Elecciones en México, más violencia que soluciones

Elecciones en México, más violencia que soluciones. Cuando mañana los votantes de México emitan su voto para las elecciones legislativas, faltarán 36 candidatos, asesinados durante una ola de violencia normalizada.

México elecciones violencia

Entre ellos se encuenta Abel Murrieta, un ex fiscal general del estado que se postulaba para alcalde en Ciudad Obregón, Sonora. Los hombres armados descaradamente lo mataron a tiros el 13 de mayo mientras estaba parado en una acera bajo el sol de la tarde, repartiendo volantes.

El candidato a gobernador de su partido, Ricardo Bours, se retiró rápidamente de esa contienda estatal y apoyó a otro candidato, Ernesto Gándara, un exalcalde de Hermosillo que representaba a una alianza tripartita. Bours citó sus esperanzas de que al elegir a Gándara, los sonorenses puedan » vivir sin miedo, con la paz y la prosperidad que Sonora merece».

Gane quien gane, no debe esperar que eso suceda. Es poco probable que las elecciones a nivel nacional para cargos locales, estatales y del Congreso el 6 de junio alteren la espiral ascendente de violencia que se ha apoderado de partes de Sonora y muchas otras áreas de México.

En parte es que, sorprendentemente, los candidatos no están necesariamente enfocados en la seguridad pública como una de las principales prioridades de la campaña y, en la medida en que lo están, sus propuestas son tibias.

Pero también, la dinámica de la violencia está en gran medida más allá del ámbito del control político. De hecho, los asesinatos de candidatos muestran que están profundamente enredados en esta dinámica nacional.

La secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, quizás sin querer dejó esto en claro el jueves cuando afirmó de manera inverosímil que la mayoría de los asesinatos de candidatos no tenían un motivo electoral.

“Son incidentes reprobables, sus autores deben ser castigados con todo el rigor de la ley, pero hasta donde sabemos no tienen un motivo electoral”, dijo. “Los incidentes ocurridos, afectando a candidatos de todos los partidos, no están relacionados con el proceso electoral en la gran mayoría de los casos”.

Eso es difícil de creer y ella no proporcionó evidencia para respaldar su conclusión. Pero de cualquier manera no es una buena noticia para México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico