Chilenos, divididos por proyecto de nueva Constitución

Chilenos, divididos por proyecto de nueva Constitución. Los chilenos deciden el 4 de septiembre si adoptan o no nueva Constitución, una suerte de apertura de aguas en la actual sociedad.

Chilenos nueva Constitución

El proyecto de nueva Constitución en Chile, que inicialmente había despertado un enorme entusiasmo popular, se quedó sin fuelle. La población ahora está dividida y no existe una mayoría rotunda.

Esta fue una de las demandas de los chilenos que tomaron masivamente las calles del país en octubre de 2019. Exigieron, entre otras cosas, revisar la Constitución de 1980, a la que señalaron como fuente de las desigualdades que aquejan a la sociedad

Se llegó a un acuerdo político y, en mayo de 2021, los chilenos eligieron 155 constituyentes, en su mayoría de la sociedad civil. La mitad de los asientos estaban reservados para mujeres y 17 para aborígenes.

El resultado de su trabajo es un texto de 178 páginas, compuesto por 388 artículos, que enfatiza el reconocimiento de los derechos sociales, la protección del medio ambiente y la paridad.

Art.1.1. Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es multinacional, intercultural, regional y ecológica.

Entregado al presidente el 4 de julio, ahora debe someterse a votación el proyecto de Constitución, que será obligatorio para los chilenos mayores de 18 años. Para entrar en vigor, esta nueva Constitución deberá ser adoptada por mayoría simple.

El proyecto difiere fundamentalmente del texto anterior, redactado bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Modelo de país

La nueva Constitución propone otro modelo de país, argumenta Rossana Castiglioni, decana de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la Universidad Diego Portales, en Santiago.

Un punto crucial, piensa, es cómo se concibe el papel del Estado. En la Constitución de 1980, tenía un rol subsidiario al del sector privado. El estado solo intervino cuando todo lo demás había fallado, señala Castiglioni.

Además de reconocer un estado social y democrático de derecho, la nueva Constitución le otorga una gran preeminencia.

Esto se traduce en una larga lista de derechos sociales que formaban parte de las demandas de los manifestantes, entre ellos el derecho a la vivienda, agua, seguridad social, trabajo y alimentación suficiente y culturalmente pertinente. Establece el acceso universal a la salud, la educación y las tecnologías de la información, entre otros.

Art.1.3. Es deber del Estado crear las condiciones necesarias y proveer los bienes y servicios para asegurar el goce igualitario de los derechos y la integración de las personas en la vida política, económica, social y cultural. para su pleno desarrollo.

Este reconocimiento del estado social de derecho está en el corazón de la Constitución, cree Domingo Lovera, director del programa de derecho público de la Universidad Diego Portales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *