Chile, nueva Constitución plantea derechos sexuales sin garantías

Chile, nueva Constitución plantea derechos sexuales sin garantías. La nueva constitución de Chile promete derechos sexuales, pero no puede garantizarlos.

Chile Constitución derechos sexuales

Los derechos sexuales y reproductivos incluidos en el proyecto de nueva Constitución que Chile votará en referéndum el próximo domingo son más que la suma de sus partes. Es el primer paso en el largo viaje aspiracional de Chile hacia una sociedad más justa y un futuro sostenible.

Las constituciones de la mayoría de los países latinoamericanos fueron escritas por oligarquías o impuestas directamente por dictaduras, como fue el caso de Chile con el documento de Augusto Pinochet en 1980. Solo en las últimas décadas un puñado ha salido de un proceso democrático.

La nueva Constitución chilena es la primera en el mundo en ser redactada por una asamblea especial que tuvo paridad de género e incluyó asientos designados para representantes indígenas.

Elegida democráticamente, la convención constitucional representó una variedad de agendas y aspiraciones. Si se aprueba, la constitución de Chile será una de las más progresistas del mundo.

Transición final

Podría decirse entonces que este es el verdadero final de la transición de Chile de la dictadura a la democracia. El brutal gobierno de 17 años de Pinochet terminó en 1990, luego de ser derrotado en un referéndum nacional y luego forzado a elecciones democráticas.

Sin embargo, Chile ha luchado por construir su democracia, paralizado por una constitución restrictiva y distorsionadora -que lleva la impronta ideológica de una dictadura que presidió graves atrocidades- y una oligarquía que quiso perpetuar un modelo económico y social neoliberal.

Como cualquier proceso histórico, el proyecto de constitución busca una larga huella de desarrollo. Se trata nada menos que de un proyecto de Carta Magna, que establece un marco para la democratización profunda de la sociedad chilena a través de la descentralización y el otorgamiento de mayor poder, autonomía y capacidad legislativa a los territorios y regiones. Los territorios autónomos tendrían sus propios sistemas de justicia y el senado o cámara alta de la legislatura sería reemplazada por una ‘cámara de regiones’.

Reequilibra un régimen político muy distorsionado, que concentraba el poder en la presidencia. Al hacerlo, el proyecto de constitución reconoce una gama de derechos diversos, entre ellos, por primera vez en la historia de Chile, están los derechos sexuales y reproductivos. Consagrados como derechos fundamentales, el Estado garantizará estos derechos para el conjunto de la sociedad chilena, así como la igualdad de género y el respeto a la diversidad sexual.

Artículo 61

Es el asignado en el proyecto de constitución que consagra la protección sexual y reproductiva. El texto es el siguiente:

  • Toda persona es titular de los derechos sexuales y reproductivos. Estos incluyen, entre otros, el derecho a decidir libre, autónoma e informadamente sobre el propio cuerpo, sobre el ejercicio de la sexualidad, la reproducción, el placer y la anticoncepción.
  • El Estado garantiza su ejercicio sin discriminación y con perspectiva de género, inclusión y pertinencia cultural; así como el acceso a la información, la educación, la salud y a los servicios y prestaciones necesarios para tal fin, asegurando a todas las mujeres y personas que puedan quedar embarazadas las condiciones para el embarazo, la interrupción voluntaria, el parto y la maternidad voluntarios y protegidos. Asimismo, garantiza su ejercicio libre de violencia e injerencias de terceros, sean personas físicas o instituciones.
  • La ley regulará el ejercicio de estos derechos.
  • El Estado reconoce y garantiza el derecho de las personas a beneficiarse del progreso científico para ejercer estos derechos de manera libre, autónoma y no discriminatoria.

Esos artículos son el resultado de largas luchas, mucho sufrimiento y profundos cambios en la sociedad chilena. El cambio cultural se ha producido como consecuencia de luchas a largo plazo, así como de la transformación de la mentalidad en curso en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *