Daniel Jadue, el factor de riesgo impredecible para Chile

Daniel Jadue, el factor de riesgo impredecible para Chile. En los planes de Daniel Jadue no estaba ser el candidato presidencial del Partido Comunista en Chile para los comicios de noviembre, sin embargo, allí está.

Daniel Jadue Chile

Dice que la oportunidad le “llegó”, pero tampoco se siente como un “elegido”. Sin embargo, está en la carrera presidencial de Chile dispuesto a ganar con el desgastado discurso de la izquierda y apelando a su origen palestino para conmover con la defensa del conflicto de la Franja Gaza.

No fuma, no toma, ni pisa casinos. Tampoco cree en el matrimonio. Lo tacha como una “institución patriarcal que dice que la mujer tiene que trabajar toda la vida gratis, para un hombre que la maltrata”.

Por eso, si gana, el país no tendrá primera dama.

Se hace llamar feminista, despreocupado por “la facha”. Trata —asegura— de eliminar “esas complejidades de la vida. No gasto casi nada de plata, solo en libros y en música».

Daniel Jadue acumula 6500 libros en su biblioteca y otros 1500 están guardados en cajas todavía. De ellos, solo ha leído la mitad.

Siempre toma café endulzado con miel y cardamomo. Su padre se fue de la casa cuando tenía tres años. “Débil y cuestionado”, así define el vínculo con su padre que está en desacuerdo con su tendencia política que promete acabar con los «abusos y desigualdad».

Neoliberalismo

Se explaya en sus pretensiones. Afirma que “el neoliberalismo es la libertad económica sin consideraciones éticas, ni morales”.

En ese punto está la encrucijada de su propuesta, porque su postura es que “el Estado en Chile opera como un instrumento de dominación de clases y en más de 25 oportunidades en la historia, cuando se acercan los cambios por parte de las masas populares siempre ha tenido la misma respuesta: la masacre, la privación y la violación de los Derechos Humanos. El problema es que hay que entender que el Estado es un instrumento de dominación de clases y hay que trabajar para reformarlo”.

Nada lo saca de ahí. Lo repite una y otra vez con fuerza. Él está dispuesto, pero depende de los votos y de si los electores le compran que para construir un “Estado plurinacional, donde los Derechos Humanos tengan una vigencia universal y que sea feminista hay que sacar cualquier homenaje o monumento a los genocidas y comenzar a construir una nueva identidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico