Chile, líder regional en reciclaje de ropa

Chile, líder regional en reciclaje de ropa. Antes de la pandemia Chile era el principal consumidor de indumentaria sudamericano pero ahora se ha convertido en el líder en reciclaje de ropa.

Chile reciclaje ropa

En Las Condes, zona acomodada de la capital de Chile, funciona el primer punto limpio de ropa pública de su tipo en el país, un punto de entrega donde se reciben prendas usadas para su reventa o transformación en nuevas.

El espacio de reciclaje de ropa atrae a los donantes en un entorno único y acogedor que incluye mesas de picnic con sombrillas, hamacas, música africana que emana de un autobús/tienda que funciona con energía solar y cubículos de madera con instrucciones.

“La gestión y el reciclaje de textiles en Chile está en sus primeras etapas. Hay muy pocos jugadores y alguna que otra campaña de corta duración, pero este punto limpio pretende ser una iniciativa más continua”, dijo Nicolás Calderón, jefe de comunicación de la marca chilena de ropa Kaya Unite.

La alcaldesa de Las Condes, Daniela Peñaloza, dijo que ahora se necesita un cambio de comportamiento y hábitos y que en su distrito existe un fuerte compromiso para lograr ese objetivo.

Según Naciones Unidas, la industria textil y de la moda es la segunda más contaminante del mundo después de la energía. Chile, por su parte, es el mayor consumidor e importador de ropa per cápita de América del Sur.

“Reciclamos casi todo en casa, pero en mi edificio no hay reciclaje de textiles. Entonces vengo aquí a dejar la ropa que nos queda pequeña o que ya no usamos, para que le den otro uso o la reciclen”, dijo Francisca Zapata, vecina de ese distrito.

Punto verde

El espacio de recogida, situado junto a un punto verde para el reciclaje de diferentes materiales, acepta todo tipo de prendas a excepción de ropa interior, ropa sucia o complementos.

Los monitores de Kaya Unite luego clasifican los artículos, ya sea designándolos para su reutilización o reciclaje.

Gran parte de la ropa que se deja en el sitio termina en Ecocitex, una empresa fundada en 2020 que revende los artículos o los convierte en tela reciclada o relleno para productos como sillas o sacos de boxeo.

“El objetivo es darle el mejor uso a cada elemento, para que nada termine en la basura o en vertederos”, dice la fundadora de la empresa, Rosario Hevia.

Además de los beneficios ambientales, el proceso tiene un claro enfoque social y comunitario: mujeres encarceladas o en proceso de reinserción social son las encargadas de seleccionar el color para que el tono final de la nueva tela sea lo más atractivo posible.

Sustentable

Según Ecocitex, cada tonelada de ropa procesada en su fábrica evita 4,8 toneladas de emisiones de carbono.

Kaya Unite, por su parte, dijo que ha evitado que casi 880 kilogramos (1,940 libras) de tela terminen en vertederos. De ese total, alrededor de 280 kilos se han reciclado en tela, mitigando así 1,6 toneladas de emisiones de carbono.

“Estamos entre las industrias más contaminantes del planeta, por lo que más allá de decir que podemos ser sostenibles, nos gusta actuar y hacer cosas”, dijo Calderón.

Hevia, por su parte, lamentó que ni las empresas ni los particulares estén dispuestos a pagar por reciclar, un proceso que “no es barato y conlleva mucho trabajo”.

“Aunque sabemos que el problema de los desechos de ropa y textiles genera mucha contaminación a nivel mundial, hay muy poca disposición a pagar”, dijo la empresaria.

Por lo tanto, será cada vez más necesario agregar el costo del reciclaje al precio de la ropa nueva, dijo, y agregó que “estamos acostumbrados a que se tire la basura y que sea gratis”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *