Chile, Palestina en el centro de la agenda pública

Chile, Palestina en el centro de la agenda pública. Inesperado conflicto en Chile, a partir del desplante del presidente a embajador de Israel y la difusión de documentos de acuerdo con Palestina.

Chile Palestina agenda

Una captura de pantalla de un acuerdo de cooperación técnica que se refiere a la Autoridad Palestina como el “Estado de Palestina” fue tuiteada por el enviado de Israel a Chile para celebrar públicamente la firma de un nuevo pacto agrícola entre Santiago y Ramallah.

“Felicito [al gobierno de Chile] por el acuerdo de [la Agencia Chilena de Cooperación Internacional] con su contraparte palestina. Un paso positivo, la cooperación es clave para promover la prosperidad y el bienestar humano”, tuiteó el enviado israelí Gil Artzyeli.

Sin embargo, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores le dijo a Haaretz : “No hay absolutamente ningún respaldo al estado de Palestina ni nada por el estilo”.

“Estamos muy a favor de actividades económicas que sean beneficiosas para la población palestina, pero eso no implica de ninguna manera el reconocimiento del estado de Palestina, y no es porque etiquetas algo que fue etiquetado por las autoridades chilenas que automáticamente pararse detrás de él. Esto está bastante claro”.

Censura

Mientras tanto, directores y artistas han condenado la decisión de suprimir la visualización de películas pro palestinas durante Documenta 15, una exposición de arte contemporáneo celebrada en Kassel, Alemania. El festival, que dura todo el verano y se espera que cierre a fines de este mes, se ha visto envuelto en una disputa sobre la censura de las películas a favor de Palestina.

Un grupo asesor responsable de supervisar la programación del festival recomendó censurar una serie de películas sobre la solidaridad palestina, según Art Newspaper. La serie, Tokyo Reels, es un conjunto de películas restauradas por el colectivo de investigación y producción cinematográfica conocido como Subversive Film. El colectivo tiene como objetivo arrojar luz sobre «la solidaridad antiimperialista ignorada y aún no documentada entre Japón y Palestina».

El consejo asesor dijo en un informe que el trabajo es «propaganda pro-palestina realizada entre los años 60 y 80». Calificándolo de «altamente problemático», el panel dijo que la película está «llena de escenarios antisemitas y antisionistas» que se presentan como un hecho objetivo.

Sin embargo, la medida fue condenada tanto por el grupo curatorial detrás de la serie, el colectivo indonesio ruangrupa, como por el Comité de Selección para la Dirección Artística, que seleccionó a ruangrupa como curadores. El comité de dirección artística de Documenta 15 emitió ayer un comunicado en el que se solidariza con los comisarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.