De la COP25 a la COP26, Chile a Escocia

De la COP25 a la COP26, Chile a Escocia. En Glasgow, Escocia, a partir del 31 de octubre, Chile entregará la presidencia de la COP26 al Reino Unido, motivo para revisar una gestión.

COP26 Escocia

Al asumir la Presidencia de la COP25, Chile se propuso liderar un esfuerzo multilateral de alta complejidad, impulsando una agenda ambiciosa con una visión desde América Latina y el Caribe.

Entre los objetivos alcanzados, se pueden destacar los siguientes: Chile reveló de manera inédita la importancia y necesidad de la acción climática multisectorial, logrando un cambio fundamental en cuanto a la incorporación, participación y compromiso de diferentes sectores para la acción climática global.

En la COP25, por primera vez, hubo una importante presencia y participación de los ministros sectoriales de Ciencia, Agricultura, Finanzas, Transporte y Energía de varios países, estableciendo compromisos y acciones concretas para enfrentar el cambio climático.

En efecto, se convocó una reunión inédita de ministros de ciencia con el objetivo de promover el vínculo entre ciencia y acción climática, se lanzó la Plataforma de Acción Climática para la Agricultura (PLACA) y se estableció el objetivo de restauración de 50 millones de hectáreas para el 2030.

Alianza Climática

En septiembre de 2019, Chile lanzó la Alianza para la Ambición Climática, que busca comprometer a los actores estatales y no estatales con la neutralidad de carbono a más tardar en 2050, como lo requiere la ciencia.

Esta Alianza une por primera vez a los Estados con el sector privado y los gobiernos locales, con un objetivo común e incorpora fondos de inversión e instituciones financieras.

A la fecha, la Alianza reúne a 122 países, que representan el 61% de las emisiones globales, el 68% del PIB mundial, más de 3.000 organizaciones y más de 88 billones de dólares de inversión comprometidos con la neutralidad de carbono para 2050.

Comité Científico

En 2019, Chile de manera inédita creó el Comité Científico COP25 que presentó el informe “Evidencia científica y cambio climático en Chile: Resumen para tomadores de decisiones” que sintetiza evidencia y recomendaciones sobre siete ejes clave para enfrentar el cambio climático: Antártida, océanos, agua, biodiversidad, ciudades, adaptación y mitigación y energía, como contribución concreta a la actualización de la NDC del país.

Este comité se formalizó por resolución del Ministerio de Ciencia y hoy sigue apoyando al Gobierno en el desarrollo de instrumentos como la Estrategia Climática de Largo Plazo.

Al asumir la presidencia de la COP25, Chile propuso convertirla en la COP Azul. Y asi fue. Por primera vez, fue posible incluir los océanos en una decisión de la COP, a través de un diálogo por mandato entre las Partes sobre cómo desarrollar acciones concretas de mayor ambición y acción climática que permitan proteger el océano de las consecuencias adversas del cambio climático, a través de soluciones basadas en la naturaleza.

Este diálogo se llevó a cabo en 2020 con gran éxito, generando un informe que resume la gran variedad de visiones y propuestas que los gobiernos y la sociedad civil presentaron sobre este tema crucial.

Mujeres

Durante la COP25, bajo el liderazgo de la presidencia chilena, se relanzaron el Plan de Trabajo de Lima sobre Género y su Plan de Acción de Género (GAP). Se acordaron nuevos mandatos que constituyen un verdadero marco conceptual y de acción para este importante aspecto de la acción climática. Asimismo, durante 2020 y 2021, se estableció la Red de Mentores de Mujeres de la CMNUCC en el proceso de negociación, y en Chile se implementó una tabla y checklist de género para incorporar un enfoque de género en todas las políticas e instrumentos climáticos.

Durante la COP25, la Presidencia de Chile también impulsó la incorporación de los jóvenes a la COP. Durante 2020 y 2021 se han desarrollado cursos para 500 jóvenes negociadores de la región de ALC, 4 Foros Regionales para jóvenes sobre acción y negociación climática y dos cursos adicionales para jóvenes negociadores.

La COP25 también adoptó una decisión que relanzó el trabajo del Mecanismo de Varsovia sobre Pérdidas y Daños y creó nuevos espacios para avanzar en el conocimiento de los procesos de pérdidas y daños asociados con el cambio climático y cómo lidiar con ellos.

Uno de los resultados fue la creación de la “Red de Santiago”, que tiene como objetivo establecer una red de instituciones que brinden apoyo financiero y técnico a los países en desarrollo para enfrentar las pérdidas y daños asociados al cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico