Dinosaurio carnívoro con diminutos brazos, hallazgo en Argentina

Dinosaurio carnívoro con diminutos brazos, hallazgo en Argentina. Guemesia ochoai es el dinosaurio carnívoro con diminutos brazos de 70 millones de años desenterrado en Argentina.

Argentina dinosaurio carnívoro

En el norte de Argentina, los paleontólogos han desenterrado el cráneo casi completo de un abelisáurido, un dinosaurio carnívoro de unos 70 millones de años con brazos diminutos. Esta es la primera vez que se descubre un fósil de este tipo en la región.

Menos de un año después del descubrimiento del Llukalkan aliocranianus, un temible depredador de 80 millones de años, otro dinosaurio ha resurgido en Argentina. En un estudio publicado este mes por la revista Journal of Vertebrate Paleontology, los científicos anunciaron que habían desenterrado el fósil de un nuevo espécimen.

El hueso en cuestión -un cráneo casi completo- apareció en la formación Los Blanquitos ubicada en la provincia de Salta, al noroeste del país. Según las observaciones, data de unos 70 millones de años y pertenecía a un abelisáurido, una familia de terópodos que evolucionó en el Cretácico en el sur del supercontinente Gondwana.

Se han encontrado muchos fósiles de abelisáuridos, algunos completos, en Argentina, particularmente en la Patagonia. La nueva especie Llukalkan aliocranianus descrita en marzo de 2021 también forma parte de esta misma familia. En el norte del país, en cambio, los huesos se volvieron mucho más escasos e incompletos.

De ahí la importancia de este nuevo descubrimiento. “La identificación de este espécimen constituye la primera aparición inequívoca de un abelisáurido en el noroeste argentino”, escriben los paleontólogos en su informe. Es tanto más importante que este terópodo podría constituir una especie aún desconocida para la ciencia.

Cráneo

“Este nuevo dinosaurio es bastante inusual para su género”, confirmó Anjali Goswani, investigadora del Museo de Historia Natural de Londres y coautora del estudio. «Exhibe varias características clave que sugieren que es una nueva especie», a la que el equipo denominó Guemesia ochoai.

Al igual que otros abelisáuridos, G. ochoai era un carnívoro bípedo de brazos muy cortos, incluso más pequeños y menos poderosos que los del Tyrannosaurus rex. Si indudablemente eran incapaces de agarrar nada con sus extremidades, esto no impidió que estos dinosaurios fueran feroces depredadores usando sus poderosas mandíbulas y sus afilados dientes.

Los fósiles encontrados en América del Sur y otras regiones han demostrado que la mayoría de estos terópodos tenían entre cinco y nueve metros de largo, desde el hocico hasta la cola, y podían atacar presas más grandes que ellos, incluidos dinosaurios como los titanosaurios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *