Científico cubano afirma que se puede comer caracol africano

Científico cubano afirma que se puede comer caracol africano. «Si se cocina bien, mejor en una olla a presión, no habrá ningún problema», afirma Antonio Vázquez.

Caracol africano

El especialista en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, sin embargo, advirtió que comerlo crudo marinado con jugo de limón «causaría un problema, ya que podría transmitir el nematodo que causa la meningoencefalitis eosinofílica en humanos».

En un momento en que el caracol africano gigante está invadiendo Cuba incluso en medio de una campaña gubernamental para combatirlo, un científico cubano confirmó públicamente que, a pesar de los efectos que puede causar en la salud humana, el molusco es comestible.

Lo explicó a la revista Juventud Técnica el especialista en el Laboratorio de Malacología del Departamento de Control de Vectores del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí en La Habana.

Antonio Vázquez también alertó a los cubanos a tener cuidado porque en la isla «no hay cultura arraigada en el consumo de caracoles».

Sus afirmaciones responden a la reciente publicación en Internet de un video en el que un cubano cocina y come un caracol africano, lo que ha generado numerosas reacciones y preocupaciones sobre la posible transmisión de enfermedades, como la bronquitis y los trastornos intestinales debido a su consumo.

Ante estas dudas, el científico dijo que el caracol no causa bronquitis ni es tóxico ni venenoso, pero es un «animal dañino» porque es «el mejor vector» de Angiostrongylus cantonensis, un parásito que causa meningitis eosinofílica, una enfermedad peligrosa que incluso puede ser mortal».

El caracol africano gigante se detectó por primera vez en Cuba en 2014 en el barrio de Arroyo Naranjo, en La Habana, y hoy en día se ha extendido por casi toda la isla. Considerada una de las 100 especies dañinas «más invasivas» del mundo, su introducción aparentemente se debió a las prácticas religiosas afrocubanas.