Cola de Mono, la película «latinoamericana» del chileno Alberto Fuguet

Cola de Mono, la película «latinoamericana» del chileno Alberto Fuguet. El también escritor la estrenó en OutFest en Los Ángeles. Fuguet realizó una película en diálogo con antiguas de Brian De Palma y Steven Spielberg.

Cola de Mono

Cola de Monoes un título que también se refiere  a una bebida tipo ponche de huevo popular en Chile durante la temporada de vacaciones. Tanto como a un comentario homofóbico sobre el sexo anal.

Es un drama doméstico que hace guiños al cine de género y se hace con pocos recursos. Sigue a dos hermanos adolescentes en la década de 1980 en Santiago cuando descubren que ambos son homosexuales, en Nochebuena.

Los personajes ocupan espacios llenos de colores saturados y luces de neón que se asemejan a arcadas de una época pasada. La paleta antinatural se basa en el período que retrata gracias al diseño de producción minuciosamente diseñado.

Empujando aún más la forma, Fuguet usa texto en pantalla para compartir recetas y términos de argot con la audiencia, como una forma didáctica para desmitificar tanto la cultura chilena como los conceptos populares dentro de la comunidad LGBT.

Culturalmente, los proyectos de Fuguet parecen existir en un limbo entre el cine de autor y las influencias pop, que es probablemente el resultado de su singular educación. «Crecí como un niño estadounidense». Mientras estaban en EE. UU. sus padres hablaban con él en inglés. Y como no tenían familia extendida cerca, nunca se sintió parte de una comunidad latina. «A pesar de que mi inglés ahora apesta, no sabía nada de español en aquel entonces».

En EE. UU. Fuguet nunca se sintió discriminado. Se veía a sí mismo como cualquier otro niño montando bicicletas en una película de Spielberg. Fue solo cuando regresó a Chile como un preadolescente que entendió la experiencia del inmigrante: «Tuve que aprender español en Chile y convertirme en chileno allí».

Durante muchos años fue llamado gringo. «Fui tratado como un pinche americano. Me trataron como si fuera un agente de la CIA enviado por Reagan».

Durante los años de Allende, la gente creía que Chile se convertiría en un enclave comunista en la región similar a Cuba. Esto significó que los ciudadanos estadounidenses fueron advertidos sobre la vida en el país. Como el hermano y la hermana de Fuguet nacieron en los Estados Unidos, su madre temía por su seguridad en Chile. Irónicamente, solo cuando la dictadura estaba en su lugar sintió que podían regresar. «Ella quería que fuéramos chilenos y también quería ser parte de su país y no solo una inmigrante», dice el cineasta.