Chile, Valle de Casablanca ofrece inmejorable casa para vacaciones

Chile, Valle de Casablanca ofrece inmejorable casa para vacaciones. Richard y Rosemary Macaire, una pareja británica, se instaló en Chile e invirtió en Casa Macaire en el Valle de Casablanca.

Chile valle Casablanca casa

Cruzaron océanos y gastaron millones en la construcción de Casa Macaire, una majestuosa residencia de siete habitaciones ubicada en un viñedo de 16 hectáreas en el Valle de Casablanca de Chile, cerca de Santiago, una de las 10 “Grandes Capitales del Vino” del mundo.

Agregaron características como una piscina climatizada escondida entre las vides, una bodega subterránea y un campo de rugby en miniatura bordeado por olivares. Compraron una colina en un lote vecino para que nadie pudiera pasar por alto y contrataron, después de mucho regateo, a Teresa Moller, la arquitecta paisajista más famosa de América del Sur, para crear un exquisito jardín campestre rebosante de lavanda y cantos de pájaros.

Paisajismo

“Los Macaire vieron su trabajo en una revista y dijeron que teníamos que hacer que esta señora arreglara nuestros jardines”, dice Guy Hooper, un amigo de la familia, administrador de vinos y escritor del Reino Unido que vive en Chile desde hace más de 20 años.

“Al principio, Teresa los rechazó. Ella dijo: ‘Lo siento, ya no hago jardines privados’. Pero después de que compartieron su visión de hacer todo a la perfección, ella cambió de opinión. Fue idea de Teresa colocar la piscina dentro del viñedo en lugar de un césped como cabría esperar. Es una pequeña sorpresa agradable”.

Trágicamente, los Macaire solo pasaron unas pocas semanas en la propiedad antes de que el patriarca Richard muriera en 2010. Afligida por el dolor, su viuda Rosemary nunca regresó a la propiedad y se la dio a sus hijos.

Casa Macaire fue utilizada intermitentemente por amigos en la década siguiente, aunque en su mayoría permaneció vacante hasta 2017 cuando se convirtió en una casa de huéspedes.

“Elegimos la palabra ‘casa de huéspedes’ porque queríamos mantenerlo simple”, dice Guy, quien trabaja como administrador de la propiedad. “Aquí solo trabajan cuatro personas, cuidando la casa, el jardín y la viña. Si los invitados quieren más personal: sirvientas, mayordomo, chofer, podemos conseguirles eso. Pero no somos un hotel», aclara.

Vacaciones

Es una casa de vacaciones familiar a la antigua donde todo se ha hecho con buen gusto. Como el modelo de barco en una botella que descansa sobre el escritorio de caoba en la sala de lectura; el reloj de pie en el pasillo; y cuna de bebé en la habitación de los niños que fue reutilizada de un viejo carro minero.

“Te darás cuenta de que no hay televisores en los dormitorios”, dice Guy. “Eso es porque este es el tipo de lugar al que vienes a desconectarte y montar a caballo, jugar tenis o juegos de mesa, leer, pintar, un lugar donde los niños pueden correr y los adultos pueden compartir una buena conversación y una buena botella de vino”, confiesa.

Restricciones

“Recientemente, (el banco de inversión) JP Morgan quería alquilar todo el lugar para un retiro corporativo de alto nivel para 12 ejecutivos”, dice Guy. “Pueden dormir 17, pero eso incluye un par de habitaciones para niños con literas y algunas de las habitaciones comparten baño. Nos hubiera encantado que se quedaran con nosotros, pero teníamos miedo de que no todos se sintieran cómodos, así que los rechazamos», cuenta.

«También rechazamos una boda para una de las familias más ricas de Chile. Habría habido alrededor de 80 invitados con la familia inmediata quedándose en la casa. Pero la novia quería que todos los invitados tuvieran acceso a los baños. En su lugar, sugerimos baños de lujo al aire libre. Pero ella insistió, así que también los rechazamos. No queríamos 80 personas recorriendo la casa y tocándolo todo”, aclara.

“El tipo de invitados que preferimos”, dice Guy, “son bodas pequeñas y grupos corporativos que quieren hacer algo especial, como un partido de rugby o croquet en la cancha de fútbol seguido de un asado al estilo chileno. Este es también un gran lugar para los recién casados. Las suites principales en los extremos opuestos de la casa tienen terrazas privadas y baños enormes con ventanas de cuerpo entero que se abren para que pueda contemplar las vides mientras toma un baño de burbujas”, explica.

Casa Macaire no es fácil de encontrar. No hay dirección de calle, solo coordenadas de GPS que se envían a los teléfonos de los huéspedes. No hay señalización en el frente, solo una puerta de metal rústica con un timbre para anunciar su llegada.

“Estamos en medio de una ruta del vino y no queríamos que todos los Tom, Dick y Harry que pasan conduciendo se detuvieran para echar un vistazo”, explica Guy. “Las personas que se quedan aquí realmente valoran su privacidad”.

Los desayunos de los Aguilera son épicos, festines de yogur casero y muesli con fruta fresca, pan amasado muy caliente, directamente de un horno de leña, huevos revueltos, quesos, paltas gigantes, jamón sin hueso, café de émbolo y jugo de naranja recién exprimido. El almuerzo, si tiene espacio para ello, y la cena, se trata de comida casera chilena con finos ingredientes orgánicos.

En el futuro los invitados podrán beber algo aún más exclusivo: Casa Macaire, vino de la casa. “Lo haremos aquí mismo usando uvas que recogemos de allí”, dice Guy, señalando las enredaderas que toman el sol fuera de la ventana de la cocina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.