Chile, por qué los glaciares están en extinción

Chile, por qué los glaciares están en extinción. Quienes viajan a los vastos campos de hielo de la Patagonia en Chile registran la extinción de los glaciares, alguna vez geografía de lo brutal y primitivo.

Chile glaciares extinción

«Soy guardián del glaciar», dice Andrea Carretta. No quiere decir esto como un alarde sino más bien como un simple reconocimiento de servicio. Guardaparque de 46 años desciende lentamente hasta quedar sobre una rodilla. En voz baja, le pide permiso al glaciar para llevarnos al hielo apartado.

Es el acceso al Glaciar Exploradores, situado en el Parque Nacional Laguna San Rafael, en el sur de Chile. Es  principio de septiembre 2022, una temporada de menos lluvia y menos turistas. Infladas nubes grises se ciernen a medida que el denso bosque retrocede.

Carretta, que visita el glaciar a pie a diario y a menudo pasa las noches en su borde en el dormitorio de una cabaña iluminada por la chimenea, cena comida enlatada. El glaciar parece hermoso pero también aterrador, como ocurre con cualquier fuerza indomable.

Chile cuenta con la tercera extensión de hielo continental más grande, solo después de la Antártida y Groenlandia. Andrea Carretta,  guardabosques italiano e instructor de montañismo militar, lidera un grupo de visitantes al Glaciar Exploradores en el Parque Nacional Laguna San Rafael.

Entonces, es un poco impactante escuchar a Carretta decir: «El glaciar está muriendo». Las palabras son tiernas y objetivas. Nacido en los Alpes italianos, un alpinista consumado pero descarriado, Carretta encontró su paraíso en la Patagonia en 2016. Se mudó a Chile con su esposa y su hijo, quienes aceptan cómo está dividido su corazón. «Sé que el glaciar me ama», dice.

Le toca medir con sensores el constante retroceso del glaciar, aproximadamente un metro cada año. Está ahí para que Carretta lo vea. Donde antes había hielo, ahora hay estanques. No hay ningún misterio aquí. El derretimiento de los glaciares de la Patagonia coincide con el aumento de las temperaturas que, a su vez, se correlacionan con la aceleración de las emisiones de carbono en el último medio siglo.

Turistas

«A los turistas que vienen aquí en busca de una foto hermosa les digo: ‘Tomen su foto y luego regresen dentro de cinco años y tomen otra, para que puedan ver la diferencia como yo la veo'», dice. “Quizás haya esperanza. O tal vez la Tierra simplemente nos castigue”.

Sin embargo, a pesar de lo mundialmente famosa que es la Patagonia chilena, su extravagancia radica en su falta de pulido. Aquí la naturaleza –silenciosa, magistral– es lujo suficiente. La carretera Austral serpentea a través de la cadena montañosa andina cubierta de nieve y pastos, revelando sólo la más vaga evidencia de rastro humano, como algún que otro vaquero a caballo flanqueado por su tribu de perros ganaderos.

Con la excepción de la zona urbana de Coyhaique, los pueblos de la Patagonia chilena no se desvían del espíritu tosco del territorio. Su gente está sincronizada con la tierra más que con una civilización mayor. El dicho común aquí es: «Quien se apresura en la Patagonia pierde el tiempo».

Los aproximadamente 17.300 glaciares de la Patagonia, esparcidos por los campos de hielo sur y norte de Argentina y Chile, simbolizan la región por encima de todo. Son reliquias de una capa de hielo que alcanzó su máximo tamaño hace unos 28.000 años y constituyen la prueba de la aparente inmutabilidad de la región.

Y, como el resto de la Patagonia, los glaciares merecen la pena ser inspeccionados. Cada escultura de hielo ondulante es diferente de la otra. Pero como todos los glaciares, su crecimiento o declive depende de la cantidad de nieve que reciben y de las temperaturas que los mantienen congelados o aceleran su descongelamiento y desprendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *