exitosa de América Latina?

Por un lado, no desperdiciaron la oportunidad de atacar, en sentido figurado y literal. En 2017, durante la segunda presidencia de la socialista Michelle Bachelet, quien viró mucho hacia la izquierda en comparación con su primer mandato en 2006–10, Boric y compañía encabezaron una nueva ola de protestas callejeras, esta vez contra el histórico sistema privado de pensiones de Chile.

En 2019, una vez que Piñera retomó el cargo tras ganar un segundo mandato, el gobierno anunció leves alzas en las tarifas del metro de Santiago, el más avanzado tecnológicamente de América Latina . Siguieron algunas de las protestas más violentas en la historia reciente de la región, etiquetadas eufemísticamente como «estallido social ” en los medios. Con olor a sangre política, los manifestantes estudiantiles de antaño fueron tras la propia Constitución chilena.

En 2011, Piñera había cedido muy levemente a los agitadores. En 2019, con 80 estaciones de metro destruidas parcial o totalmente, decenas de casetas de peaje incineradas e incluso iglesias incendiadas , capituló el expresidente. Se reunió con Boric, entre otros parlamentarios de izquierda, y acordó realizar el referéndum sobre la convocatoria de una nueva asamblea constituyente.

Jadue, el que no fue

Una vez que la Constitución de Chile fue despojada de toda legitimidad, el camino de Boric al poder quedó claro. En julio de 2021, derrotó a Daniel Jadue, veterano del Partido Comunista y alcalde de un distrito de Santiago, en las primarias presidenciales de la izquierda chilena, que se había reunido bajo una alianza llamada Apruebo Dignidad , nombre que expresa apoyo a la nueva constitución.

En noviembre, Boric quedó en segundo lugar en la primera vuelta de la elección presidencial con el 26 por ciento de los votos, mientras que el candidato de la Concertación quedó en quinto lugar con apenas el 12 por ciento. Los estudiantes radicales, respaldados por el Partido Comunista, habían barrido a la vieja izquierda moderada.

En la segunda vuelta de diciembre de 2021, Boric ganó cómodamente contra José Antonio Kast, un conservador católico a quien la prensa mundial comparó con el expresidente estadounidense Donald Trump y el brasileño Jair Bolsonaro. A Boric le ayudó la incompetencia política de su oponente: Kast salió en defensa de Pinochet y pareció no conocer su propio programa de gobierno durante un debate. Boric ingresó a La Moneda, el palacio presidencial en Santiago, en marzo pasado. La revolución había triunfado, o eso pareció durante la efímera luna de miel de Boric con el electorado.

Boric presidente

El día después de la elección de Boric, la moneda de Chile cayó un 3,5 por ciento frente al dólar y el índice bursátil denominado en dólares del país cayó un 10 por ciento. Los inversionistas estaban alarmados por sus promesas de nacionalizar los fondos de pensiones privados, piedra angular del sistema financiero, y aumentar los impuestos, particularmente en el sector minero.

Como parte de su agresiva agenda ambientalista, Boric se opone a un nuevo proyecto minero de hierro, cobre y oro de 2.500 millones de dólares de la empresa privada Andes Iron que fue aprobado por una comisión ambiental regional el año pasado. Y el 1 de junio anunció la creación de una empresa estatal de litio.

Boric nombró a Mario Marcel, un expresidente del Banco Central de Chile cercano a los gobiernos de la era de la Concertación , como su ministro de Finanzas, lo que ayudó a aliviar la confianza de los inversionistas. El mercado de valores se ha recuperado algo en los últimos meses; el fondo cotizado en bolsa iShares MSCI Chile, por ejemplo, ha subido más del 10 % en lo que va del año al momento de redactar este informe, pero sigue cayendo más del 20 % desde principios de mayo de 2021 cuando la asamblea constituyente elaboró ​​su borrador.

Nada de esto ha ayudado a los índices de aprobación de Boric, que se ubicaron en un pésimo 24 por ciento en mayo según una encuesta.

La caída de Boric en la aprobación pública no solo se debe a las amenazas contra la propiedad privada, el aumento de la inflación y el aumento vertiginoso de los precios de la gasolina, sino también a la inseguridad desenfrenada. Los homicidios aumentaron un 29 por ciento durante los primeros seis meses de este año y, por primera vez en la historia reciente, el robo de vehículos a plena luz del día se ha vuelto común.

En la región sur de la Araucanía, organizaciones indígenas mapuches han lanzado una serie de ataques terroristas. Para decirlo suavemente, Boric no enfrentó problemas de este calibre en su carrera anterior como pez gordo del campus universitario. Y los votantes se han dado cuenta.

Al impopular presidente no se le permite hacer campaña a favor de la nueva constitución. En las últimas semanas, sin embargo, afirmó que si el bando «rechazado» gana el referéndum del 4 de septiembre, el proceso debería comenzar de nuevo con la elección de otra asamblea constituyente.

Encuestas

La mayoría de las encuestas de opinión sugieren que el lado «rechazado» tiene una ventaja considerable. El remordimiento del comprador parece haberse activado; la nueva asamblea constituyente, elegida en mayo de 2021, elaboró ​​un documento de 388 artículos que The Economist describió como «una lista de deseos de izquierda fiscalmente irresponsable».

Con su prohibición de la «precariedad laboral» y los programas de bienestar ilimitados, justificados bajo una plétora de derechos «sociales» fabricados, la nueva constitución recuerda la plataforma política del adolescente candidato presidencial que prometió a su electorado una piscina cubierta de tamaño olímpico. y una gran gira europea si lo nombran para presidir el consejo estudiantil.

Mientras Boric indirectamente pone todo el peso del gobierno detrás de la campaña de «aprobación», los votantes aún pueden ratificar la nueva constitución. Sin embargo, si no lo hacen, pueden sobrevenir meses y quizás años de caos constitucional, con no pocos niveles de inestabilidad económica e incertidumbre. Los chilenos compraron sueños imposibles de estudiantes de izquierda a toda prisa, y podrían terminar arrepintiéndose en el tiempo libre.

(*) Analista de políticas sobre América Latina en el Cato Institute. Se postuló para alcalde de Bogotá, Colombia, en 2015 como un libertario independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.