Denunciante de abusos sexuales en Chile en panel del Vaticano

Denunciante de abusos sexuales en Chile en panel del Vaticano. El Vaticano dijo que Juan Carlos Cruz es el último miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, famoso por denunciar abusos en Chile.

Vaticano Chile

El Papa Francisco nombró a un chileno que ayudó a descubrir un escándalo de abuso sexual por parte del clero a una comisión del Vaticano para la protección de menores.

Otros miembros del panel incluyen un obispo, sacerdote, monjas y laicos. Cruz y otros sobrevivientes de un prominente sacerdote depredador chileno fueron invitados por el Papa en 2018 para discutir sus casos con él.

Décadas de escándalos de abuso sexual, que involucran principalmente a la jerarquía eclesiástica que encubrió a los sacerdotes pedófilos, han sacudido la credibilidad de la Iglesia católica entre muchos fieles.

Nuevo gesto del Papa Francisco en su cruzada contra los abusos sexuales en la Iglesia. Un gesto cargado de significado, especialmente en estos días en los que el ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe ha motivado mucha oposición. Uno de los más críticos, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abusos de Fernando Karadima, ha sido nombrado miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

En un Bolletino cargado de noticias, Francisco ha prorrogado por un año el mandato de los miembros de la comisión, que son los siguientes: Monseñor Luis Manuel Alí Herrera; el Padre Hans Zollner, S.I.; la Hermana Jane Bertelsen F.M.D.M.; la Hna. María de los Ángeles, S.A. Arina Gonsalves R.J.M.; Sor Kayula Lesa, M.S.C.; Sor Hermenegild Makoro, C.P.S.; Prof. Ernesto Caffo; Dr. Gabriel Dy-Liacco; Prof. Benyam Dawit Mezmur; Prof. John Owen Neville; Sr. Nelson Giovannelli Rosendo dos Santo; Honorable Sra. Hanna Suchocka; Prof. Myriam Wijlens; Sra. Sinalelea Fe’ao; Sra. Teresa Kettelkamp Morris.

E incluye al chileno Cruz, con el que mantiene una cordial relación y al que invitó, junto a sus compañeros James Hamilton y José Andres Murillo, a pasar unos días con él en Santa Marta mientras abordaba la revolución en una Iglesia chilena agotada por el peso de la pederastia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *