Chile, registro biométrico controla migrantes ilegales

Chile, registro biométrico controla migrantes ilegales. Registro biométrico en Chile de todos los residentes extranjeros busca manejar “la expulsión de migrantes irregulares”.

Chile registro biométrico migrantes

Chile tiene la intención de construir un registro biométrico de todos los residentes extranjeros en conjunto con un comité para manejar “la expulsión de migrantes irregulares”. El Servicio Nacional de Migración del país sudamericano operará el registro.

Chile quiere frenar así la inmigración ilegal desde Venezuela a través del vecino Perú.

Chile ha visto una afluencia de venezolanos, particularmente después del colapso económico de Venezuela en 2016.

Según los informes, más de 110 migrantes venezolanos que buscaban regresar a casa quedaron varados en la frontera de Chile con Perú en mayo, lo que generó tensiones diplomáticas entre las dos naciones.

El Ministerio del Interior de Chile está encargado de la implementación inmediata de 28 medidas, incluida la creación de un “comité interinstitucional”.

El comité agilizará “las expulsiones administrativas y judiciales pendientes desde 2013”.

El subsecretario de Gobernación del país, Manuel Monsalve, dijo que “no habrá, como ha sucedido en otros gobiernos, una regularización general o masiva”, o procesos migratorios estandarizados controlados por el gobierno para los migrantes irregulares.

Sin embargo, habría dicho Monsalve que “no es posible que el Estado chileno garantice la seguridad si no tenemos la identidad de las personas que se encuentran en el territorio nacional”.

Identidad

El funcionario agregó: “La política de registro nos permitirá tener la identidad, huellas dactilares, rostro, nombre y biografía de los ciudadanos que han ingresado irregularmente y esa es una medida que mejora la seguridad del país”.

La decisión de Chile ha recibido la condena internacional. Amnistía Internacional emitió un comunicado diciendo: “Chile no cumplió con su obligación de proteger a las personas que han huido de Venezuela para proteger sus vidas”.

Además, la organización de derechos humanos alegó que para “aquellas personas necesitadas de protección internacional que logran ingresar a Chile, acceder a la condición de refugiado o regularizar su estatus migratorio es una carrera de obstáculos”.

Se dice que hay alrededor de 450.000 migrantes, refugiados y solicitantes de asilo venezolanos que residen en Chile.

La biometría es una herramienta cada vez más popular para tratar de controlar la inmigración.

En 2022, la nación caribeña de Trinidad y Tobago reservó una parte de un presupuesto anual de US $ 853 millones para un sistema mejorado de biometría de huellas dactilares para detectar inmigrantes indocumentados.

En abril, el Ministerio del Interior del Reino Unido otorgó a Entrust un contrato de dos años para suministrar tecnología para la digitalización de los procesos de solicitud de inmigración. El gobierno quiere poder identificar a los solicitantes mediante biometría facial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *