Chile tendrá en Rancagua la única obra de Gaudí fuera de España

Chile tendrá en Rancagua la única obra de Gaudí fuera de España. La ciudad de Rancagua, en el centro de Chile, será el sitio de la única obra del arquitecto Antonio Gaudí fuera de España.

Chile Gaudí Rancagua

El proyecto comenzará a construirse este año, sobre el mismo que el artista catalán entregó a Chile como obsequio, cuatro años antes de su muerte.

La artista chilena Alejandra Rojas Contreras ha realizado una minuciosa investigación sobre la conexión de Gaudí con Chile. Parte de su trabajo se reproduce a continuación.

«En medio de mis estudios de Magíster, residí en Barcelona durante tres meses para desarrollar una investigación sobre las siete obras de Gaudí declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1984 y 2005. Sin embargo, a la semana de mi llegada a dicha ciudad, y por sugerencia de la Dra. Mireia Freixa (experta en Modernisme Catalán de la Universidad de Barcelona), quien apoyó mi investigación, tuve que replantear profundamente mi cometido, simplemente porque caí en la cuenta que cada obra de Gaudí es un universo en sí mismo: complejo, creativo, con un lenguaje único.

«En síntesis, sería imposible realizar -en el tiempo disponible- un análisis teórico-visual de calidad para esas siete obras. Ante dicho contexto, finalmente escogí La Casa Milà -o La Pedrera- como lugar para mi investigación académica, y –debido a las circunstancias- tuve el privilegio de vivir al lado de La Sagrada Familia y estar inmersa en el espíritu gaudiniano a través de esas dos propuestas arquitectónicas. Y fue entonces cuando conocí parte del proyecto para Chile.

Angélico Aranda

«En 1909, el padre Angélico Aranda (1870-1961, Chile) conoce a Antoni Gaudí en Barcelona al final de un viaje por Europa, donde realizó estudios de perfeccionamiento en pintura en la Academia Española de Roma. A ellos los conecta una auténtica amistad basada en el catolicismo y la austeridad, por parte del padre Aranda desde su Orden Franciscana y en Gaudí por su estilo de vida. Así también, los une una profunda valoración por el arte y la arquitectura.

«Trece años después, el padre Aranda vuelva a contactar a Gaudí en forma epistolar para pedirle el diseño de una capilla para Rancagua, su diócesis en aquel entonces, en homenaje a Nuestra Sra. de los Ángeles. Allí expresa su solicitud “prometiéndole corresponderle con (…) oraciones”. El padre Aranda envía esta carta el día 15 de agosto de 1922, fecha significativa para el mundo católico porque celebra la Asunción de la Virgen.

«Por su parte, Gaudí le responde que está plenamente abocado a la realización de La Sagrada Familia, lo cual efectivamente ocurrió así desde 1912 al dar por terminada la Casa Milà. Sin embargo, toma su tiempo en dar respuesta y, producto de aquello, se percata que el dorso de la carta de Aranda contiene también las medidas de la capilla solicitada, las cuales calzaban perfectamente con la Capilla de la Asunción que él tenía previamente proyectada para La Sagrada Familia. Gaudí decide finalmente enviar los planos para que adaptasen esa propuesta al terreno de Rancagua en cuestión.

«Además, menciona que “el estudio podría aprovecharse mucho antes de su ejecución en Barcelona y sería una prueba de la confraternidad espiritual entre España y América”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico