Crisis migratoria en Venezuela impacta en Chile

Crisis migratoria en Venezuela impacta en Chile. La crisis migratoria ahora inunda a Chile mientras la Venezuela socialista provoca el segundo éxodo masivo más grande del mundo.

Venezuela Chile crisis migratoria

Chile está siendo abrumado por inmigrantes de Venezuela que cruzan desde Bolivia, y han desplegado sus fuerzas armadas para tratar de detener el flujo.

Los migrantes toman transporte cuando pueden, y cuando todo lo demás falla, hacen el viaje a pie. Están repartidos entre carreteras secundarias que conducen al sur, a través de Colombia, Perú y en Bolivia. Han dejado países de origen como Venezuela porque es casi imposible sobrevivir con el salario mínimo de solo $2 al mes.

El migrante venezolano Rodolfo Gómez dijo: «La mayoría de las personas no tienen forma de sobrevivir en Venezuela, por lo que buscan irse».

Gómez y su familia ya llevan meses en la carretera. Pero no se dirigen a los Estados Unidos. Se dirigen al sur, a un país que disfruta del nivel de vida más alto de toda América Latina. Y han recorrido varios países para llegar allí.

Gómez dijo: «Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Ahora vamos a Chile».

Venezuela es ahora la fuente del segundo éxodo masivo más grande del mundo, después de Siria, y se está sintiendo en todo el hemisferio.

CBN News visitó el Altiplano boliviano, a lo largo de la frontera entre Bolivia y Chile. En este momento hay miles de migrantes cruzando esta frontera ilegalmente aquí a plena luz del día. Y aún más cruzarán de noche.

Observamos a los soldados del lado chileno tratando de detener la migración, pero es muy difícil porque no importa qué tan lejos estén los soldados, los migrantes simplemente caminan un poco más y cruzan ilegalmente de todos modos. Eso es un gran problema porque es muy peligroso. Por la noche hace mucho frío y muchos de estos migrantes mueren en el camino.

Ilegales

“El camino es peligroso cuando vienen ilegales porque la temperatura fácilmente puede bajar bajo cero en este sector”, explicó el Subteniente del Ejército de Chile Alejandro Torres.

Los medios locales informan que cerca de 30 personas han muerto aquí, intentando cruzar en los últimos 12 meses. Los soldados nos dicen que están aquí para evitar que eso suceda, aunque ven sus esfuerzos como inútiles.

Torres dijo: «La gente viene por aquí básicamente buscando una manera fácil de entrar, desde aquí, pueden caminar un kilómetro más o menos y entrar sin problemas. Luego regresan aquí y los ponen en un campamento dirigido por la policía. Llenan llenar un formulario de solicitud de asilo y luego someterse a una cuarentena de unos 14 días».

Los lugareños bolivianos nos dijeron que los militares solo empeoran las cosas.

La residente Juana Velazques dijo: «¡Ahí abajo tienen que cruzar con agua hasta la cintura! Y algunos tienen hijos… ¿qué se supone que deben hacer?»

Sin embargo, al tener que elegir entre este desierto y el viaje más mortífero del Tapón del Darién a los EE. UU., muchos inmigrantes deciden dirigirse al sur en lugar del norte. Esperan encontrar trabajo en Chile, donde pueden ganar más en un día que en un mes en sus países de origen. Aún así, la mayoría espera que esto no sea permanente.

Un migrante venezolano nos dijo: «Mi esperanza es que las cosas mejoren en Venezuela y podamos regresar a nuestro país. Eso es todo. Eso es todo lo que queremos. Tenemos fe en que algún día sucederá».

Hasta entonces, Chile tendrá algo en común con los EE. UU. mientras luchan por encontrar una manera de lidiar con las decenas de miles de personas desesperadas que cruzan sus fronteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.