Etiquetas en alimentos en Chile, el cambio cultural

Etiquetas en alimentos en Chile, el cambio cultural. Frente a lo que los expertos describieron como una «bomba de relojería para la salud», Chile introdujo en 2016 etiquetas de alimentos con bastante éxito.

Etiquetas alimentos Chile

Macarena Rivera Zurnovsky es madre de tres hijos y dice que siempre ha querido comprar lo mejor para la salud de su familia.

Ella dice que las etiquetas de advertencia brindan una guía útil y le han impedido comprar productos, incluidos ciertos cereales para el desayuno, que pensaba que eran saludables, pero ahora sabe que no lo son.

Esa experiencia, dice, también la ha hecho más cautelosa sobre los ingredientes que se incluyen en los alimentos que compra y ahora revisa la parte posterior del paquete para ver qué contiene.

Es una opinión que se hace eco de Rosa Cayso Phocco, quien dice que las etiquetas «me han ayudado a pensar más detenidamente en lo que le compro a mi hijo» en los viajes a su supermercado local en la capital Santiago.

«En estos días prefiero dejar las galletas y comprarle cosas como yogur o avena», agrega.

Diego Arenas Donoso siempre ha tratado de comer la menor cantidad posible de alimentos procesados. Por lo general, compra su comida en el mercado local y cocina para él y su familia desde cero.

Cree que el gobierno fue demasiado cauteloso cuando introdujo las etiquetas. Arenas cree que las etiquetas habrían sido más efectivas si hubieran sido de color rojo, lo que indica peligro, en lugar del negro más tenue.

Tasas de obesidad

En 2016, casi tres cuartas partes de las personas que vivían en Chile de 15 años o más eran obesas o tenían sobrepeso, según un informe [en español] del Ministerio de Salud de Chile .

La situación entre los menores de 15 años también es muy preocupante, con un 51,2% de los escolares obesos o con sobrepeso.

Pero a pesar de los cambios en los hábitos de compra de madres como la Sra. Rivera y la Sra. Cayso, las cifras de niños en edad escolar que tienen sobrepeso u obesidad parecen no haberse visto afectadas.

De hecho, han aumentado del 51,2% en 2016 al 52% en 2019 y al 54% en 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico