Di Hola, el ingreso del youtuber German Garmendia a la novela

Di Hola, el ingreso del youtuber German Garmendia a la novela. Lo hace con una historia que invita descubrir cómo levantarnos después de habernos caído. Aparece el 9 de octubre.

Di Hola

German Garmendia nació el 25 de abril de 1990 en Copiapó, Chile. A muy temprana edad comenzó a demostrar curiosidad por la música, el arte, la tecnología y los idiomas, aspectos que marcarían en él un incesante deseo de superación y conquistas. Tras la creación del exitoso canal HolaSoyGerman, y apenas con poco más de veinte años, se convirtió en icono para las nuevas generaciones y en un referente en materia de contenidos digitales.

Logra el reconocimiento mundial al superar los treinta millones de suscriptores, convirtiéndose así en el segundo canal de youtube con mayor cantidad de suscriptores del mundo, lo que lo lleva a ganar varios premios y distinciones por su novedoso y exitoso trabajo en la plataforma.

El próximo martes 9 de octubre se lanza a nivel mundial uno de los libros más esperados del año: Di hola, la primera novela de German Garmendia. Luego del éxito de #ChupaElPerro, este ícono juvenil se lanza a la ficción con una historia conmovedora sobre la lealtad, el amor y la amistad, que sin dudas dejará una marca en sus seguidores y en los lectores en general.

La historia  invita descubrir cómo levantarnos después de habernos caído. Oscar es un escritor exitoso, de un solo título hasta el momento, pero exitoso. Oscar es también un hombre que ve la vida a través del paño de su pesimismo. Pero la vida le cruza a Natalie en su camino y todo se vuelve mejor. Sin embargo, la vida le quita a Natalie también. Sabiendo que su novio se derrumbaría con su ausencia, Natalie le deja en legado varios breves videos con consignas para salir adelante. El gradual cumplimiento de esas consignas, que parecen mensajes encriptados, le permite a Oscar circular por un camino desconocido, el de la confianza y, a la vez, revelar historias secretas de su vida que, seguramente, eran la raíz de tanto rencor.