Desechos del whisky, combustible para camiones

Desechos del whisky, combustible para camiones

Innovación ecológica en Escocia

El whisky, además de ser el destilado más popular del mundo, se transformó en una fuente de combustible ecológico, ya que mediante los residuos de la fabricación de la bebida, la destilería escocesa Glenfiddich consiguió un biogás con que el alimenta a su flota de camiones.

Hace siglos que el whisky calienta las gargantas en Escocia. Ahora, los desechos procedentes de su producción se convierten en biogás para movilizar los camiones de reparto y reducir la contaminación.

En el pueblo de Dufftown, noreste de Escocia, los trabajadores de la destilería Glenfiddich echan los granos de cebada mojados -residuos conocidos como bagazo- en la parte trasera de un camión donde forman un montón humeante.

Este bagazo se mezclará con un líquido amarillento que parece cerveza, conocido como «pot ale», otro residuo de la fabricación del whisky, antes de someterlo a un proceso de metanización para producir biogás con bajo contenido en carbono, utilizado como biocarburante.

«Ahora tenemos vehículos que pueden transportar nuestra mercancía y nuestros espirituosos en todo el país utilizando una fuente de energía renovable con muy bajo contenido en carbono», explica a la AFP la directora de la planta, Kirsty Dagnan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico