Ecuador, violencia atormenta la ciudad de Guayaquil

Ecuador, violencia atormenta la ciudad de Guayaquil. El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, prometió que su gobierno «no se rendirá a los narcoterroristas» pero la violencia no cesa en Guayaquil.

Ecuador violencia Guayaquil

Después del anochecer en la ciudad portuaria de Guayaquil reina la violencia, un fenómeno que sacude a Ecuador. Una reciente serie de ataques con armas y explosivos atribuidos a una espantosa guerra de pandillas ha matado a docenas de oficiales desde el año pasado.

Numerosos ataques esta semana en la ciudad de 2,8 millones de habitantes han matado a cinco policías y un civil, y han herido al menos a 17 miembros de las fuerzas de seguridad.

Las autoridades dicen que los ataques fueron una respuesta del crimen organizado a una transferencia masiva en curso de reclusos de la infame prisión Guayas 1 en Guayaquil a otras cárceles controladas por diferentes pandillas.

El viernes, unidades especiales de la policía supervisaron el traslado de los líderes de las pandillas, incluso cuando los periodistas y los familiares preocupados que estaban reunidos afuera podían escuchar fuertes detonaciones provenientes de la cárcel.

Incluso la policía vive con miedo en Guayaquil, donde las pandillas superan a las fuerzas del orden y todo, desde el puerto hasta las prisiones, está bajo control criminal.

Asesinatos

En lo que va de año, el corazón comercial de Ecuador ha visto 1.200 asesinatos, un 60 por ciento más que en 2021 según datos oficiales.

“He visto explotar bombas”, dijo un empleado de gasolina de Guayaquil que no quiso ser identificado por temor a represalias.

Ecuador, que alguna vez fue un vecino relativamente pacífico de los principales productores de cocaína de Colombia y Perú, ha visto una ola de delitos violentos que las autoridades culpan a las disputas territoriales entre bandas rivales vinculadas a los cárteles mexicanos.

Lasso

El presidente Guillermo Lasso respondió a la ola de ataques de esta semana al declarar el estado de emergencia y el toque de queda nocturno en las provincias de Guayas y Esmeraldas, que se extendió el viernes para incluir a Santo Domingo de los Tsáchilas.

También ordenó el despliegue de tropas en las tres provincias, donde vive un tercio de los 18 millones de habitantes de Ecuador.

Las calles de Guayaquil, las más afectadas por la violencia, están prácticamente vacías por la noche y la policía está en alerta máxima.

Patrullan en camionetas con las luces apagadas o se atrincheran en sus puestos de mando con chalecos antibalas.

Las calles donde se encuentran las casas de los políticos están cercadas para impedir el tráfico y los encargados de la gasolina ocupan sus puestos con miedo después de que varios de ellos fueran atacados en la campaña de alarma más reciente.

Ecuador ha pasado de ser una ruta de tránsito de drogas en los últimos años a un importante centro de distribución por derecho propio.

La tasa de homicidios en Ecuador casi se duplicó en 2021 a 14 por cada 100.000 habitantes, y llegó a 18 por cada 100.000 entre enero y octubre de este año, según datos oficiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *