Científicos de Chile, esperanzados con ascenso de Boric

Científicos de Chile, esperanzados con ascenso de Boric. Todo indica que la transformación de Chile está en marcha, con un Boric que cobra fuerza como nuevo presidente, según los científicos.

Científicos Chile Boric

El nuevo presidente de Chile, el más joven de su historia y el más liberal en décadas, asumirá el cargo, marcando el comienzo de lo que muchos científicos ven como una nueva era para el país.

Gabriel Boric, de 36 años, reclutó a científicos en su campaña electoral y les ha dado a algunos de ellos altos cargos en su administración. Planea adoptar una postura más firme en la lucha contra la crisis climática y ha prometido impulsar la inversión pública y privada en ciencia del 0,36 % del producto interno bruto del país, donde se ha estancado durante años, al 1 %.

Uno de los ejes de su campaña, un esfuerzo para combatir la desigualdad, también podría ayudar a un sistema científico plagado de disparidades, dicen los investigadores.

“Esperanza es la palabra” para describir cómo se sienten los investigadores, dice Jacqueline Sepúlveda, neurocientífica e investigadora de adicciones de la Universidad de Concepción.

Diseño estratégico

Después de las protestas a nivel nacional por la desigualdad en 2019, muchos científicos chilenos se interesaron activamente en remodelar el país al participar en esfuerzos políticos, como reescribir la constitución de la nación y participar en debates públicos.

Lo hicieron de nuevo el año pasado, cuando el equipo de campaña presidencial de Boric lanzó un llamado público a los ciudadanos para ayudar a redactar y revisar sus propuestas para el gobierno; en total, participaron alrededor de 33.700 personas, incluidos investigadores.

“No nos hemos quedado solo como espectadores”, dice Cristina Dorador, microbióloga de la Universidad de Antofagasta y miembro de la asamblea constituyente.

Ministerio

Las ruedas del progreso ya habían comenzado a girar para la ciencia chilena antes de la presidencia de Boric. En 2018, el país obtuvo su primer ministerio de ciencia, que administra fondos de investigación y promueve políticas y programas basados ​​en la ciencia.

En 2021 se encargó a un comité de investigadores que creara una estrategia nacional sobre cómo la ciencia abordará los desafíos del país; está programado para entregar este año. Los investigadores dicen que la administración de Boric llegará a tiempo para ayudar a cimentar esta revolución en la política científica y ambiental, y promete aprovechar su éxito.

Para los científicos que vivieron la dictadura de 17 años que siguió al golpe de estado en Chile en 1973, la promesa de esta nueva era es emocionante y esperada desde hace mucho tiempo. “[Siempre] quisimos que el país usara la ciencia para su propio desarrollo”, dice Gonzalo Gutiérrez, físico de la Universidad de Chile en Santiago y uno de los casi 80 investigadores que se ofrecieron para ayudar a escribir las propuestas científicas para la campaña de Boric. “Simplemente no pensamos que iba a tomar tanto tiempo”.

Acceso equitativo

En 2011, Boric dejó su huella políticamente al organizar protestas dirigidas por estudiantes en todo Chile para exigir un acceso más equitativo a las universidades al exigir una educación de alta calidad sin tasas de matrícula. Un informe de las Naciones Unidas de 2017 encontró que el 1% más rico de los ciudadanos de Chile ganaba el 33% de su riqueza, una tendencia sostenida que hoy lo ubica entre los países con mayor desigualdad de ingresos, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en París.

Los principios de Boric han resonado en la comunidad científica. Durante años, los investigadores han lamentado la falta de financiación para la ciencia.  El sistema de investigación académica replica las desigualdades de la sociedad, dice Sepúlveda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *