China, crisis del agua anticipa impacto global inminente

China, crisis del agua anticipa impacto global inminente. El impacto de la inminente catástrofe por la crisis del agua en China se sentirá en todo el mundo.

China agua crisis

“China puede imprimir dinero, pero no puede imprimir agua”. Esta declaración de Charlie Parton, exdiplomático británico, destaca una serie dramática de problemas para la vida económica y social de ese país presentados por la sequía prolongada y la escasez de agua este verano.

Comparte estos problemas con partes de India, Europa, EE. UU., África oriental y meridional, Oriente Medio y América Latina. Se identifican en el tema de la Semana Mundial del Agua de este año en Estocolmo: “Ver lo invisible: el valor del agua”. Las aguas subterráneas y la humedad del suelo son dos de sus grandes preocupaciones.

Investigaciones recientes muestran que cuando esta “agua verde” se cuantifica correctamente, el agua se convierte en el sexto de los nueve procesos que han cruzado el umbral de sostenibilidad establecido en el marco de los límites planetarios, un concepto que identifica los procesos que se han mantenido notablemente constantes en el sistema de la Tierra durante el últimos 11.700 años.

Estos incluyen un clima global relativamente estable y una biosfera intacta que han permitido que prosperen las civilizaciones basadas en la agricultura. Los investigadores dicen que cada proceso tiene un límite que, una vez cruzado, pone el sistema de la Tierra, o componentes sustanciales del mismo, en riesgo de alteración.

«Las posibles interrupciones provocadas por el agua que comiencen en China repercutirán en todo el mundo», lo que provocará una escasez de alimentos y materiales industriales en una escala mucho mayor que las emergencias de Covid-19 y Ucrania.

Catástrofe hídrica

El comentario de Parton se cita en un relato gráfico de la crisis del agua de China en el último número de la revista de política estadounidense Foreign Affairs por Gabriel Collins y Gopal Reddy. Argumentan que el país está “al borde de una catástrofe hídrica”.

Y debido a su importancia primordial para la economía mundial, «las posibles interrupciones provocadas por el agua que comiencen en China repercutirán en todo el mundo», provocando una escasez de alimentos y materiales industriales en una escala mucho mayor que las emergencias de Covid-19 y Ucrania.

El norte y el sur de China se ven afectados por la escasez de agua. La producción de maíz, arroz y trigo se ha maximizado en la llanura del norte de China durante las últimas cuatro décadas para promover la autosuficiencia, con el bombeo de agua subterránea de los acuíferos a un ritmo mucho más rápido de lo que la naturaleza puede reponer. Las enormes transferencias de agua hacia el norte desde el sistema del río Yangtse no compensan la pérdida.

Sequías

Y ahora las sequías también están afectando al suroeste, donde se encuentran muchas firmas internacionales como Toyota, Foxcomm y Tesla. El sistema Yangtse se está secando, lo que afecta su producción y cadenas de suministro. Y debido a que China depende tanto de la energía hidroeléctrica como fuente de energía, hay un efecto combinado en el suministro de energía a las fábricas y en el aire acondicionado.

Esta semana ha visto varias iniciativas importantes por parte de los gobiernos regionales para mitigar estos problemas en el suministro de alimentos y la industria, incluido el regreso a las plantas de energía alimentadas con carbón.

Soluciones técnicas del lado de la oferta a más largo plazo, incluida la desalinización, la resiembra de nubes o un mayor uso del agua tibetana o rusa; todos tienen problemas de costo y factibilidad. Los cambios de comportamiento en la agricultura y los usos del agua por parte de los consumidores tomarán tiempo y plantearán decisiones políticas difíciles a medida que la era del agua barata llegue a su fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.