Covid-19 en Argentina, cómo llegó a estar entre los cinco peores países

3 min read

Covid-19 en Argentina, cómo llegó a estar entre los cinco peores países. En cuestión de días, Argentina escaló varias posiciones en el ranking de coontagios Covid-19 y superó a España, México, Chile, Perú y Colombia.

Covid-19 en Argentina

Hoy, Argentina es el quinto país con más registros de coronavirus en el mundo, con 949 mil, aunque es el duodécimo en el total de muertes, con 25,3 mil.

El médico argentino Oscar Cingolani, profesor de la Johns Hopkins, señala que Argentina se encuentra hoy entre los países con mayores tasas de nuevos casos por millón de habitantes.

También señala que la dinámica de la epidemia argentina fue diferente a la de otros países que hoy se encuentran entre los más afectados por el coronavirus.

“A diferencia de Brasil y Estados Unidos, Argentina no tuvo un pico inicial”, dice Congolani.

«Ahora, los casos están cayendo en Brasil, y en Argentina vemos un crecimiento lento y constante».

A pocos días de la confirmación del primer caso del nuevo coronavirus en Argentina, Fernández implementó, el 20 de marzo, una cuarentena nacional y obligatoria.

También reunió a un equipo de infectólogos y comenzó a hablar con los argentinos casi semanalmente sobre la importancia de prevenir la Covid-19.

El gobierno difundió carteles pidiendo a las personas que se quedaran en casa, suspendió los vuelos nacionales e internacionales y restringió el uso del transporte público, que pasó a ser exclusivo de los trabajadores esenciales, como los profesionales de la salud y los trabajadores de los supermercados.

En los primeros meses, las medidas fueron apoyadas por gran parte de la población. Gobernadores e intendentes siguieron las instrucciones del presidente, incluso aquellos que se oponen a su gobierno.

“La cuarentena ayudó al país a fortalecer su sistema de salud y evitar varias muertes”, agrega Congolani.

Datos oficiales en contrate

Pero los datos oficiales muestran que el virus nunca ha sido más grave de lo que es ahora, casi ocho meses después de que la pandemia azota Argentina.

El jueves  se registró el mayor número diario de nuevos casos: 17.09 mil. El récord de muerte se estableció el 8 de octubre, con 515 muertes registradas en 24 horas.

Una de las razones de este agravamiento fue la propagación del coronavirus en el interior del país, dice Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Enfermedades Infecciosas.

La falta de precaución hizo que el interior fuera terreno fértil para el avance del Covid-19. “Hoy, la situación es delicada”, dice Sued.

En el interior, las condiciones para las pruebas de coronavirus suelen ser más limitadas. A esto se suma el hecho de que la gente ya está cansada de cumplir con el encierro.

Para Sued, que forma parte del equipo de infectólogos que asesoran a la Presidencia, otro factor que hace aún más difícil combatir la epidemia ahora es que los gobernadores de la oposición ya no demuestran la misma voluntad de actuar de acuerdo con las pautas de salud del gobierno federal.

Dos países

El doctor Marcelo Nahin, coordinador de trasplantes del Hospital de Alta Complejidad El Cruce, dice que Argentina se comportó como si realmente fueran dos países.

“Si bien los casos se concentraron en la región metropolitana de Buenos Aires, la gente del interior del país vivió una vida casi normal. Salieron a cenar y tuvieron reuniones familiares ”, dice Nahin.

El médico estima que esto contribuyó a la circulación del virus. Al mismo tiempo, las barreras en carreteras y aeropuertos, creadas por varios municipios y provincias para prevenir o limitar la entrada de quienes no vivían en estos lugares, parecen no haber tenido los efectos esperados.

Nahin señala que la edad promedio de los infectados en Argentina es de 36 años, lo que indica que los más jóvenes se relajaron en la prevención porque creían que serían menos afectados por el virus.

Mientras que los ancianos se cuidaron más, los más jóvenes continuaron saliendo de casa con normalidad y pueden haber transmitido el virus a los miembros de la familia, dice Nahin.

Los críticos de la larga cuarentena llevada a cabo en el país también dicen que, durante ese tiempo, la población perdió el miedo a contraer el covid-19.

Junto a esto, la necesidad de irse a trabajar, en un país donde la informalidad afecta a más del 40% de la población económicamente activa, también habló más fuerte, observa Adolfo Rubinstein, quien fuera ministro de Salud en el gobierno de Mauricio Macri, opositor de Fernández.

Rubinstein dijo que la cuarentena «fue demasiado larga» y que, en la práctica, ya no se respetó dos o tres meses después de su inicio.

“El confinamiento tiene límites. Si Argentina hubiera realizado más pruebas para coronavirus, podría haber aislado las que dieron positivo y evitado la proliferación del virus. El uso de la cuarentena, como medida preventiva, fue exagerado y aún afectó la economía del país ”, dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lujandecuyo
Brazil
Caribe Mexico
GANAS DE MENDOZA
HOTELGUARANI
HOTELGUARANI