Chile, proyecto Buena Cabra controla pastos secos ante incendios

Chile, proyecto Buena Cabra controla pastos secos ante incendios. Rebaños del proyecto Buena Cabra en Chile, una iniciativa para controlar pastos secos como barrera a incendios forestales.

Chile Buena Cabra incendios

En la ciudad de Santa Juana, en el sur de Chile, muy afectada por los incendios forestales a principios de este año, los lugareños tienen un grupo de trabajo especial que ayuda a combatir las llamas: un rebaño de animales del proyecto Buena Cabra.

Las cabras ya salvaron una vez el bosque nativo de los Bosques de Chacay, evitando que el parque fuera consumido por los incendios forestales de febrero -alimentados por las olas de calor y una sequía castigadora- que dejaron decenas de muertos, miles de heridos y casi 440.000 hectáreas destruidas en el centro sur de Chile.

«El parque estaba rodeado de incendios, pero terminó siendo el único espacio verde que quedaba», dijo Rocío Cruces, cofundadora del parque de 16 hectáreas y «Buena Cabra», un proyecto que utiliza cabras para construir cortafuegos

La técnica, también utilizada en Portugal y España, se basa en el pastoreo de cabras para controlar los pastos secos y otra vegetación que alimenta los incendios forestales en el verano. Los excrementos de cabra también ayudan a enriquecer el suelo y previenen una mayor erosión.

Rebaños

“El fuego llegó a nuestro bosque pero solo la primera línea de árboles se vio realmente afectada, menos del 10% del parque”, dijo Cruces, y agregó que se produjeron pequeños incendios pero no avanzaron debido a la mínima maleza.

Cruces comenzó el proyecto después de los incendios forestales mortales en 2017. Desde entonces, su rebaño ha crecido de 16 cabras a 150 y espera inspirar a otros a seguir su ejemplo.

«En Chile estamos fallando en la prevención de incendios», dijo Francisco Di Napoli, ingeniero forestal de la Universidad de Concepción en Chile que está familiarizado con la técnica, conocida como «pastoreo estratégico».

“Estos animales nos pueden ayudar mucho”, dijo Di Napoli, y agregó que otras organizaciones deberían “evaluar dónde se puede aplicar, encontrar dónde hay combustible y que las cabras se lo coman”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *