Chile, se buscan católicos fieles

Chile, se buscan católicos fieles. Los católicos de Chile, cada vez menos en cantidad, viven un abismo que los separa de la jerarquía ecleciástica alejando aún más a los fieles.

Chile católicos fieles

Por Inés San Martín

Para decirlo suavemente, la Iglesia Católica en Chile tiene un gran problema.

Los católicos chilenos describen un abismo gigante entre la jerarquía, que algunos observadores de la iglesia describen como élite y fuera de contacto, y un laicado cada vez más incrédulo y hostil. Sin un esfuerzo real de ambas partes para cerrar la brecha, estos mismos expertos temen que la iglesia nunca recuperará su lugar de honor en el país.

Un lugar sorprendente donde aparece la tensión es en los números.

Eduardo Valenzuela, director del departamento de sociología de la Universidad Católica, dijo a Crux que en las últimas dos décadas, el porcentaje de chilenos que se identifican como católicos se redujo del 70 por ciento al 45. El número de fieles que asisten a misa se ha reducido a la mitad.

“Hay mucho miedo en la jerarquía de no poder controlar la situación, de llamar a un laico católico para organizar algo, de aceptar la necesidad de desatar la correa”, dijo. “El problema que tenemos es que no es sólo un problema de credibilidad pública. Tenemos una fuga fenomenal de católicos. Entre los jóvenes, olvídalo. Es un problema para ellos hoy reconocer públicamente su fe”.

Un sacerdote, hablando bajo condición de anonimato debido a la exposición previa a los medios, culpa a la falta de confianza: “El Papa Francisco no confía en los obispos. Los obispos no confían en el clero. Y el clero no confía en los laicos”.

Dijo que la mayoría de los sacerdotes creen que los laicos son “totalmente ignorantes, y si los dejamos hablar, despotrican sobre la ordenación de mujeres como sacerdotes”.

“Por supuesto, si uno es tratado como un niño, uno se comportará como un niño”, dijo. “Pero hemos tocado fondo. Las cosas están tan mal que, a estas alturas, no podemos perder nada dando autonomía a la gente, que tampoco confía mucho en nosotros, y con razón”.

Sacerdotes escasos

El padre Cristian Borgoño, ex miembro de los Legionarios de Cristo, dice que la escasez de sacerdotes siempre ha sido una realidad en Santiago, la capital de Chile, pero el problema está empeorando sin una solución a la vista.
“Tenemos menos de 1000 sacerdotes, y este año solo un hombre ingresó al seminario”, dijo Borgoño. “Hay una desconexión entre lo que está pasando en la jerarquía y los laicos, a quienes, en mi percepción, no les importa la crisis que vive la iglesia”.

Los católicos que van a misa, dijo, esperan que su sacerdote haga un comentario sobre la crisis de abuso, pero en realidad no esperan que usted los resuelva, ni quieren involucrarse para abordarlo.

“Lo que le importa a cada persona es vivir su propia fe, desconectada de su iglesia e incluso de los laicos que la rodean”, dijo. Esta desconexión es a menudo palpable también en las familias, que no transmiten la fe.

Borgoño argumentó que nadie en la iglesia debe olvidar nunca que la crisis de abuso clerical, junto con las crisis de abuso de poder y de conciencia, son reales y hay mucho por hacer. Cada miembro de la iglesia, dijo, según su posición, está siendo llamado a hacer algo para abordarlo.

“Hay una falta de responsabilidad ante un problema que tenemos que resolver solidariamente”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.