Corrupción en América Latina, gestión Covid sumado muertes

Corrupción en América Latina, gestión Covid sumado muertes. A lo largo de la pandemia Covid, los países de América Latina están entre los de tasas de mortalidad más altas del mundo, incluyendo corrupción.

Corrupción América Latina Covid

Desde el comienzo de la pandemia, los hospitales públicos estatales de Ecuador han informado de escasez masiva de todo, desde mascarillas hasta tanques de oxígeno y medicamentos. Los médicos dicen que esto ha interrumpido gravemente la atención al paciente y ha provocado muertes innecesarias.

“Esto contribuye a aumentar la mortalidad y la frustración, porque hay profesionales que saben lo que deben hacer, conocen el protocolo, pero no tienen nada con qué trabajar”, ​​dijo el epidemiólogo y experto en economía de la salud Rodrigo Henríquez-Trujillo.

Como en muchos otros países latinoamericanos, la corrupción es en parte culpable, y Henríquez-Trujillo cree que muchas muertes podrían haberse evitado si hubiera habido mejor gobernanza.

Ecuador se ha visto muy afectado por el COVID-19. Al comienzo de la pandemia, se podían ver cadáveres sin recoger en las calles de la ciudad más grande del país, Guayaquil, durante días. La cifra oficial, al 22 de agosto, era de 31.985, pero el exceso de muertes es más del doble de esta cifra.

La Fiscalía General de Ecuador informó de 196 investigaciones de corrupción relacionadas con la atención médica en hospitales públicos entre el inicio de la pandemia y noviembre, pero no ha actualizado sus cifras desde entonces. Los presuntos delitos van desde la malversación de fondos y los contratos corruptos hasta la compra de medicamentos y equipos a precios excesivos.

También se está investigando a varios directores de hospitales por adquisiciones irregulares. Algunos casos involucran a ex políticos y sus familias en connivencia con funcionarios del Ministerio de Salud para obtener contratos para vender suministros como máscaras y bolsas para cadáveres a hospitales a precios inflados.

Otros casos

Los hijos del expresidente Abdalá Bucaram – él mismo acusado de corrupción en 1997 – presuntamente dirigían una red en Guayaquil, vendiendo medicamentos y suministros médicos a precios excesivos a hospitales estatales. Y un destacado miembro de la alta sociedad, Daniel Salcedo Bonilla, fue arrestado en Perú después que la avioneta en la que viajaba se estrellara mientras huía de una investigación sobre su presunta participación en un plan de fraude hospitalario.

Mientras tanto, muchos miembros de la élite del país, incluidos los miembros del Rotary Club, conocidos TikTokers y una lista secreta de personas que el ex presidente Lenín Moreno solo se hizo pública después de semanas de presión pública, recibieron vacunas antes que el personal de atención médica y otros trabajadores de primera línea. En febrero, el ministro de salud Juan Carlos Zevallos renunció y se mudó a Miami después que provocó una protesta pública al permitir que su madre y sus compañeros residentes del hogar de ancianos se saltaran la cola de vacunación.

Los más afectados por la escasez de vacunas y suministros médicos han sido personas desempleadas y personas de bajos ingresos, ya que enfrentan mayores barreras para acceder a una atención médica adecuada y han estado más expuestos al COVID-19 debido a las presiones económicas que los hacen menos propensos a aislarse. Pero la mayoría de la población de Ecuador depende del sector de la salud pública.

OMS

A lo largo de la pandemia, los países latinoamericanos han figurado entre los que tienen las tasas de mortalidad más altas del mundo, mientras que las consecuencias económicas han empujado a millones de familias más a la pobreza.

La Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial han pedido a Estados Unidos que ayude a la región donando el exceso de vacunas, mientras que los expertos enfatizan que los países latinoamericanos, incluidos varios que pueden no calificar de otra manera debido a su situación de ingresos medios, necesitan un mejor acceso a préstamos y ayudas económicas.

Algunos gobiernos regionales actuaron temprano impulsando los presupuestos nacionales , pero esto también presentó mayores oportunidades para los funcionarios corruptos que buscaban aprovechar el efectivo adicional en circulación.

En Brasil, donde COVID-19 ha matado a más de 560.000 personas, los funcionarios están bajo investigación por especulación y malversación de más de 200 millones de dólares en fondos públicos. Esto incluye contratos para hospitales de campaña de emergencia que nunca se abrieron y la compra de miles de ventiladores de China por hasta $ 40.000 cada uno cuando estaban disponibles para la venta en Brasil por $ 16.000.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, está amenazado con un juicio político por manejar mal la pandemia, y por las acusaciones de que sus aliados políticos presionaron a los funcionarios del Ministerio de Salud para que se apresuraran a firmar un acuerdo con India por los golpes de Covaxin a precios más altos de lo normal.

Bolivia

En Bolivia, un exministro de Salud se encuentra bajo arresto domiciliario por gastar millones de dólares en fondos públicos en 170 ventiladores que no funcionaron correctamente. Mientras tanto, se han tomado más de 830 acciones disciplinarias contra alcaldes, gobernadores y concejos municipales de Colombia por malversación de fondos públicos. Y varios médicos fueron arrestados en Perú en junio por su presunta participación en redes criminales que extorsionaban a familias a cambio de asignar camas de UCI a sus seres queridos críticamente enfermos. Meses antes, se descubrió que un ex presidente peruano y varios ministros habían recibido golpes preferenciales en un escándalo denominado Vacunagate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico